Saltar al contenido principal

Tras el acuerdo migratorio, ¿entre Trump y López Obrador reina la “amistad”?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par de México, Andrés Manuel López Obrador.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par de México, Andrés Manuel López Obrador. Ian Langsdon-Henry Romero / Reuters

El Gobierno mexicano celebró en Tijuana la suspensión de los aranceles que Washington pretendía imponerle por el flujo migratorio. Sin embargo, EE. UU. no solo no descarta esta opción, sino que afirma que México le comprará productos agrícolas.

ANUNCIOS

Casi 48 horas después del pacto entre EE. UU. y México, la sensación que desprenden ambos países es de “tensa calma”. Expresión usada para la guerra, la realidad es que hasta hoy, el presidente Donald Trump y su par Andrés Manuel López Obrador han intercambiado mensajes afectivos y elogios sobre el acuerdo migratorio alcanzado. Si bien, entre líneas, no faltan las advertencias de parte y parte.

Durante los tres días de negociaciones, la conciliación fue la bandera del grupo mexicano enviado. Y así lo recordó el mandatario López Obrador este 8 de junio, en un acto en plena ciudad fronteriza de Tijuana: “Se impuso la política sobre la confrontación”.

Su presencia en Tijuana hacía días que estaba en la agenda, pero AMLO lo aprovechó para festejar que este lunes 10 de junio su país no tendrá que cargar con un 5% de aranceles sobre sus productos, como había amenazado y hasta dispuesto en firma Trump. “No va a haber crisis económica o financiera. ¿Qué sigue ahora? Cumplir con los compromisos, reforzar la frontera, aplicar la ley y respetar los Derechos Humanos”, afirmó este sábado el líder del Gobierno mexicano, arropado por 20.000 asistentes que asentían sus mensajes.

López Obrador no solo fue cercano con EE. UU., sino que con palabras quiso derrumbar la valla fronteriza que los separa en Tijuana, ciudad que ha recibido a miles de migrantes centroamericanos en los últimos meses, e izó “la amistad con el pueblo” estadounidense. Aquí más moderado se mostró el canciller y secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, presente en las reuniones en Washington: “No se ganó todo lo que se planteó en negociación con EE. UU., pero salimos con la dignidad intacta, se tendrá que trabajar por mantener sana la relación con EE. UU.”.

Qué ha dado México en el pacto migratorio con Donald Trump

México le ha tendido más que una “mano abierta y franca” que ha afirmado López Obrador. No solo se ha comprometido con reforzar su frontera con Guatemala enviando hasta 6.000 efectivos, sino que acogerá a todos los migrantes solicitantes de asilo, detenidos en suelo estadounidense y que esperan la resolución de sus demandas. Además, tendrá que darles educación, sanidad y oportunidades de empleo, tal y como contempla la declaración conjunta de ambos países.

Una ayuda humanitaria y una puerta de empleo que ha prometido que dará desde “la próxima semana”, es decir, desde la semana de este 10 de junio, porque los acuerdos logrados “se cumplen”. Y no solo se cumplen, tiene que cumplirse, ya que el presidente Donald Trump ha asegurado a través de portavoces que, si nada cambia en el flujo migratorio, la imposición de tarifas volvería sobre su mesa, la suspensión es “indefinida”.

Solo en ese mismo tono se ha levantado AMLO y ha asegurado que tomará una línea más dura en caso de un conflicto futuro: “No puedo permitir que nadie vaya en contra de la economía de nuestro país, y menos aún si establece una asimetría injusta, indigna de nuestro Gobierno y humillante para nuestra nación”. Pero esta, hasta hoy, ha sido la mano más estricta que ha tendido México.

La postura de EE. UU.: “México se esforzará mucho”

Por acuerdo, Washington tendrá que colaborar en un plan de desarrollo para Centroamérica, como medida para atajar la migración y la violencia en estos países. Más allá de eso, la administración Trump cree que el acuerdo “solucionaría el problema de la inmigración”, de acuerdo con el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin. Y este de nuevo advierte que su país conserva la autoridad para volver a imponer aranceles.

“México se esforzará mucho, y si lo hacen, este será un acuerdo muy exitoso entre Estados Unidos y México”, expresó Donald Trump en su cuenta de Twitter.

En esta red, también comunicó que el país azteca le comprará “grandes cantidades” de productos agrícolas de “nuestros grandes y patriotas granjeros”. Esta afirmación de la expansión de las compras mexicanas no está clara en la declaración conjunta del viernes. No obstante, una vez más, Trump mostró más que conciliación mexicana, poder sobre esta nación.

Solo en EE. UU. los demócratas, y en concreto Chuck Schumer, afirmaron con sarcasmo que “ahora el problema está resuelto, estoy seguro de que no volveremos a escucharlo (la migración) en el futuro”. Mientras que, con más distancia, solo un exdirector de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, ha cuestionado el pacto migratorio, valorando que es entendible que México haya querido librarse de los aranceles, pero que corre el riesgo de recibir más amenazas de Trump y para evitar eso podría haber acudido a la organización.

“La idea de que se establece una tarifa porque hay demasiadas personas que cruzan la frontera está a millas de cualquier carta y espíritu del acuerdo de la OMC”, dijo Lamy a la agencia Reuters.

Ni Trump ni López Obrador han hecho oficial por ahora la compra de esos productos agrícolas de EE. UU., Trump asegura que serán informados.

En la línea de las declaraciones contundentes, solo los empresarios estadounidenses han reconocido temer una lucha comercial con México, que creen que podría haberse rebelado. Pero los empresarios mexicanos sienten el pacto como un beneficio y un alivio, mientras el Gobierno va a empezar a trabajar en cumplir los puntos acordados.

¿Es así como se desarrollará la “amistad” entre Trump y López Obrador de ahora en adelante? Para Trump, como volvió a escribir en Twitter este 9 de junio, “(México) será cooperativo y querrá hacer el trabajo bien hecho”.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.