Saltar al contenido principal

Sudán: en el segundo día de desobediencia civil, líderes opositores fueron expulsados del país

Miembros de la Alianza de grupos de Oposición de Sudán protestan y cantan consignas afuera del Banco Central de Sudán durante el segundo día de la jornada de desobediencia civil en Jartum, Sudán, el 29 de mayo de 2019.
Miembros de la Alianza de grupos de Oposición de Sudán protestan y cantan consignas afuera del Banco Central de Sudán durante el segundo día de la jornada de desobediencia civil en Jartum, Sudán, el 29 de mayo de 2019. Mohamed Nureldin / Reuters

De acuerdo con representantes de la oposición, la expulsión de los tres líderes se produjo después de su liberación. A pesar de la noticia, para los manifestantes, la jornada de desobediencia "superó todas las expectativas".

ANUNCIOS

Tres líderes de la oposición, que habían sido capturados por las autoridades sudanesas en medio de las protestas durante la primera semana de junio, fueron liberados y posteriormente expulsados hacia Sudán del Sur. Así lo dieron a conocer representantes de la oposición durante la jornada del 10 de junio, el segundo día de desobediencia civil que varios sectores convocaron para pedir un Gobierno civil y no militar.

Los expulsados forman parte del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán Norte (SPLM-N por sus siglas en inglés) uno de los principales grupos rebeldes que buscan el cese del gobierno militar, tras la salida del poder de Omar al-Bashir.

"Las autoridades sudanesas deportaron a los tres integrantes del movimiento tras su liberación (…) Esta decisión no está a favor de la paz", dijo Omar al Daqiq, miembro de la alianza opositora sudanesa Fuerzas de Libertad y Cambio.

La agencia de noticias de Sudán, 'Suna', expresó a través de un tweet que los detenidos habían sido liberados pero no ofreció mayores detalles.

Desobediencia civil como vía para que las peticiones de la oposición sean escuchadas por los militares

La acción llevada a cabo se produce en el segundo día de desobediencia civil en Sudán con el cual los movimientos opositores presionan a los integrantes del Consejo Militar de Transición (CMT) para que entreguen el Gobierno a civiles.

En Sudán, cientos de personas se mantienen en las calles desde finales de 2018, cuando presionaban la salida del presidente Omar al-Bashir, en el poder desde  1989, un mandato que se extendió por 30 años. Luego de que este fuera depuesto por los militares el 11 de abril de 2019, los manifestantes se han mantenido en las calles para forzar al Consejo Militar de Transición (organismo que asumió el Gobierno tras la salida de Al-Bashir) a que llame a elecciones y deje el ejecutivo en manos civiles.

El 9 de junio se llevó a cabo la primera jornada de desobediencia civil organizada por la oposición y la ciudadanía en contra del Gobierno militar. El Comité de Médicos, una unión sindical que viene registrando los muertos durante las protestas, denunció que cuatro personas murieron durante los enfrentamientos entre civiles e integrantes de las milicias Yanyaud, nombre de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) durante el conflicto de Darfur, antes de ser integradas en las tropas regulares.

Los manifestantes sudaneses establecieron una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019.
Los manifestantes sudaneses establecieron una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar de Transición del país entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 5 de junio de 2019. Stringer / Reuters

Junta militar dice garantizar funcionamiento de servicios pese a la desobediencia civil

A pesar de que la oposición sudanesa ha calificado como un éxito las jornadas de protesta, Bahari Mohandis, asesor de la junta militar, ha señalado que "los servicios continúan prestándose a los ciudadanos" pese a la llamada huelga general, refirió la agencia de noticias estatal 'Suna'.

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, Mohandis sostuvo un encuentro con representantes de los distintos ministerios que conforman el Gobierno para tranquilizarlos y establecer un seguimiento de la protesta.

'Suna' ha reportado que servicios principales como hospitales y el aeropuerto están presentando operaciones de manera normal durante la jornada del 10 de junio. Asimismo, EFE constató una mayor presencia de transporte público en la capital, Jartum, además de que varios comercios y gasolineras retomaron su ritmo habitual.

Sadiq Yusef, uno de los principales líderes de Fuerzas de Libertad y Cambio, otro grupo que se opone a la junta militar, ha referido que "la respuesta de la desobediencia civil del 9 de junio superó todas las expectativas en los sectores vitales, especialmente los bancos y las compañías de telecomunicaciones".

De acuerdo con la agencia de noticias AP, el Ejército gobernante en Sudán responsabilizó a los opositores por un aumento en los enfrentamientos durante el segundo día de huelga general. A juicio de los militares estas acciones son vistas como un daño a Sudán y su seguridad.

Durante el primer día de paralización de actividades, la junta militar anunció que estaba en disposición de retornar las conversaciones, las cuales se suspendieron abruptamente a finales del mes de mayo, en donde el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, se presenta como mediador.

En respuesta a dicho planteamiento la oposición, a través de la Asociación de Profesionales Sudaneses, ha manifestado que acepta a Abiy como mediador. No obstante, estableció algunas condiciones para el diálogo, donde destaca que los militares dejen de aprehender a las figuras de la oposición y se restaure el servicio de internet.

Brutal represión en Sudán deja un centenar de muertos

En total, las víctimas mortales que dejan los choques entre militares y manifestantes ascienden al centenar, según el Comité Central de Médicos.

Con EFE, Reuters y AP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.