Saltar al contenido principal
Especial noticias

Argentina llega al Mundial femenino con un fútbol en proceso de profesionalización (1/5)

La selección argentina de fútbol femenino vuelve a un Mundial después de 12 años. Las jugadoras que participarán de Francia 2019 llegan en un momento especial para el deporte en su país: recientemente comenzó un proceso de profesionalización, que progresivamente busca garantizarles condiciones dignas en la liga de su país. Aunque son los primeros pasos, todavía falta mucho camino por recorrer.

Anuncios

Virginia Gómez, jugadora del seleccionado, lo reconoce en conversación con France 24 en Español después de un entrenamiento bajo la lluvia en el predio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en las afueras de Buenos Aires: "Cambiaron un montón de cosas para bien, que a nosotras nos hacen bien, nos dan más confianza para lo que tenemos que hacer; la verdad que ojalá haya más cambios como estos, así".

El cambio es múltiple. Por un lado el fútbol femenino va, progresivamente, ganando espacios en la sociedad. Por otro, se inició un proceso de profesionalización, que ya garantiza que algunas jugadoras tengan contratos y cobren un salario.

Mucho tuvo que ver la lucha de Macarena Sánchez: tras quedar fuera de su anterior club, UAI Urquiza, inició un reclamo para que las jugadoras tuvieran contratos de trabajo y salarios.

Por ahora la AFA y los clubes han acordado que aquellos equipos que quieran estar en primera división deberán ofrecer contratos a al menos ocho de las jugadoras de su plantel y pagarles como mínimo un salario equivalente al de un varón que juega en cuarta división ($15.000, unos US$300).

"Valió la pena"

Sánchez, que firmó con San Lorenzo uno de los primeros contratos del fútbol femenino argentino el 12 de abril pasado, reconoce que es una pelea de larga data.

"La verdad es que no es una lucha que venía de hace unos meses", le dijo a France 24 en Español, "viene de hace muchísimo años, incluso de jugadoras que ya se retiraron".

Sin embargo, ella terminó convirtiéndose en emblema de lo obtenido y las mujeres se lo hacen saber: "Se me acercan muchas nenas chicas y me preguntan, y me felicitan, y me agradecen, y lloran cuando me abrazan y eso es lo que a mí me moviliza, y ahí me doy cuenta realmente que valió la pena".

El 1 de julio de 2019 los clubes van a presentar ante la Asociación del Fútbol Argentino, la AFA, los contratos de sus jugadoras para poder competir en la primera división, que contará con 16 equipos.

Lo que falta

Macarena Sánchez ya puede vivir del fútbol con el ingreso extra que recibe de los sponsors, pero no es el caso del grueso de las jugadoras. "La gran mayoría va a cobrar $15.000 pesos y con $15.000 pesos no vivís", dice la jugadora de San Lorenzo.

La AFA, dice Jorge Luis Barrios, vicepresidente –y hoy presidente encargado; el puesto quedará próximamente en manos de una mujer: Lucía Barbuto, la presidenta del club Banfield– de la Comisión de Fútbol Femenino de la entidad, cree que se debe avanzar en forma progresiva y por eso no exigen contratos y salarios para todas las jugadoras.

"Lo que queremos hacer es que la categoría vaya creciendo, no exigirle a los clubes que hagan una categoría profesional, tengan que pagar 24 contratos, y los clubes automáticamente al no poder hacerlo se bajen del fútbol femenino", le dijo a France 24 en Español. "Nosotros lo que queremos hacer es que el fútbol femenino crezca, no que decaiga".

Para Macarena Sánchez, además, "la profesionalización tiene que ir más allá, tiene que haber un proyecto de largo plazo, tenemos que jugar en canchas buenas, tenemos que tener las herramientas, los clubes nos tiene que dar los recursos, las nenas más chicas tienen que tener un club donde ir".

Para poder llegar a eso, dice Barrios, la AFA buscará conseguir sponsors para el torneo, televisar el fútbol femenino (algo en lo que aseguró que están avanzando) y conseguir que se vayan sumando los clubes, los espectadores y jóvenes jugadoras.

Sin embargo, Sánchez cree que también hay pasos que debe dar la sociedad: "Vos podés como ente regulador del fútbol que es la AFA o como clubes hacer todo para que crezca y si la sociedad es retrógrada y se estanca en un pensamiento machista y misógino no va a ir y no va a comprar lo que nosotras queremos mostrar".

Son pasos que, dice, se están empezando a ver: "Voy a canchas de fútbol cinco y está lleno de mujeres jugando, era algo que antes no se veía y si había siempre había varones alrededor riéndose o haciendo algún chiste al respecto. Ahora veo que varones juegan con mujeres, que no hay ningún tiempo de problema, eso la verdad que yo no lo pude disfrutar cuando era chica".

"Pasar la primera ronda"

Mientras tanto, en el predio de la AFA, continúa el entrenamiento de la selección.

Entre las jugadoras está Natalie Juncos, que viste la casaca albiceleste pero juega en la liga de EE.UU. desde niña, un país en el que el deporte recibe mayor respaldo y tiene más recursos. Ella cree que el nivel del seleccionado argentino está mejorando.

"Las chicas están mejorando, la táctica, física, todo, están llegando con otro nivel, que ahora estamos bien, mejor, competimos entre las mejores en el mundo ahora y vamos a seguir creciendo ahí", le dijo a France 24 en Español.

Paso a paso, aclara Virginia Gómez, hablando del Mundial: "Nuestra meta es pasar la primera ronda, ojalá sea así, podamos pasarla y a lo que se venga vamos a ir con el cuchillo entre los dientes porque es lo que queremos, nuestra selección, nuestra bandera y nosotros vamos a dejar todo por eso".

Pase lo que pase, Gómez, junto a muchas otras de las jugadoras volverán a un país que las reconocerá como profesionales del fútbol.

Vea la serie completa de France 24 sobre el fútbol femenino aquí

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.