Montañismo extremo

Siguen desaparecidos los ocho montañistas que ascendían el Nanda Devi del Himalaya

Los escaladores Anthony Sudekum, Rupert Whewell, Mark Thomas, Matt Powell, Kate Armstrone, Martin Moran, Richard Payne, John McLaren, Ruth McCance, Ronald Beimel, Ian Wade, Zachary Quain y Chetan Pandey, posan para una foto antes de partir para la ciudad de Munsiyari, en Uttarakhand, norte del Himalaya, India, el 13 de mayo de 2019.
Los escaladores Anthony Sudekum, Rupert Whewell, Mark Thomas, Matt Powell, Kate Armstrone, Martin Moran, Richard Payne, John McLaren, Ruth McCance, Ronald Beimel, Ian Wade, Zachary Quain y Chetan Pandey, posan para una foto antes de partir para la ciudad de Munsiyari, en Uttarakhand, norte del Himalaya, India, el 13 de mayo de 2019. Himalayan Run & Trek / Reuters

El equipo de mayoría extranjera debía regresar este 3 de junio, pero las autoridades advirtieron de su desaparición, sin esperanza de hallar sobrevivientes. Su objetivo era “alcanzar un pico virgen” de la segunda montaña más alta de la India.

Anuncios

Fue el viernes pasado, el 31 de mayo, cuando las alarmas indias se encendieron: la expedición de ocho montañistas que iba camino al Nanda Devi, por el lado indio de la cordillera del Himalaya, no estaba, había desaparecido del mapa y no había llegado a su campamento base.

Ya han pasado dos días de eso, pero las autoridades locales siguen en la tarea de buscar al equipo de escaladores, mediante dos helicópteros, un despliegue de la Fuerza Aérea, equipos paramédicos y viajes de reconocimiento en el área. La misión de este domingo 2 de junio tuvo que concluir tras rastrear “la última ubicación conocida y las huellas”, tapadas probablemente por una avalancha. De seguir con vida, el Gobierno cree que les podría llevar días superarla.

Así que, con estos detalles, los funcionarios indios han perdido casi toda esperanza: “Las posibilidades de supervivencia son desalentadoras”, confirmó Vijay Kumar Jogdande, jefe de Gobierno local de Pithoragarh, en el accidentado estado de Uttarakhand, donde se encuentran los desaparecidos.

“Un equipo de helicópteros de la Fuerza Aérea fue enviado dos veces a una misión de inspección. Observó a cuatro montañistas y también hizo un reconocimiento de otras áreas, pero no encontraron ni rastro de ellos (de los desaparecidos). No pudimos rastrear su ubicación”, se lamentaba Jogdande ante la agencia Reuters.

Su deseo era “alcanzar un pico virgen”

Desde Pithoragarh, Vijay Kumar Jogdande habla de cuatro montañistas, porque el grupo inicial que aspiraba tocar la punta de la montaña de Nanda Devi estaba formado por 12 personas. Solo que, de esas, cuatro hicieron un grupo y los ocho restantes otro. El primero, debido a las extremas condiciones climáticas, regresó al campo base; mientras que el segundo, aspiraba a “alcanzar un pico virgen”, uno que no tuviera ni nombre.

La montaña cubierta de nieve, Nanda Devi, se ve desde la ciudad de Auli, en el estado de Uttarakhand, en el norte del Himalaya, en India, el 25 de febrero de 2014.
La montaña cubierta de nieve, Nanda Devi, se ve desde la ciudad de Auli, en el estado de Uttarakhand, en el norte del Himalaya, en India, el 25 de febrero de 2014. Reuters

El grupo desaparecido estaba formado por siete extranjeros –cuatro británicos, dos estadounidenses, un australiano– y un guía indio, enlace al Instituto Indio de Montañismo. Si bien, a la cabeza de la expedición estaba el famoso alpinista británico, Martin Moran, quien ya había ascendido el pico en dos ocasiones y había publicado el 12 de mayo en Facebook la intención de su nueva hazaña.

Para el organizador de competencias y jefe del tour ‘Himalayan Run & Trek’, CS Pandey, Moran puede ser la mayor salvación: “Él (Martin Moran) siempre habla de seguridad, seguridad y seguridad. Todavía creo que hay un 1% de posibilidades de que Moran, si se han caído y está a salvo, pueda regresarlos con vida. Este es mi 1% de esperanza; y el 1% a veces es más pesado que el 100% en las montañas”.

Una temporada mortal de bajas

Según lo planificado, los ocho montañistas debían retornar este lunes 3 de junio, pero Nanda Devi, con sus 7.816 metros de elevación, les ha podido por ahora. Esta es la segunda montaña más alta de la India, por detrás del Kanchenjunga, que hace frontera entre India y Nepal.

Su nombre es atractivo, en español significa ‘Diosa dadora de felicidad’, pero hace parte de una cordillera, la del Himalaya, que es mortal. Y es que, en la región, la tasa de bajas es casi cinco veces más alta que en el Monte Everest, el pico más alto del mundo, con una altitud de 8.848 metros.

Unas condiciones que han hecho que esta haya sido una de las temporadas más graves, con al menos nueve fallecidos en el lado nepalí del Monte Everest. Una cifra que recuerda a las de 2015.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24