Saltar al contenido principal

Trump admite que aceptaría información extranjera sobre su rival

El presidente Donald Trump durante un almuerzo con gobernadores estadounidenses en la Casa Blanca, el 13 de junio de 2019.
El presidente Donald Trump durante un almuerzo con gobernadores estadounidenses en la Casa Blanca, el 13 de junio de 2019. Leah Millis / Reuters

El mandatario recibió una ola de críticas tanto de demócratas como de republicanos luego de afirmar que aceptaría información extranjera sobre un rival en las elecciones de 2020.

ANUNCIOS

Una vez más Donald Trump vuelve al centro de la polémica. El mandatario estadounidense admitió ante un periodista de la cadena 'ABC' que aceptaría información de países como Rusia o China sobre su rival demócrata en las elecciones de 2020.

El jefe de Estado indicó que le "gustaría escuchar, no hay nada de malo en escuchar" y añadió que esto no constituiría "una injerencia".

"Tienen información. Creo que la tomaría. Si pensara que hay algo malo, tal vez iría al FBI", añadió Trump en medio de la entrevista.

Trump desata ola de críticas demócratas y republicanas

Las declaraciones despertaron una tormenta de críticas en las esferas políticas de Estados Unidos. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, indicó que "lo que el presidente dijo anoche muestra claramente, una vez más, que no sabe la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal".

La líder de la mayoría demócrata también resaltó que "no hay sentido, ningún sentido ético en sus comentarios o pensamientos" y añadió que "todos en el país deberían estar completamente desconcertados por lo que el presidente dijo".

Posteriormente, a través de su cuenta de Twiter, Pelosi resaltó que "hubo un ataque a nuestra democracia hecho por los rusos. Esto fue claramente probado por nuestra comunidad de inteligencia. La invitación de Donald Trump a realizar nuevos ataques es peligrosa y es una violación al juramento de su cargo".

Varios demócratas reiteraron su llamado a que se inicie un juicio político contra el jefe de Estado, sin embargo, Pelosi resaltó que sus copartidarios continuarán investigando a Trump y a su Administración antes de que se inicie cualquier procedimiento formal.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, se comprometió a tratar de que se apruebe la legislación que requiere a las campañas reportar de asistencia internacional al FBI.

Mediante Twiter, Schumer indicó que "parece que el presidente no ha aprendido absolutamente nada de los últimos dos años de investigaciones sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016".

No obstante, no solo los demócratas reprobaron las palabras del mandatario. El senador republicano Lindsey Graham, jefe del Comité Judicial, calificó de "error" la afirmación de Trump.

Al mismo tiempo, el congresista acusó a los demócratas de haber aceptado información perjudicial de naciones foráneas sobre oponentes políticos y dijo que cualquier oficial contactado por un Gobierno extranjero que ofrezca información debe dirigirse al FBI.

Por su parte, el senador republicano de Dakota del Sur, Mike Rounds, dijo que "nunca es apropiado seguir a gobiernos extranjeros o a sus agentes para interferir en nuestro proceso electoral".

Entretanto, el líder de la minoría republicana en la Cámara, Kevin McCarthy afirmó que confiaba en que Trump estuviera hablando de forma hipotética.

El fantasma de la trama rusa en 2016 no deja en paz a Trump

La hipotética situación que admitió el mandatario se asemeja a lo ocurrido durante las elecciones de 2016, cuando su hijo Donald Trump Jr., se reunió con una abogada rusa que supuestamente le había ofrecido información que provenía del Kremlin y podía perjudicar a su rival, la demócrata Hillary Clinton.

El hijo del jefe de Estado reconoció que, durante ese encuentro, esperaba conseguir información comprometedora sobre Clinton pero la representante rusa no aportó datos importantes.

Las declaraciones del mandaario se producen a menos de tres meses desde que el fiscal especial Robert Mueller envió su reporte en el que detalló que Rusia llevó a cabo una campaña de influencias para ayudar a Trump a derrotar a Clinton.

Archivo: el fiscal especial Robert Mueller se retira después de informar a los miembros del Senado de los Estados Unidos sobre su investigación sobre una posible colusión entre Rusia y la campaña de Trump.
Archivo: el fiscal especial Robert Mueller se retira después de informar a los miembros del Senado de los Estados Unidos sobre su investigación sobre una posible colusión entre Rusia y la campaña de Trump. Joshua Roberts / Reuters

No obstante, Mueller enfatizó que su informe no exonera al mandatario de una posible obstrucción a la Justicia durante la investigación: "Si hubiéramos tenido la confianza de que el presidente claramente no cometió un delito, lo hubiéramos dicho", dijo Mueller. "Sin embargo, no determinamos si el presidente cometió un delito", puntualizó el exfiscal especial.

Y aunque Trump celebró que no se le haya podido acusar, la trama rusa es una de las armas que sus detractores no pierden oportunidad para usar en contra del mandario, ahora mucho más cuando las elecciones de 2020 empiezan a tomar forma.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.