Saltar al contenido principal

Condenan a cadena perpetua a enfermero alemán por el asesinato de 85 pacientes

Niels Högel, acusado de asesinar a decenas de pacientes en las clínicas de Delmenhorst y Oldenburg, asiste a su juicio en Oldenburg, Alemania, el 6 de junio de 2019.
Niels Högel, acusado de asesinar a decenas de pacientes en las clínicas de Delmenhorst y Oldenburg, asiste a su juicio en Oldenburg, Alemania, el 6 de junio de 2019. Hauke-Christian Dittrich / Pool vía Reuters

Niels Högel, acusado de haber inyectado a decenas de pacientes una dosis letal de diversos medicamentos entre 2000 y 2005, es considerado el mayor asesino en serie en la historia de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

ANUNCIOS

Por el asesinato de 85 pacientes, un tribunal alemán sentenció a cadena perpetua al enfermero Niels Högel quien, entre el año 2000 y 2005, inyectó sobredosis de diversos medicamentos a unas 90 personas y luego intentó reanimarlas para figurar como héroe.

En 2015 ya había recibido la cadena perpetua por dos asesinatos en los que utilizó el mismo procedimiento. Sin embargo, las investigaciones continuaron y se abrió una nueva acusación por otros casos de homicidios.

La ley alemana contempla que puede salir en libertad tras cumplir 15 años de reclusión, pero el tribunal prácticamente descartó esa posibilidad y además le prohibió de por vida volver a ejercer su profesión.

Niels Högel, acusado de asesinar a decenas de pacientes en las clínicas de Delmenhorst y Oldenburg, habla con su defensa durante su juicio en Oldenburg, Alemania, el 6 de junio de 2019.
Niels Högel, acusado de asesinar a decenas de pacientes en las clínicas de Delmenhorst y Oldenburg, habla con su defensa durante su juicio en Oldenburg, Alemania, el 6 de junio de 2019. Hauke-Christian Dittrich / Pool vía Reuters

Este miércoles, Högel hizo una declaración en la corte en la que se disculpó con los familiares de las víctimas, y dijo estar arrepentido y avergonzado.

Quien es considerado el mayor asesino en serie en la historia de Alemania desde la Segunda Guerra mundial se le relaciona con otras decenas de muertes de pacientes en las clínicas de Delmeshorst y Oldenburg. Varios cuerpos tuvieron que ser exhumados, incluso algunos que se encontraban en Turquía y así determinar su muerte por sobredosis de sustancias como Ajmalin, Sotalol y Lidocain.

El escándalo estalló en 2005 cuando fue sorprendido por una compañera de trabajo mientras le aplicaba una inyección a uno de sus pacientes. El acusado explicó en el anterior juicio que la sobredosis de fármacos les causaba serias alteraciones de la circulación y el ritmo cardiaco.

También detalló lo bien que se sentía cuando intentaba reanimar a sus víctimas y lo deprimido que lo dejaba no poder salvarlos. Explicó que actuó por aburrimiento y para demostrar valentía ante sus compañeros.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.