Saltar al contenido principal

Choques entre Fuerzas Armadas y manifestantes dejan al menos un centenar de muertos en Sudán

Un manifestante sudanés sostiene una bandera nacional mientras se para en una barricada a lo largo de una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019.
Un manifestante sudanés sostiene una bandera nacional mientras se para en una barricada a lo largo de una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019. Reuters

Un día después de que la junta militar rompiera los acuerdos con la oposición esta manifestó su disposición a dialogar. Pero no encontró eco entre los manifestantes, cuyos muertos se cuentan por decenas.

Anuncios

"Abrimos nuestras manos blancas al diálogo con todas las fuerzas políticas en el país para el interés de Sudán". Con este pronunciamiento durante un discurso televisado, Abdelfatah Burhan, el presidente del Consejo Militar Transicional (CMT), manifestó este 5 de junio la voluntad de dialogar con la oposición tras la oleada de represión que golpeó al país africano y que hasta la fecha deja 100 muertos, según el Comité Central de Médicos (CCM).

El mensaje de Burhan, líder de la junta que gobierna Sudán desde la salida del poder de Omar al-Bashir, ocurrió dos días después de que el CMT rompiera todos los puntos acordados con la oposición en las Fuerzas para la Declaración de Libertad y Cambio.

Soldados de las Fuerzas Armadas irrumpieron a tiros en la acampada frente al cuartel general en la capital Jartum, donde estaban situados desde hace dos meses miles de ciudadanos para protestar y exigir una transición veloz hacia un un nuevo gobierno. Otros miembros de las Fuerzas Armadas cometieron, según grupos de derechos humanos, violaciones, torturas y asesinatos de civiles en la región sudanesa de Darfur.

El general Mohammed Hamdan Dagalo, jefe de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) y jefe adjunto del Consejo Militar de Transición (TMC) pronuncia un discurso después de las oraciones del Ramadán, en Jartum, Sudán, el 18 de mayo de 2019.
El general Mohammed Hamdan Dagalo, jefe de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) y jefe adjunto del Consejo Militar de Transición (TMC) pronuncia un discurso después de las oraciones del Ramadán, en Jartum, Sudán, el 18 de mayo de 2019. Mohamed Nureldin Abdallah / Reuters

La oposición no aceptó el llamado al diálogo de la junta militar

Ante este panorama, la oposición no aceptó la propuesta de la CMT de reanudar las negociaciones sin "restricciones". Un portavoz de los manifestantes dijo que, en cambio, continuarían su campaña a favor de la democracia para presionar a los militares para que entreguen el poder a una autoridad civil.

Mohammed Yousef al-Mustafa, un portavoz de la Asociación de Profesionales Sudaneses, que también forma parte de la alianza y está liderando las manifestaciones, dijo que los manifestantes "rechazan totalmente" el llamado de Burhan.

"Esta llamada no es seria", dijo Al-Mustafa a la agencia de noticias AP. "Burhan y los que están debajo de él han matado a los sudaneses y todavía lo están haciendo. Sus vehículos patrullan las calles, disparan a la gente. Continuaremos en nuestras protestas, resistencia, huelga y desobediencia civil total", agregó.

El Comité Central de Médicos informó que al menos 100 personas han muerto tras la represión violenta

Los últimos reportes revelados por los organizadores de las protestas opositoras anunciaron que 40 cuerpos fueron recogidos de las orillas del Río Nilo en Jartum. Estos muertos se suman a otros 60 reportados por el CCM, además de al menos 326 heridos por los enfrentamientos.

El CCM informó que los cuerpos pudieron ser tomados por las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés), un grupo paramilitar que ha enfrentado a los opositores en la oleada de represión de los últimos días.

Los manifestantes sudaneses establecieron una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019.
Los manifestantes sudaneses establecieron una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019. Stringer / Reuters

La represión puso fin a la relativa paz que rodeaba las conversaciones y señaló que los militares habían perdido la paciencia con las demandas de los activistas, poniendo a las dos partes en el camino de una confrontación potencialmente más prolongada con el aumento de la violencia.

Madani Abbas Madani, un destacado activista, dijo que los manifestantes continuarán una campaña abierta de desobediencia civil hasta el derrocamiento del consejo militar gobernante. "Lo que ocurrió el lunes fue un intento sistemático y planificado de imponer la represión al pueblo sudanés", dijo.

En una declaración conjunta, Estados Unidos, Noruega y Gran Bretaña condenaron la represión de las fuerzas de seguridad. La declaración, publicada el martes 4 de junio de 2019 en la noche, señalaba que el consejo militar de Sudán "puso en peligro el proceso de transición y la paz en Sudán" al ordenar los ataques contra los manifestantes.

Con AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.