Saltar al contenido principal

Alemania intenta convencer a Irán de mantenerse en el pacto nuclear

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, y su homólogo alemán, Heiko Maas, asisten a una conferencia de prensa en Teherán, Irán, el 10 de junio de 2019.
El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, y su homólogo alemán, Heiko Maas, asisten a una conferencia de prensa en Teherán, Irán, el 10 de junio de 2019. Agencia de Noticias Tasnim / Reuters

Berlín intentó rebajar las tensiones entre Irán y Estados Unidos y convencer a las autoridades de la República Islámica de la voluntad de Europa de salvar el acuerdo nuclear de 2015. Teherán se muestra escéptico y exige el fin de las sanciones.

ANUNCIOS

Mientras Alemania intenta convencer a Irán del compromiso de la Unión Europea para mantener el acuerdo firmado por siete potencias mundiales en 2015, Irán centra sus prioridades en las sanciones económicas que desde 2018 Estados Unidos ha estado implementando en su contra.

El diálogo fue claro: cuando el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, aseguró desde Teherán que el bloque comunitario trata de "compensar la retirada de Estados Unidos" del pacto pero que este "no puede hacer milagros", su homólogo iraní, Mohamad Yavad respondió que "el único camino para reducir estas tensiones es el fin de la guerra económica" de la Unión Americana contra su país.

El presidente Iraní, Hasan Rohani, fue un paso más allá y reprochó al ministro alemán por considerar que la Unión Europea no ha tomado "ninguna acción seria y práctica" para proteger el acuerdo desde que Estados Unidos abandonó unilateralmente el pacto con Irán a mediados del año pasado y volvió a imponer sanciones a la República Islámica.

Alemania promete un mecanismo para levantar las sanciones a Teherán

Ante el bloqueo, el 8 de mayo Teherán dio un golpe sobre la mesa para exigir que se faciliten las transacciones financieras y su venta de crudo. Fue entonces cuando Rohani anunció que su país suspendería la aplicación de algunos de sus compromisos nucleares y que dejaría de cumplir con los límites al enriquecimiento de uranio en caso de que no se garantizaran sus intereses en un plazo de 60 días.

El ultimátum iba dirigido principalmente a Europa, cuyas medidas para contrarrestar las sanciones estadounidenses han resultado, hasta ahora, ineficaces. Por ello, la visita a Teherán de Maas, quien se había coordinado con Francia, el Reino Unido y Estados Unidos, cuenta con especial importancia.

El jefe de la diplomacia alemana adelantó que un mecanismo financiero para sortear las sanciones y facilitar el comercio con Irán, llamado Instex, estaría en funcionamiento "pronto". También advirtió que Europa no acepta que por "el hecho de que una parte reduzca sus obligaciones, la otra parte también lo haga".

Irán pide garantías a los otros socios del pacto nuclear

A finales de abril la tensión entre Washington y Teherán llegó a un nuevo punto álgido cuando el primero puso fin a las exenciones otorgadas a ocho países a la compra de petróleo iraní y designó como grupo terrorista a los Guardianes de la Revolución iraníes. Teherán respondió en proporción: declaró terroristas a las tropas estadounidenses desplegadas en Medio Oriente .

Ante las recientes y repetidas amenazas cruzadas sobre un eventual despliegue militar en la región por parte de Estados Unidos, y de las respuestas de Irán de contestar a cualquier ataque, Maas aseguró que Alemania y la Unión Europea trabajan por evitar más conflictos bélicos en la región, como la de Siria o la de Yemen.

A pesar de la buena voluntad manifestada por el Gobierno alemán, Irán sigue poniendo el foco en la presión que está recibiendo por parte de Estados Unidos. Ante ello, tanto el Rohani como Zarif señalaron en tono conciliador que esperan que Alemania y la Unión Europea puedan desempeñar "un papel importante y positivo" para poner fin a la crisis y salvar el acuerdo nuclear.

En aras de rebajar la tensa situación entre Irán y Estados Unidos, que preocupa a buena parte de la comunidad internacional, también viajará a Teherán esta semana el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en la primera visita en 41 años a la capital iraní de un jefe de Gobierno del país nipón.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.