Saltar al contenido principal

Durante visita de Shinzo Abe a Irán, Rohani promete no iniciar una guerra contra EE. UU.

El presidente iraní, Hasan Rohani, camina con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una ceremonia de bienvenida en Teherán, Irán, el 12 de junio de 2019.
El presidente iraní, Hasan Rohani, camina con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una ceremonia de bienvenida en Teherán, Irán, el 12 de junio de 2019. Reuters

Durante la visita del primer ministro japonés, el presidente iraní, Hasan Rohaní, garantizó que su país no iniciará una guerra contra EE. UU. La cumbre levantó revuelo internacional ante una eventual mediación de Japón en la guerra arancelaria.

ANUNCIOS

El primer del ministro japonés, Shinzo Abe, se acercó a la capital del país persa con un motivo claro: lograr la distensión en la actual relación entre Washington y Teherán. En una reunión con el presidente Iraní, Hasan Rohani, Abe recordó la situación de creciente tensión en la región y advirtió que el "conflicto podría estallar accidentalmente".

"Es esencial que Irán juegue un papel constructivo en la edificación de una paz y estabilidad sólidas en Medio Oriente para que no ocurra un choque accidental", dijo el mandatario este 12 de junio. Abe es el primer jefe del Gobierno nipón en visitar Irán desde la Revolución islámica 41 años atrás.

El presidente iraní, Hasan Rohani, camina con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una ceremonia de bienvenida en Teherán, Irán, el 12 de junio de 2019.
El presidente iraní, Hasan Rohani, camina con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una ceremonia de bienvenida en Teherán, Irán, el 12 de junio de 2019. Reuters

Las palabras de Abe se producen poco después de que EE. UU. aumentara su presencia militar en Medio Oriente en medio de una serie de ataques y contraataques que iniciaron el pasado abril, cuando Washington clasificó a los Guardianes de la Revolución iraní como grupo terrorista y Teherán respondió en proporción al calificar de la misma forma a las tropas estadounidenses desplegadas en la región.

Hasan Rohani: "Si se lanza una guerra contra nosotros, daremos una respuesta aplastante"

Rohani respondió a la solicitud de Abe de resguardar la paz de la misma forma en que lo hizo días antes durante una visita similar del ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, quien también pidió cautela al país persa: "No iniciaremos ninguna guerra en la región, ni contra EE. UU. ni contra nadie, pero si se lanza una guerra contra nosotros, daremos una respuesta aplastante", advirtió Rohani.

El líder Iraní insistió una vez más en que la actual situación de deterioramiento entre las dos naciones se debe a "la guerra económica" iniciada por EE. UU., después de que este decidiera, a mediados de 2018, retirarse unilateralmente del histórico pacto nuclear firmado también por, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania y reimponer sanciones económicas a Teherán.

Firmado en Viena en julio de 2015, el acuerdo tenía como objetivo limitar el programa atómico del país islámico a cambio del levantamiento de las sanciones económicas internacionales. La situación ha afectado profundamente el pacto e Irán culpa al resto de firmantes por no haberle proporcionado los beneficios económicos necesarios para contrarrestar las presiones que Washington ejerce sobre su economía.

La visita de Abe sería más protocolaria que práctica, según fuentes japonesas

Una de las principales demandas de Irán al resto de socios firmantes es la de poder seguir exportando petróleo. El pasado abril Washington tensó aún más la cuerda y puso fin a las exenciones otorgadas a ocho países para la compra de crudo iraní. Además, ordenó a naciones y empresas la suspensión de sus importaciones de petróleo, bajo amenaza de levantar sanciones contra sus economías.

En medio de las advertencias de la Casa Blanca, las empresas niponas frenaron sus importaciones. Sin embargo, el presidente iraní indicó tras su reunión con Abe que Japón estaría interesado "en continuar la compra de petróleo y la cooperación económica y financiera con Irán".

Aunque la visita de Abe ha causado revuelo y fue mucho lo que se especuló con el hecho de que Teherán pidiera a Tokio una intervención ante Washington para que levantara o suavizara las sanciones, fuentes japonesas han rebajado el papel mediador que se adjudicó a Abe tras anunciarse su visita.

Abe se reunirá el 13 de junio con el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, quien recibe a contados dignatarios extranjeros no musulmanes.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.