Saltar al contenido principal

Reino Unido firma la extradición de Julian Assange a EE. UU.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, es visto cuando sale de una estación de policía en Londres, Gran Bretaña, el 11 de abril de 2019.
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, es visto cuando sale de una estación de policía en Londres, Gran Bretaña, el 11 de abril de 2019. Peter Nicholls / Reuters

El fundador de Wikileaks es requerido por la Justicia estadounidense que le endilga 18 cargos, entre ellos, espionaje. Assange deberá comparecer ante un tribunal de Londres en su lucha para evitar la extradición.

Anuncios

El ministro británico del Interior, Sajid Javid, anunció que Reino Unido dio luz verde para que Assange sea enviado a Estados Unidos. Durante su intervención en el programa 'Today' de la cadena inglesa 'BBC Radio' este 13 de junio, Javid aseguró que "ayer firmé la orden y la certifiqué, y eso se presentará ante los tribunales mañana. En última instancia, es una decisión de los tribunales".

La situación legal del australiano es comprometedora. En mayo pasado un jurado de Virgina, en Estados Unidos, presentó 18 nuevos cargos contra él por espionaje, publicación de información clasificada y por presuntamente piratear una computadora del gobierno. Según el diario 'The Washington Post', Assange podría pagar hasta 170 años a prisión por estos delitos. Y con la decisión de Javid su futuro se complica más.

El ministro aseguró que está "satisfecho" de que la policía lo haya capturado y ahora esté tras las rejas "porque infringió la legislación británica". De momento, Assange cumple una condena de 50 semanas de prisión en Reino Unido por romper las condiciones de su libertad condicional en 2012 al refugiarse en la Embajada de Ecuador en Londres para evitar la extradición a Suecia por una presunta investigación de abuso sexual, que el periodista rechaza.

En esta foto de archivo tomada el 23 de abril de 2019, un activista sostiene un cartel junto a otros mientras forma una cadena humana que reclama la libertad del fundador de "WikiLeaks" Julian Assange, en Daca, Bangladesh, el 23 de abril de 2019.
En esta foto de archivo tomada el 23 de abril de 2019, un activista sostiene un cartel junto a otros mientras forma una cadena humana que reclama la libertad del fundador de "WikiLeaks" Julian Assange, en Daca, Bangladesh, el 23 de abril de 2019. Munir Uz Zuman / AFP

Pero Assange, de 47 años, se niega a cumplir una condena en Estados Unidos y ha emprendido una batalla legal para impedirlo. El australiano estaba enfermo y no se presentó a una audiencia en el tribunal de magistrados de Westminster para enfrentar la solicitud de los Estados Unidos. La sesión fue reprogramada para el 14 de junio en la que se espera que se presente por videoconferencia. Un día clave en su proceso, donde podría fijarse una fecha para su extradición.

Pero la "primera confrontación real de argumentos" en los tribunales no será posible hasta dentro de varias semanas o meses, según el redactor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson.

Las cuentas pendientes de Assange con la Justicia

El fundador de Wikileaks no solo deberá luchar contra la solicitud de extradición hacia Estados Unidos, sino también con la de Suecia, donde Assange es requerido por agredir sexualmente a dos mujeres que participaron en un acto celebrado en Estocolmo donde estuvo su portal.

Este país decidió reiniciar los trámites para traerlo de vuelta, luego de que el caso estuviera cerrado, luego de que el presidente de Ecuador Lenín Moreno, le retirara el asilo por "violar reiteradamente convenciones internacionales y el protocolo de convivencia".

Pero Estados Unidos lleva la delantera en este proceso. Según sostiene Washington, en marzo de 2010, el australiano coordinó con la exsoldado Chelsea Manning –que hace nueve años fungía como analista de Inteligencia del Departamento de Defensa bajo el nombre de Bradley Manning- con el fin de acceder y publicar material clasificado del Gobierno.

De esta manera, asegura Washington, fue posible la filtración de WikiLeaks de más de 700.000 documentos confidenciales con información sobre la guerra en Irak y Afganistán, que afectó fuertemente al Gobierno de George W. Bush.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.