Saltar al contenido principal

Mali: después de la masacre de los dogones, se espera que el presidente Keïta llegue a Sangha

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, el 25 de marzo de 2019, observando las chozas destruidas durante la masacre del pueblo peul de Ogassogou.
El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, el 25 de marzo de 2019, observando las chozas destruidas durante la masacre del pueblo peul de Ogassogou. AFP

La visita del presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, y de su primer ministro, Boubou Cissé, al pueblo dogon se espera este martes, donde 95 personas murieron el 9 de junio por la noche.

Anuncios

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, quien debe regresar este martes 11 de junio de Suiza, donde se encontraba para la cumbre de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), anunció que irá a Sangha, este mismo día al pueblo dogon, donde 95 personas fueron masacradas el domingo 9 de junio por la noche.

Su primer ministro, Boubou Cissé, también anunció que iría al lugar, acompañado por los ministros de Defensa y de la Administración Territorial.

Los atacantes incendiaron el pueblo y dispararon a todos los que intentaban salir de las casas, dijo el alcalde de Sangha a France 24. "La aldea está en gran parte destruida", describió.

Según el alcalde de Sangha, de los 300 habitantes con los que cuenta el pueblo, 108 personas regresaron. Fueron instalados en una escuela en Koundou, un municipio vecino. Muchos se escondieron en el monte hasta entonces.

El alcalde afirmó haber advertido a las autoridades el día anterior al ataque. Según él, tuvo lugar desde las 7:00 p.m. hasta la medianoche, pero las fuerzas malienses, aún situadas a unos veinte kilómetros, no llegaron hasta la mañana.

Mali: decenas de muertos tras un ataque armado contra una aldea dogón

Cuerpos reducidos a cenizas

El alcalde de Sangha aseguró que por el momento se han encontrado 95 cuerpos carbonizados. Un balance que podría aumentar. Por su parte, el Ministerio de Defensa de Mali también confirmó el descubrimiento de los 95 cuerpos y anunció que faltaban 19 personas.

Otro balance, comunicado posteriormente por el ministro de Comunicación, refiere que se han identificado solo 35 cuerpos. El número de 95 víctimas mortales fue confirmado también por el puesto de seguridad de Diankabou, que llevó a cabo una misión en el lugar de la masacre con el alcalde de Sangha, y por la Misión de la ONU en Mali (Minusma).

Los 35 muertos mencionados por el ministro de Comunicación son los cuerpos que pudieron enterrar, los otros cuerpos se reducen a cenizas y se pueden confundir con las chozas quemadas, según el alcalde de Sangha. Agregó que hizo el conteo con los sobrevivientes para averiguar quién se encontraba en cada choza. El funcionario acusó a las autoridades de querer minimizar el ataque.

Zonas bajo las garras de grupos yihadistas

"Según los civiles, son hombres armados quienes vinieron a disparar, saquear y quemar. Es un pueblo de 300 habitantes, es realmente desolador", declaró, bajo condición de anonimato, un funcionario de la comuna de Koundou, donde se encuentra el pueblo.

El norte de Mali cayó en marzo de 2012 bajo el poder de grupos yihadistas. Estaban en gran parte dispersados por una intervención militar lanzada en enero de 2013 por iniciativa de Francia (Operación Serval), que continúa. No obstante, áreas enteras siguen fuera del control de las fuerzas de Mali, de Francia y de la ONU, a pesar de la firma en 2015 de un acuerdo de paz que debía supuestamente aislar definitivamente a los yihadistas. Pero su aplicación acumula demoras.

91 violaciones de derechos humanos

Desde 2015, estos ataques se han extendido desde el norte hasta el sur. Se concentran principalmente en el centro de país y a veces se mezclan con conflictos intercomunitarios. La violencia culminó el 23 de marzo de 2019 con la masacre en Ogossagou, cerca de la frontera con Burkina Faso: unos 160 peules fueron asesinados por presuntos miembros de grupos de cazadores dogones.

Desde enero de 2018, la División de Derechos Humanos y Protección de Minusma ha documentado 91 violaciones a los derechos humanos cometidas por cazadores tradicionales contra miembros civiles de la población peul en la región de Mopti y de Segou. La violencia ha dejado al menos 488 muertos y 110 heridos, dijo el 16 de mayo la Minusma en una conferencia de prensa.

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.