Saltar al contenido principal

Dinamarca: centroizquierda le quita a la derecha el poder que ostentó por dos décadas

Miembros del Partido Conservador reaccionan a los resultados de los primeros sondeos de las elecciones generales, este miércoles, en Copenhague (Dinamarca).
Miembros del Partido Conservador reaccionan a los resultados de los primeros sondeos de las elecciones generales, este miércoles, en Copenhague (Dinamarca). EFE/Nikolai Linares

El conteo de casi la totalidad de los votos le da ventaja a la oposición en las elecciones legislativas del cinco de junio, con lo que Dinamarca podría convertirse en el tercer país nórdico en formar un Gobierno de izquierda en menos de un año.

ANUNCIOS

Los votantes en las elecciones parlamentarias en Dinamarca se rebelaron contra las medidas de austeridad del Gobierno de derecha y le dieron el triunfo a la coalición de centroizquierda.

Liderada por los socialdemócratas, la coliación obtuvo un apretado triunfo con cerca del 49 por ciento de los votos -escrutado el 93 por ciento-, frente al 41 por ciento del bloque gubernamental del primer ministro, Lars Løkke Rasmussen.

Traducido en puestos legislativos, el resultado reflejaría un triunfo por 96 a 79 diputados y deja al primer ministro en clara desventaja frente a la líder socialdemócrata Mette Frederiksen, de 41 años, que llegaría a convertirse en la primera ministra más joven de Dinamarca.

Tras conocerse los resultados, la líder socialdemócrata Mette Frederiksen pronunció un discurso en Copenhague, Dinamarca, el cinco de junio de 2019.
Tras conocerse los resultados, la líder socialdemócrata Mette Frederiksen pronunció un discurso en Copenhague, Dinamarca, el cinco de junio de 2019. Fabián Bimmer / Reuters

Dinamarca continuaría la tendencia de gobiernos de izquierda en la región

El resultado de las elecciones legislativas allana el camino para convertir a Dinamarca en el tercer país nórdico en formar un gobierno de izquierda en menos de un año, después de Finlandia y Suecia.

Tras dos décadas de reformas económicas liberales en Dinamarca, la votación marcó la reaparición del Partido Socialdemócrata, protagonista de la política danesa en el siglo XX.

El Partido Nacionalista del Pueblo Danés, que ha apoyado al gobierno minoritario de Rasmussen, parece haber perdido su ventaja con la mayoría de los partidos que apoyan una postura más dura sobre la inmigración. El apoyo al partido se desplomó a 8,7 por ciento desde 21,1 por ciento en las elecciones de 2015.

Rasmussen, quien ha sido primer ministro desde 2015 y también se desempeñó de 2009 a 2011, dijo el miércoles por la noche que anunciaría la renuncia de su gobierno a la reina Margrethe el jueves.

El primer ministro danés, Lars Loekke Rasmussen, del Partido Liberal, reacciona durante un discurso después de los resultados de las elecciones en Copenhague, Dinamarca, el cinco de junio de 2019.
El primer ministro danés, Lars Loekke Rasmussen, del Partido Liberal, reacciona durante un discurso después de los resultados de las elecciones en Copenhague, Dinamarca, el cinco de junio de 2019. Archivo particular / vía Reuters

La promesa de la virtual próxima primera ministra, Mette Frederiksen, de aumentar el gasto en asistencia social después de años de austeridad, junto con su postura más dura sobre la inmigración había sido bien recibida por los votantes en las encuestas de opinión antes de la votación.

Muchos daneses, que al igual que sus contrapartes en otros estados nórdicos pagan algunos de los impuestos más altos del mundo para sustentar su sistema de bienestar, temen que una mayor austeridad erosione la atención médica universal, la educación y los servicios para ancianos.

Dinamarca, que es el hogar de compañías como Maersk, la fábrica de juguetes Lego y la de contenedores, Carlsberg, ha experimentado un crecimiento económico superior al promedio de la Unión Europea en la última década.

El bloque de izquierda deberá reconciliar ciertas posturas

Frederiksen dijo que intentará formar un gobierno minoritario de partido único, pero podría tener dificultades para combinar las estrictas políticas de inmigración de su propio partido con una postura más suave de la mayoría de los partidos de la izquierda.

Los socialdemócratas han respaldado una legislación más estricta, incluida la prohibición de vestir el burka islámico que cubre el cuerpo y el niqab, así como el "proyecto de ley de joyas" que permite a la policía incautar los objetos de valor de los refugiados para pagar sus costos.

Los partidos en los que se apoyará Frederiksen incluyen el Partido Popular Socialista y el Partido Social-Liberal. Ambos han hecho campaña por una política de inmigración más suave y han promovido mayores esfuerzos para combatir el cambio climático.

El nuevo partido de extrema derecha danés, 'Stram Kurs' que significa "Línea dura" y que quiere que el islam sea prohibido y cientos de miles de musulmanes deportados, no obtuvo ningún escaño en el Parlamento.

Groenlandia y las Islas Feroe, que forman parte del Reino de Dinamarca con amplia autonomía, tienen cada uno dos de los 179 escaños del Parlamento.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.