Inundaciones en Paraguay

Paraguay intenta ayudar a los afectados por las inundaciones, mientras surgen campamentos improvisados

Una casa se ve parcialmente sumergida en una calle inundada, tras las fuertes lluvias que causaron el desbordamiento del río Paraguay, en un vecindario a las afueras de Asunción, Paraguay, el 25 de mayo de 2019.
Una casa se ve parcialmente sumergida en una calle inundada, tras las fuertes lluvias que causaron el desbordamiento del río Paraguay, en un vecindario a las afueras de Asunción, Paraguay, el 25 de mayo de 2019. Jorge Adorno / Reuters

En Asunción, El Chaco y Ñeembucú, el Gobierno paraguayo intenta proveer de alimentos, material de construcción y refugio a las familias afectadas. Si bien, muchos tendrán que convivir con el agua hasta que los niveles bajen.

Anuncios

Desde el pasado mes de marzo, cuando empezaron las inundaciones en Paraguay, unas 65.000 familias han tenido que dejar sus casas, lo que equivale a 325.000 personas. En estos momentos, el Gobierno paraguayo estima que hay 45.000 familias afectadas en tres departamentos: Asunción, El Chaco y Ñeembucú. El esfuerzo gubernamental se concentra en estas regiones, con la distribución de comida y de material de construcción para los refugios.

Asunción es la ciudad más afectada con 70.000 desplazados. El Gobierno ha habilitado allí cuatro albergues con una capacidad para 6.000 personas. Los demás, tienen que conformarse con numerosos campamentos improvisados que han surgido en las calles y parques de la ciudad. No todos los afectados pudieron beneficiarse de los materiales de construcción entregados por la Secretaría de Emergencia Nacional. Muchos aseguran que tuvieron que costear las barracas, en las que tendrán que vivir hasta que el agua baje hasta los niveles normales, probablemente en septiembre.

En el sur del país han sido distribuidas unas 600 toneladas de provisiones. “En las comunidades que han sufrido el aislamiento, en donde la provisión de insumos alimentarios a los distribuidores se ha cortado, estamos llegando por agua, aire y tierra con la entrega de kits de alimentos”, explica Joaquín Roa Burgos, ministro de la Secretaría de Emergencia Nacional.

En la ciudad de Pilar, en el departamento de Ñeembucú, ha empezado recientemente una obra para fortalecer el muro de contención del río, cuya ruptura podría generar un accidente mortífero. Además, el presidente Mario Abdo Benítez ha encargado un estudio en 34 comunidades en busca de una solución que evite en el futuro que se repitan estas imágenes. Los afectados esperan que el anuncio no se quede tan solo en una promesa política.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24