Saltar al contenido principal

Liberia: miles de personas se alzan contra la gestión del presidente George Weah

Los manifestantes sostienen un cartel que muestra al presidente de Liberia, George Weah, mientras se reúnen frente a la Mansión de Liberia, en Monrovia, el 7 de junio de 2019, durante una marcha antigubernamental en protesta de la inflación y la corrupción.
Los manifestantes sostienen un cartel que muestra al presidente de Liberia, George Weah, mientras se reúnen frente a la Mansión de Liberia, en Monrovia, el 7 de junio de 2019, durante una marcha antigubernamental en protesta de la inflación y la corrupción. Carielle Doe / AFP

En Monrovia, los ciudadanos liberianos pusieron tarjeta roja al exfutbolista, hoy mandatario, por su inacción contra la corrupción y el declive económico del país. Ya han advertido que no dejarán de protestar hasta que se cumplan ciertas medidas.

ANUNCIOS

Cuando George Weah logró la victoria presidencial en 2017, hubo grandes celebraciones. La imagen del exjugador del Milan mutaba en la imagen de un político nuevo, portador de esperanzas. Sin embargo, año y medio después, esa ilusión se ha convertido en una gran tarjeta roja para el mandatario, que hoy afronta su primera muestra de impopularidad, desde que asumiera en enero de 2018.

Este viernes 7 de junio, Weah tuvo que enfrentarse a la presencia de miles de liberianos en las calles de la capital Monrovia, y cerca de su residencia presidencial. Con pancartas y cantos, marcharon contra el aumento de la corrupción y el declive de las condiciones de vida en el país, que muchos atribuyen a la gestión de la exestrella. Otros, como algunos cantantes, directamente lo califican de “traidor” por seguir los pasos de sus predecesores y no mejorar esta nación de África Occidental.

La protesta no es nueva, decenas de asociaciones civiles y jóvenes –sector que dio fuerza electoral a Weah– prepararon durante dos meses esta manifestación, que ya ha advertido que seguirá hasta que se cumplan medidas a corto plazo. Porque en el fondo, la ciudadanía tiene grandes denuncias: por un lado, el estancamiento de la economía liberiana y el aumento de la inflación; por otro, la corrupción política y un mal uso de los fondos públicos.

Algo que proponen resolver con medidas que “reabsorban la crisis”, un tribunal especial que juzgue a responsables de la guerra civil (terminada en el 2000 y que sigue en transición), además de luchar contra la corrupción.

“Salvamos al Estado del declive económico, la inflación y las dificultades del país. Ya va siendo hora de que pongamos fin a la impunidad”, defendió ante AFP Darius Dillion, miembro de la oposición y uno de los organizadores de esta manifestación. “Apoyé a este Gobierno, pero como van las cosas, queremos salvar al Estado”, recogía así Reuters las palabras del manifestante Bob Blue.

Liberia, una economía estancada en una profunda pobreza

Entre 2014 y 2016, Liberia, junto a Guinea y Sierra Leona, sufrió un gran brote de ébola que mató a miles de personas. Pero no solo. Afectó gravemente a su economía, con una disminución de la ayuda externa y una caída de los precios por las exportaciones. Una situación que dejó estancado al país, donde la mayoría de la población vive aún en la pobreza.

Con la llegada de Weah, en un año y medio los números no han mejorado. El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja el pronóstico de crecimiento, pasando de 4,7% a 0,4%; mientras que la inflación alcanzó en diciembre pasado el punto máximo de 28,5%. ¿Resultado? Un aumento de los precios y un deterioro de la calidad de vida de los liberianos que, además, esperaban mucho del nuevo presidente.

“Weah no está gobernando nuestro Estado de la manera correcta (…) La situación económica en nuestro país va por el desagüe”, expresa desilusionado Ishamel Hassan, votante de Weah en 2017. Por su parte Angelina, madre de 35 años, asegura que “antes podía alimentar a su familia un día con 500 dólares liberianos, hoy con 1.000 no alcanzo”.

La gente marcha durante una protesta para expresar su descontento hacia la presidencia del exfutbolista George Weah, cuyas políticas consideran que no lograron frenar el declive económico y mitigar la corrupción, en Monrovia, Liberia, el 7 de junio de 2019.
La gente marcha durante una protesta para expresar su descontento hacia la presidencia del exfutbolista George Weah, cuyas políticas consideran que no lograron frenar el declive económico y mitigar la corrupción, en Monrovia, Liberia, el 7 de junio de 2019. James Giahyue / Reuters

Crecido en un barrio de Monrovia, hoy Weah tiene que luchar contra las críticas de corrupción que antes cargaba el exmandatario Ellen Johnson-Sirleaf (2006-2018). Incluso críticas contra su persona, tanto de los manifestantes como de la oposición, que lo acusan de gestionar mal el dinero, de no financiar bien los programas de salud y de educación, y de “construir decenas de casas de lujo”, tras negarse a declarar públicamente sus bienes.

De hecho, varias operaciones monetarias del Banco Central de Liberia (CBL) lo han puesto entre las cuerdas, porque en vez de solucionarlas, se han agravado. Hasta cinco antiguos responsables del banco, entre ellos un hijo de Sirleaf, han sido inculpados por “sabotaje económico”, con el añadido de que hace poco desaparecieron miles de billetes. De ahí que la ciudadanía exija el cese del ministro de Finanzas, Samuel Tweah, y del gobernador del Banco Central, Nathaniel Patray.

En esa línea, también se le ha acusado de una falta de libertad de prensa en el país, donde este viernes 7 de junio apenas se podían acceder a Twitter y Facebook, según corresponsales de AFP presentes. Y esas han sido las principales redes de convocatoria.

El presidente George Weah, único Balón de Oro del continente, ha garantizado el derecho de manifestación y ha recogido las propuestas de los manifestantes, incluidas las renuncias. Sin embargo, también afirmó que “los insultos y la incitación a la violencia no serán más tolerados bajo mi administración”, defendiendo asimismo que la herencia de la administración de Sirleaf ha sido grande.

Con Reuters, AFP y Europa Press

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.