Saltar al contenido principal

Ashleigh Barty ganó la final de Roland Garros y celebró su primer título de Grand Slam

La australiana Ashleigh Barty celebra su trofeo, tras ganar la final contra Marketa Vondrousova de República Checa, en Roland Garros, París, Francia, el 8 de junio de 2019.
La australiana Ashleigh Barty celebra su trofeo, tras ganar la final contra Marketa Vondrousova de República Checa, en Roland Garros, París, Francia, el 8 de junio de 2019. Kai Pfaffenbach / Reuters

La australiana, octava favorita del torneo, no le dio oportunidades a la joven revelación del torneo, la checa Markéta Vandrousova, y se impuso por 6-1 y 6-3. Dominic Thiem se clasificó a la definición masculina ante Rafael Nadal.

Anuncios

Fue una jornada histórica para el tenis australiano en París. Ashleigh Barty dominó de principio a fin y se coronó campeona de Roland Garros en individuales femenino, dándole así el título a su país en la capital francesa tras 46 años.

La octava preclasificada del certamen mantuvo un alto nivel durante todo el encuentro y barrió a la gran revelación del torneo, la checa Markéta Vandrousova, de solo 19 años. En la primera final de un torneo de Grand Slam para ambas, Barty hizo pesar su juego y su experiencia y se impuso por 6-1 y 6-3 en tan solo una hora y 10 minutos de juego para conquistar su primer trofeo ‘major’ del circuito femenino.

Desde que saltó a la pista central Philippe Chatrier, Barty fue un vendaval, incluso más fuerte e intensa que las lluvias y el viento que vienen afectando a París en la definición del certamen disputado sobre polvo de ladrillo. Apelando a un juego diferente al que domina el circuito, con variantes entre potencia y precisión, no le dio resquicios a Vandrousova, que igual completó un torneo formidable.

La checa, que también sorprendió gratamente por su estilo de juego vistoso, había alcanzado la definición sin ceder sets y habiendo perdido solo cinco partidos desde que cayó en la segunda ronda del Abierto de Australia. Además, con 19 años, se había convertido en la finalista más joven de un Grand Slam desde 2009, la más joven en Roland Garros desde 2007 y la primera zurda en una final desde que su compatriota Lucie Safarova jugó esa instancia en 2015. Pero nada pudo hacer ante Barty, que defendió su condición de favorita en un torneo que fue perdiendo a sus figuras en forma prematura.

Barty, que volvió al tenis en 2016 tras retirarse dos años para dedicarse al criquet, se unió a Margaret Court, campeona de Roland Garros en 1969, 1970 y 1973, y Evonne Goolagong-Cawley, ganadora en 1971, entre las australianas que conquistaron París.

“Estoy muy feliz de ganar mi primer Grand Slam aquí. Marketa ha hecho una gran temporada. Pese a las apariencias yo estaba muy nerviosa antes de empezar. Es especial ganar aquí después de Margaret Court, que fue una inmensa campeona. Pero también me acuerdo de Samantha Stosur, la última en llegar a la final en París, en 2010, y en ganar un Grand Slam, el Abierto de Estados Unidos de 2011”, recordó Barty.

La australiana, que desde el lunes será número dos del ranking mundial de la WTA, sumó un nuevo nombre a la lista de ganadoras de Roland Garros y se convirtió en la novena triunfadora diferente en los últimos diez torneos de Grand Slam, lo que marca la paridad que reina el circuito femenino de tenis.

Thiem culminó la batalla con Djokovic y se cita con Nadal en la final masculina

Mientras la final femenina de Roland Garros tuvo protagonistas inéditas, la definición del cuadro masculino de individuales será igual a la de 2018. Al español Rafael Nadal, que se había clasificado el viernes 7 de junio con su triunfo sobre el suizo Roger Federer, se sumó Dominic Thiem, que completó su batalla ante Novak Djokovic y accedió a la definición en París por segundo año consecutivo.

Este duelo había iniciado el viernes, pero debió ser suspendido por lluvias cuando Thiem lideraba 6-2, 3-6 y 3-1 tras hora y media de juego. En la reanudación, Djokovic, líder del ranking mundial, pareció entrar más encendido y equilibró las acciones.

Sin embargo, en el cierre del tercer parcial, el cuarto preclasificado logró un quiebre para llevarse la manga por 7-5.

Djokovic, que nunca pareció cómodo en el partido por las condiciones climáticas marcadas por el fuerte viento, no dio el brazo a torcer y se llevó el cuarto parcial por 7-5.

El quinto set vio nuevamente enchufado a Thiem, que se adelantó por 4-1 y tuvo una oportunidad de quebrar para ponerse 5-1. Djokovic sobrevivió y, tras un nuevo parate por lluvia, regresó para equilibrar las acciones. De ahí en más, con la dificultad para los sacadores cuando tenían viento en contra, se sucedieron las roturas de saque y el austríaco tuvo la oportunidad de llevarse en el partido en el décimo juego, pero el serbio otra vez equilibró el marcador.

Sin embargo, Thiem se mantuvo enfocado y logró el quiebre decisivo en el duodécimo juego para cerrar el encuentro por 6-2, 3-6, 7-5, 5-7 y 7-5 en un total de 4 horas y 13 minutos.

Así, Thiem jugará por segundo año consecutivo la final de Roland Garros pero tendrá una difícil misión: enfrente estará Rafael Nadal, que busca su duodécima corona, viene jugando en gran nivel y mucho más descansado, dado que el austríaco jugará el domingo por cuarto día consecutivo.

“He gastado mucha energía mentalmente con tantas interrupciones. El año que viene será diferente porque habrá un techo. Cada vez que alguien se clasifica aquí para la final le toca jugar contra Rafa. Voy a darlo todo para intentar ganarle, tengo que recuperarme para hacerlo lo mejor posible”, confesó Thiem.

Nadal lidera el historial entre ambos con ocho victorias contra cuatro de Thiem, quien tiene el antecedente más cercano a favor: venció al español en las semifinales del ATP de Barcelona, que se juega sobre polvo de ladrillo.

Dos argentinos y un brasileño también celebraron en París

Fue un día de definiciones en Roland Garros en las distintas categorías y se registraron algunos triunfos latinoamericanos.

El argentino Gustavo Fernández festejó por duplicado. Primero, se impuso 6-1 y 6-3 al británico Gordon Reid para conquistar el título en individuales masculino del tenis adaptado, disputado en silla de ruedas. Así, logró su cuarta corona de Grand Slam, el segundo en Roland Garros y el segundo del año tras ganar el Abierto de Australia.

Luego, en la definición de dobles masculino, Fernández y su compañero, el japonés Shingo Kuneda, frustraron a la dupla local de Stéphane Houdet y Nicolas Peifer al imponerse por 2-6, 6-2 y 10-8 en el desempate.

Otro argentino, Tiago Tirante, ganó, junto al brasileño Matheus Pucinelli de Almeida, el trofeo en el dobles masculino de la categoría junior tras derrotar por 7-6 y 6-4 al dúo del italiano Flavio Cobolli y el suizo Dominic Stricker.

También festejaron los alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies, que superaron 6-2 y 7-6 a los franceses Jérémy Chardy y Fabrice Martin en el dobles masculino.

La jornada además condecoró al danés Holger Rune (individual masculino junior); la canadiense Leylah Fernandez (individual femenino junior); las estadounidenses Chloe Beck y Emma Navarro (dobles femenino junior); la neerlandesa Diede De Groot (individuales femenino en silla de ruedas y dobles junto a Aniek Van Koot); y el australiano Dylan Alcott (individuales masculino en silla de ruedas ‘quad’ y en dobles con el estadounidense David Wagner); y las francesas Nathalie Dechy y Amélie Mauresmo (dobles femenino del torneo de leyendas).

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.