Saltar al contenido principal

México en la cuerda floja: ¿cómo convencer a EE. UU. de que anule sus aranceles?

Roberto Márquez, conocido como Roberz, camina sobre una gran bandera de EE. UU. como parte de una protesta llamada "Estados Unidos de Inmigrantes", cuyo objetivo es exigir respeto a los migrantes, cerca de un muro fronterizo en El Paso, Texas, como se muestra en Ciudad Juárez, México, el 6 de junio de 2019.
Roberto Márquez, conocido como Roberz, camina sobre una gran bandera de EE. UU. como parte de una protesta llamada "Estados Unidos de Inmigrantes", cuyo objetivo es exigir respeto a los migrantes, cerca de un muro fronterizo en El Paso, Texas, como se muestra en Ciudad Juárez, México, el 6 de junio de 2019. Jose Luis González / Reuters

El 10 de junio termina el plazo para que México y EE. UU. alcancen un acuerdo migratorio. De no producirse, Trump aplicará su firma de aranceles al 5% y los hará progresivos mes a mes. Según el magnate hay "buena chance" de lograr un acuerdo.

Anuncios

Si la relación entre México y EE. UU. fuera un baile, el Gobierno mexicano sería una pareja complaciente, dispuesta a salir a la pista ante la peor melodía y hasta sin saberse los pasos; mientras que el Gobierno estadounidense, sería esa pareja llena de ‘peros’, casi imposible de levantar de la silla.

Hasta este 7 de junio, así han funcionado las negociaciones entre ambos países, con tal de llegar a un acuerdo económico y migratorio. EE. UU. ha sido la pareja firme que ha impuesto el compás y ha exigido “mayores propuestas” contundentes al flujo migratorio que ha arribado a su frontera. Mientras que México, se ha mostrado dispuesto a moverse, hasta el punto de enviar 6.000 efectivos de su Guardia Nacional a la frontera con Guatemala, entrada de cientos de migrantes centroamericanos.

Eso sí, con una amenaza: y es la imposición de aranceles progresivos, si México no da el paso que EE. UU. quiere, que es casi una frontera libre de solicitantes de asilo. Los negociadores de cada lado se vieron por tercer día para tratar este tira y afloja, que cada vez más se acerca a un varapalo para los productos mexicanos. Y solo hoy, esta situación ha reflejado algo de esperanza.

"Si somos capaces de llegar a un trato con México, y hay ‘buena chance’ de lograrlo, ellos comenzarán a comprar productos agrícolas a los más altos niveles, empezando inmediatamente. Si no somos capaces de llegar a un acuerdo, México empezará a pagar tarifas al nivel del 5% el lunes", anunció en su cuenta de Twitter el presidente Donald Trump, en la línea de su discurso de esta semana.

Aranceles a las importaciones que podrían llegar al 25%

Trump volvió a hablar de la posibilidad de llegar a un pacto, si bien, sobre la mesa, ya tiene firmada la declaración que entraría en vigor el próximo lunes 10 de junio, con la imposición de aranceles al 5% a todas las importaciones mexicanas. Solo si este fin de semana los mexicanos tienen éxito, se “desactivarían” dichos gravámenes. La cuestión es cómo hacerlo y si lo lograrán.

“La notificación legal saldrá adelante hoy para poner aranceles el lunes, pero creo que existe la posibilidad, si las negociaciones continúan yendo bien, de que el presidente pueda desactivar eso en algún momento de este fin de semana”, explicó ante la prensa de la Casa Blanca Marc Short, jefe de gabinete del vicepresidente Mike Pence.

Short celebró las últimas ideas de los funcionarios del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para poner freno a la migración. Aunque no parece ser suficiente, y aún quedaría un “largo camino por recorrer” para sacar a la pista a Trump. Pero de nuevo, la cuerda se estira para AMLO, quien en este proceso siempre ha confiado en la “amistad” con EE. UU., y la ha transmitido al canciller Marcelo Ebrard, que lleva las conversaciones en el Departamento de Estado.

La aplicación de aranceles estadounidenses significaría muchas cosas para México, pese a ser el principal socio comercial de EE. UU y lograr con él 50.000 millones de dólares entre importaciones y exportaciones, en solo los tres primeros meses de este 2019.

Un México-EE. UU. con aranceles supondría una subida de 1.300 dólares en el precio de cada automóvil

En general, todos los sectores económicos del país azteca tendrían más altos costos de producción, y aunque aún no es cuantificable, es seguro que el consumidor sería uno de los grandes damnificados. Sobre todo, en productos como los automóviles, los aguacates y hasta la cerveza.

Un México-EE. UU. con aranceles supondría una subida de 1.300 dólares en el precio de cada coche, y según varios bancos, haría caer la demanda de autos en EE. UU. hasta un 18%, la cifra más baja que se recuerda en automoción, desde la recesión de 2008. Justo cuando BMW ha inaugurado su primera fábrica en México, en concreto, en San Luis Potosí. Ídem para el precio de la gasolina y hasta el precio de los cables y los electrodomésticos; todo se encarecería.

Los empleados trabajan en el cuerpo de un automóvil de la Serie 3 de BMW durante un recorrido mediático en la nueva planta del fabricante de automóviles alemán BMW en San Luis Potosí, México, el 6 de junio de 2019.
Los empleados trabajan en el cuerpo de un automóvil de la Serie 3 de BMW durante un recorrido mediático en la nueva planta del fabricante de automóviles alemán BMW en San Luis Potosí, México, el 6 de junio de 2019. Josue Gonzalez / Reuters

Más grave es la afectación a productos básicos como el aguacate o el tomate, costando la importación 575 millones de dólares y 300 millones de dólares respectivamente, según datos de CNN. Y así la cerveza, con un 25% de aranceles, supondría 984 millones de costo extra por año.

Y es que hasta un 25% de aranceles podría llegar esta negociación sin acuerdo. Porque ya está previsto que los aranceles vayan aumentado cada primero de mes, ocurriendo en julio una subida del 10%, en agosto un 15%, en septiembre un 20% y en octubre un 25%. Todo dependiendo de que se dé una reducción verificable de los cruces migratorios en la frontera méxico-estadounidense, donde cientos de personas huyen de las condiciones de violencia y falta de oportunidades vitales y económicas en la región latinoamericana.

¿Cómo México logrará hacer un doble nudo a esa cuerda floja, dependiendo tanto el comercio estadounidense? ¿Cómo hará para llegar a un acuerdo migratorio de baile con EE. UU.? Tiene al menos 48 horas para conseguir desligar la migración al comercio bilateral.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.