Saltar al contenido principal

‘1984’ de George Orwell cumple 70 años con un asombroso eco contemporáneo

Escrito en 1948 y publicado al año siguiente, '1984' representa un mundo escalofriante en el que un estado totalitario controla los pensamientos y acciones de las personas, suprimiendo cualquier desacuerdo.
Escrito en 1948 y publicado al año siguiente, '1984' representa un mundo escalofriante en el que un estado totalitario controla los pensamientos y acciones de las personas, suprimiendo cualquier desacuerdo. Getty Images North America / AFP

Con el relato de una sociedad totalitaria, tan lejana y cercana a la vez, la obra del británico atravesó las épocas. En tiempos de 'posverdad', de espionaje y nuevo autoritarismo, Orwell aún puede servir de sonda para considerar nuestra actualidad.

Anuncios

“Sean Spicer, nuestro Secretario de Prensa, dio hechos alternativos sobre eso”, dijo la consejera del Presidente de Estados Unidos, Kellyanne Conway, a raíz de una polémica sobre el número de asistentes a la investidura de Donald Trump, en enero de 2017. ¿Será que se tratan de los mismos “hechos alternativos” que los evocados en ‘1984’, de la misma manera que el lema “la guerra es la paz”?

En todo caso, unos días después de esta torpeza que marcó el inicio de la administración Trump, ‘1984’ de George Orwell se alzó a la cabeza de las ventas de libros en Estados Unidos, país donde se han vendido más de 30 millones de ejemplares desde su publicación.

Publicado en Reino Unido el 8 de junio de 1949, este libro fue escrito en 1948, fecha que inspiró su título invirtiendo las dos últimas cifras. Y es que ‘1984’ cuenta la historia de una sociedad bajo la opresión de un partido único con un único líder, en un mundo en conflicto continúo, donde hasta el pasado fue borrado y donde los pensamientos críticos son combatidos por un "ministerio de la verdad".

Un libro que consolida su puesto de clásico gracias a la actualidad

Fruto de su época, George Orwell estuvo particularmente influenciado por los fascismos europeos, los totalitarismos nazis y soviéticos, y el colonialismo que sobrevivía contra vientos y mareas. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, que arrasó con la vida de más de 50 millones de personas, este periodista plasmó con brillo en su novela una posible evolución de las ideologías, en plena instalación de la Guerra Fría.

‘1984’ es una distopía, una sociedad futura ficticia. Todo suena a otro mundo, pero no tan alejado, ya que la lectura de esta obra suscita la extraña sensación de que el escenario planteado podría llegar a suceder hoy.

“Algunos alumnos siguen sintiéndose escandalizados por el libro (...), otros lo encuentran fascinante”, comentó a la agencia AFP Michael Callanan, profesor de inglés en la escuela Parmiter de Watford, cerca de Londres.

“En los últimos dos años, con el auge de (Donald) Trump, un número significativo de estudiantes se ha preocupado mucho por la dirección que está tomando el mundo”, subrayó.

El reconocimiento facial, sujeto de debate sobre la privacidad y las libertades civiles, quedó prohibido en San Francisco.
El reconocimiento facial, sujeto de debate sobre la privacidad y las libertades civiles, quedó prohibido en San Francisco. AFP

Además del inquilino de la Casa Blanca y de su particular relación con los hechos, las ventas de ‘1984’ han crecido luego de otros acontecimientos de interés público, como la revelación, en 2013, gracias a Edward Snowden, de un espionaje masivo perpetrado por los servicios de inteligencia estadounidenses. Ese año, en Reino Unido, las ventas del libro de Orwell crecieron un 165% en comparación al año anterior, confirmó a AFP la editorial Penguin Books.

¿Big data, 'Big Brother'?

Un éxito intemporal que se debe al hecho de que se trata de una obra “increíblemente visionaria”, según Jean Seaton, directora de la fundación George Orwell. Esta profesora de la Universidad de Westminster analiza los “dos minutos de odio” de ‘1984’, un ritual en el que la población es incitada a odiar al Enemigo del Pueblo, a la “gente vertiendo su odio en las redes sociales”.

A la hora de una digitalización sin precedentes, pero también del ‘Big Data’, un flujo de datos que incluye hasta nuestra información más íntima y que interesa tanto empresas como gobiernos, la figura del ‘Gran Hermano’, el ‘Big Brother’, el que siempre tiene sus ojos puestos sobre los ciudadanos para indicarles el buen camino, cobra una nueva vida.

“Lo que hace un año era inimaginable, se está convirtiendo en realidad. Incluso ‘1984’ no pudo llegar tan lejos”, comenta Zhou Fengsuo, un exlíder de las protestas de 1989 en Tiananmen, en China, un sangriento evento cuyas referencias fueron pura y simplemente expurgadas de Internet por las autoridades.

Con su llamada ‘Gran Muralla Digital’, China está dando un giro al uso de la conectividad, ya que, además de controlar los contenidos, el Gobierno plantea también una forma de control social sobre sus ciudadanos.

“No hay ninguna razón para ser optimistas sobre la generación más joven (…) crecieron bajo la sombra de la 'Gran Muralla Digital', son adoctrinados desde que son bebés”, lamenta Zhou Fengsuo.

Numerosas son las referencias de ‘1984’ que podrían trasladarse a nuestros tiempos, al igual que las creaciones actuales que son herederas de esta obra maestra, como el libro ‘Globalia’ de Jean-Christophe Rufin o las series 'El cuento de la criada' ('The Handmaid's Tale') y “Black mirror”, que nos permiten ganar altura sobre el curso de los eventos y reflexionar sobre el estado de nuestras libertades fundamentales.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.