Saltar al contenido principal

El Gobierno de Daniel Ortega liberó a 50 "presos políticos" bajo la nueva Ley de Amnistía en Nicaragua

El maestro Guillermo Putoy, levanta el brazo luego de ser liberado de la prisión de La Modelo, en Masaya, Nicaragua, el 10 de junio de 2019.
El maestro Guillermo Putoy, levanta el brazo luego de ser liberado de la prisión de La Modelo, en Masaya, Nicaragua, el 10 de junio de 2019. Oswaldo Rivas / Reuters

El Gobierno de Nicaragua liberó a 50 "presos políticos" bajo la polémica Ley de Amnistía, aprobada por el Parlamento para absolver a las personas señaladas de cometer delitos en el marco de la crisis sociopolítica del país centroamericano.

Anuncios

El Ministerio de Gobernación de Nicaragua ordenó este lunes 10 de junio de 2019 la liberación de 50 personas detenidas "por delitos contra la seguridad común y tranquilidad pública" y a quienes la oposición califica de "presos políticos".

El anuncio llegó dos días después de que la mayoría del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), a petición del presidente Daniel Ortega votara a favor para que la Asamblea Nacional, o Parlamento, aprobara la Ley de Amnistía.

Entre los liberados están el periodista Marlon Powell, el estudiante Hanssel Vásquez, el empresario Chester Membreño, el líder autoconvocado Jonathan Lacayo, la transgénero Victoria Obando y Karla Matus.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

El Gobierno detalló que la liberación fue ejecutada con miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), quienes actuaron como observadores, y estas fueron realizadas por el Sistema Penitenciario Nacional, cuyos custodios entregaron a los "presos políticos" ante los familiares, en sus casas.

Las autoridades agregaron que el Gobierno prepara otras liberaciones. La oposición reclama que al menos 221 continúan encarcelados.

Para el Gobierno de Ortega, la Ley de Amnistía es "histórica"

La Ley de Amnistía está basada en la tesis oficial de que las manifestaciones antigubernamentales eran parte de un intento de golpe de Estado contra Daniel Ortega.

La misma ordena a las autoridades competentes que cierren los procesos administrativos iniciados y los procesos penales para determinar responsables, así como a ejecutar sentencias y liberar de forma inmediata a las personas que se encuentran en la cárcel.

La norma cubre todos los delitos políticos y los delitos comunes conexos, exceptuando aquellos regulados en tratados internacionales en los que Nicaragua participa. También prohíbe a los presos políticos liberados lanzar nuevas protestas contra el gobierno.

A juicio del Gobierno, la actual amnistía es una "histórica Ley" que promueve reconciliación y no repetición, paz y bien. Por su lado, el presidente de la Asamblea Nacional, el oficialista Gustavo Porras, explicó que esa Ley "no es borrón y cuenta nueva".

"Si vuelven a repetir, entonces inmediatamente se activa la cuenta que está pendiente, la factura, ahí se reactiva y tienes que volver a la posición anterior y además, se agrega, los delitos que cometas", indicó Porras.

A pesar de las liberaciones, la oposición rechaza la Ley de Amnistía

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), así como los grupos locales de oposición, han criticado la legislación como una forma de otorgar impunidad a quienes cometieron delitos durante la represión.

La nueva legislación, que fue aprobada con "trámite de urgencia", generó mucha polémica pues, según la oposición, la misma realmente no beneficia a los "presos políticos", ya que estos fueron arrestados sin cometer delitos.

"Soy libre, pero todavía me siento preso", dijo Hansell Vásquez, uno de los "presos políticos" liberados.

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua rechaza la Ley y acusa a Ortega de aprobar "la amnistía para encubrir sus crímenes cometidos por policías y paramilitares del régimen" en el marco de las protestas que comenzaron en abril de 2018 cuando el presidente Ortega intentó recortar los beneficios de asistencia social y que, desde entonces, tienen una aguda crisis sociopolítica al país centroamericano.

Dos delincuentes, según la oposición, entre los liberados

El Ministerio del Interior de Nicaragua dijo que las 50 personas que había liberado habían sido arrestadas por delitos contra la seguridad pública, y que planeaba liberar a otras personas detenidas por los mismos cargos.

Sin embargo, la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia denunció que Helder Rafael Calero Palma y Álvaro Ernesto Hernández, dos de los liberados, no aparecen en la lista de "presos políticos" que maneja la Alianza, así como tampoco el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos.

Calero fue capturado en marzo pasado con decenas de miles de dólares y 10 kilos de cocaína, según la información oficial. Hernández, por su parte, era un narcotraficante que escapó cuando era arrestado en una incautación de droga en febrero de 2017, según los reportes de la Policía Nacional, pero apareció entre los "presos políticos" liberados que identificó el Ministerio de Gobernación.

Más de 700 personas fueron arrestadas en manifestaciones y 325 de ellas, en su mayoría manifestantes de la oposición, murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 594, y el Gobierno reconoce 199. Esto sin contar a los más de 60.000 nicaragüenses que se han exiliado debido a los conflictos políticos en los últimos 14 meses.

Cerca de 200 detenidos a quienes la oposición describe como "presos políticos" permanecen tras las rejas, mientras que otros 520 han sido liberados, según un grupo de derechos humanos que ha apoyado a los detenidos durante las protestas.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.