Saltar al contenido principal
Copa Mundial Femenina

Francia abre un Mundial Femenino de Fútbol que promete competitividad y visibilidad

La selección de Francia realiza el reconocimiento del estadio Parque de los Príncipes, en París, sede del partido inaugural del Mundial 2019.
La selección de Francia realiza el reconocimiento del estadio Parque de los Príncipes, en París, sede del partido inaugural del Mundial 2019. Lucy Nicholson / Reuters

París acoge el partido inaugural entre Francia y Corea del Sur. Las anfitrionas buscan el título en un torneo que tiene a Estados Unidos como favorito y varios retadores. El certamen también pretende ser una plataforma para el desarrollo del deporte.

Anuncios

Francia está lista para recibir a los 24 seleccionados femeninos participantes de la octava edición de la Copa del Mundo femenina de fútbol, organizada por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

La selección local y la de Corea del Sur animarán el partido inaugural en el estadio Parque de los Príncipes de París este viernes 7 de junio, luego de la ceremonia previa al inicio de un torneo que promete ser el más competitivo de los últimos años.

Francia apuesta fuerte a lograr su primer título mundial para replicar el éxito alcanzado por el equipo masculino en el Mundial de Rusia 2018. Pero también espera que el certamen consolide la popularidad y el desarrollo del fútbol femenino.

La presión y las altas expectativas pueden convertirse en un peso para el combinado galo. Pero su entrenadora, Corinne Diacre, no esquiva el desafío. "Para mí, sería realmente un fracaso no ir a la final. Incluso si el objetivo es alto, no me asusta”, aseguró.

Sin títulos en su palmarés, Francia sueña gracias a una generación dorada y unirse a la élite que integran países como Estados Unidos, Alemania o Japón. Amandine Henry, Eugénie Le Sommer, Wendie Renard o Amel Majri son algunas de las piezas clave, todas ellas integrantes de Olympique de Lyon, club que semanas atrás conquistó la UEFA Champions League por cuarto año consecutivo y por sexta vez en su historia.

Si bien parten como favoritas en el Grupo A, ‘Les Bleues’ tendrán tres oponentes que pueden traerles problemas. Corea del Sur, 14° del ranking FIFA, son conocidas por su juego duro y su defensa infalible. Noruega, pese a la ausencia de la ‘Balón de Oro’ Ada Hegerberg, está volviendo a su mejor nivel, el que supo llevarlo a lograr el Mundial en 1995 y el oro olímpico en 2000. Y el tercer rival es Nigeria, vigente campeón africano y participante en todas las ediciones de las copas del mundo.

Estados Unidos parte como gran favorita, pero tiene varios retadores

Estados Unidos, vigente campeón del mundo y tres veces ganador del torneo, llega con las expectativas habituales: nunca ha estado fuera de las cuatro mejores formaciones mundiales. Sin embargo, el desarrollo del fútbol en distintos países ha abierto el abanico de retadores.

El conjunto norteamericano tuvo un sorteo relativamente fácil: en el Grupo F enfrentará a Chile, debutante en el torneo, Tailandia y Suecia, posiblemente el contrincante a vencer.

Selecciones como Inglaterra, Australia, Alemania, Países Bajos y Japón también cuentan con antecedentes y motivos para ilusionarse con alzar el trofeo.

El equipo germano, dos veces campeón del mundo, tendrá a China, la ascendente España y la debutante Sudáfrica como rivales en el Grupo B.

En el Grupo C, las ‘Matildas’ de Australia tendrán a Brasil como principal rival. La ‘Verdeamarelha’, de rica tradición futbolística, nunca ha logrado un título mundial u olímpico y su gran figura, Marta, de 33 años, enfrenta quizás su última oportunidad de alcanzar un trofeo de relevancia.

En el Grupo D confluirán dos de los aspirantes: Inglaterra, con expectativas y dudas casi por igual, y Japón, campeón en 2011 y subcampeón en 2015. Esa zona la completan Escocia y Argentina, que regresa a una copa del mundo tras 12 años y tiene la clasificación a octavos como principal (y difícil) objetivo.

En el Grupo E, Países Bajos, actual campeón de Europa pero de irregular campaña en la clasificación, enfrentará a otra selección ascendente como Canadá, además de Camerún y Nueva Zelanda.

El certamen se jugará en nueve sedes: Lyon, Grenoble, Le Havre, Montpellier, Niza, París, Reims, Rennes y Valenciennes. La inauguración será en la capital francesa, mientras que las semifinales y la final se disputarán en Lyon.

Los dos primeros de cada grupo y los cuatro mejores terceros avanzarán a los octavos de final. A partir de esa instancia comenzarán los cruces de eliminación directa.

La apuesta de Francia 2019: más visibilidad y plataforma para pedir más equidad

La Copa del Mundo de Francia 2019 encuentra, tal vez, al fútbol femenino en su época de mayor difusión. Y tanto la FIFA como las jugadoras quieren aprovechar la visibilidad que promete el torneo para lograr un mayor desarrollo y acercarse a la equidad con el lucrativo mundo del fútbol masculino.

Países como Estados Unidos, Australia, Países Bajos y Jamaica, en diferentes órdenes, se han convertido en modelos de la búsqueda de mejoras.

Las jugadoras estadounidenses han elevado un reclamo judicial para exigir igualdad salarial con el equipo masculino, la cual no tienen pese a contar con mejores resultados y amplia popularidad. La unión de futbolistas de Australia lidera las demandas de equidad de premios ante la FIFA. La Federación de Países Bajos (KNVB) anunció esta semana que elevará las compensaciones con el objetivo de igualar los ingresos de hombres y mujeres para 2023. Y Jamaica, a menudo afectada por la desinversión de su federación, se convirtió en la primera nación caribeña en clasificar a un Mundial tras revivir hace cinco años y se ilusiona con generar un impacto social.

Desde la FIFA aseguran que la Copa del Mundo es un elemento clave para el crecimiento del fútbol femenino. Como parte de su plan, el ente rector espera que la cantidad de mujeres jugadoras se duplique a 60 millones en todo el mundo para 2026, aunque no está claro cuál será la inversión para tal fin, a la vez que se exige que las asociaciones miembros elaboren planes integrales para las mujeres antes de 2022.

FIFPro, el sindicato internacional de jugadores, sostuvo que la FIFA negociará mejores condiciones para las jugadoras después del Mundial y defendió que la entidad “está decidida a hacer un progreso real y duradero”.

Si bien FIFA duplicó el premio para esta edición del mundial, con un total de 30 millones de dólares y 4 para el campeón, las cifras aún están muy lejos de lo que perciben los hombres. En Rusia 2018, la Copa del Mundo masculina repartió 400 millones de dólares en premios, con 38 para el ganador. El camino a la igualdad aún es largo, pero el de Francia 2019 ya está listo para comenzar.

Con Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.