Saltar al contenido principal
Cultura

Guillermo del Toro exhibe todos sus "monstruos" en México

Más que una exposición, 'En casa con mis monstruos' es la biografía del director condensada en cómics, pinturas y figuras. Estos 950 objetos no son un recorrido por sus películas, sino el universo más mimado y especial del director: su propia identidad, marcada por Frankenstein y Drácula.

ANUNCIOS

Si espera una exhibición al uso, no la va a encontrar. En su Guadalajara de nacimiento, lo que ha hecho el director mexicano Guillermo del Toro es plantar una casa. Su casa. La dirección no tiene pérdida ya que una pálida mano con un ojo en la palma es la fachada de bienvenida a una muestra que no trata de películas, sino de todo aquello que le llevó a hacerlas.

'En casa con mis monstruos' va del Guillermo del Toro niño que una vez se encerró en un armario para darle un susto a su hermana menor. Ya a los diez años pensaba en dientes con colmillos como los que solía tener Drácula; y eso, el pensar en monstruos y seres fantásticos, lo ha convertido en el guionista, productor, cineasta y novelista que es hoy.

La prueba son los 950 objetos que contiene la casa, que usualmente está en su domicilio de Los Ángeles. Esta ‘Bleak House’ instalada ahora en el Museo de las Artes, consta de ocho salas y un salón rojizo que recuerda al de 'Crimson Peak' ('La cumbre escarlata'). Tenebrosa y con ojos que se mueven, sus pasillos mágicos conducen hasta las fotos de ese Guillermo niño, hasta el cuerpo del hombre pálido, pasando por una figura de Frankenstein y una máscara de Drácula, usada en la cinta de Francis Ford Coppola.

Porque él, Orson Welles, Juan Rulfo, Goya y Howard Phillipes Lovecraft son solo el 1% de su universo, que el mismo Del Toro compara a una especie de Frankenstein. Se siente así, como un Frankenstein con trozos de cintas, obras, cómics, ropas, grabados, guiones y cuadros pegados en su alma artística.

"Todos lo somos en la aldea global, todo es permeable. Lo hermoso es que, en algún momento, cuando pusieron la pantorrilla de Frankenstein o le pusieron el antebrazo, en alguna de esas piezas venía el alma y ahí se quedó. Mientras haya un alma puedes estar hecho de 800 piezas y está bien", expresó Del Toro en la apertura de la muestra, que durará hasta el próximo 27 de octubre.

Para el director de cine, lo más importante no es el recorrido que el público haga en la casa, sino que esta colección dialogue con cada uno de nosotros, sobre todo con los jóvenes creadores. A ellos busca darles una inspiración y transmitirles la importancia de sacar la identidad narrativa que les mueva, aunque está sea incoherente entre sí: "Era mi interés presentar esto como una opción muy dirigida a los jóvenes creadores, no es una museografía que aspire a consagrar o ensalzar; es un diálogo con los creadores buscando decir que lo que sea que te mueva es parte de tu historia y de esa biografía de imágenes y sensaciones".

La historia de Guillermo del Toro, ganador de dos Oscar por 'The Shape Of Water' ('La forma del agua') empezó así y empezó justo ahí: en Guadalajara, a unas pocas calles del museo, donde cerca está la casa en la que vivía su abuela, el kiosco donde compraba sus primeros cómics y la iglesia que lo adentró en el estilo gótico. Y de este modo, a los 13 años, hizo su primera filmación en el Instituto Ciencias (IdC).

Como ser Frankenstein que se define, lo recaudado por la entrada a la exposición será destinado a becas para jóvenes cineastas y animadores. Además de eso, algunos de los objetos irán en manos de cuatro museos para que los exhiban de forma permanente.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.