Saltar al contenido principal

Trump veta el acceso del Congreso a detalles sobre el censo de 2020

El representante del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes,  Elijah Cummings (Dem.), durante la audiencia del comité sobre el desacato del Fiscal General William Barr y dell Secretario de Comercio Wilbur Ross en desacato al Congreso por retener documentos del Censo, en Capitol Hill,  Washington, EE. UU., el 12 de junio de 2019.
El representante del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Elijah Cummings (Dem.), durante la audiencia del comité sobre el desacato del Fiscal General William Barr y dell Secretario de Comercio Wilbur Ross en desacato al Congreso por retener documentos del Censo, en Capitol Hill, Washington, EE. UU., el 12 de junio de 2019. Yuri Gripas / Reuters

La cámara baja se vio negar el acceso a los documentos que explicarían la decisión de agregar una pregunta sobre la ciudadanía de los censados. Un simple dato adicional para el Gobierno, pero los demócratas temen una posible manipulación electoral.

ANUNCIOS

Es el proceso al cual se tienen que someter los estadounidenses cada 10 años desde 1790. El censo permite reunir una gran cantidad de valiosa información para las autoridades, en cuanto a demografía y evolución de los territorios.

Un sondeo que podría parecer anodino, pero el que se avecina, se llevará a cabo en 2020, en pleno año de elecciones generales. Una pregunta recientemente agregada preocupa a los demócratas. Se trata de una casilla que interrogará a las personas sobre si son ciudadanos de Estados Unidos, o no. La oposición pide explicaciones.

Según un estudio publicado este miércoles 12 de junio, aunque el número esté en disminución, permanecen unos 10.5 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Ellos representan cerca del cuarto del total de inmigrantes y el 3,2 % de la población del país.

Un censo que surgirá en plena campaña

El temor acerca de la modificación del censo, la primera desde 1950, radica en que estas personas, por miedo de una eventual represión, no respondan al cuestionario y se queden por fuera de los radares oficiales.

El censo no solamente contabiliza a los habitantes, sino que define también temas de suma importancia como lo son la distribución de los fondos federales, las circunscripciones para la Cámara de Representantes y la representación del Colegio Electoral, el cuerpo que elige al presidente. Por ende, la oposición demócrata a Donald Trump teme que detrás de la inclusión de esta pregunta exista en realidad un acertado cálculo político que terminaría por favorecer a los conservadores.

De hecho, unos documentos que pertenecían a un estratega republicano fallecido el año pasado abogan a favor de la instauración de este cuestionamiento con el fin de lograr redibujar algunos distritos electorales y favorecer así al partido Republicano.

Fueron esas dudas las que llevaron al Comité de Supervisión de la Cámara Representantes, que se encuentra bajo control demócrata, a solicitar información relativa a la inclusión de la polémica pregunta en el censo. El comité que dirige Elijah Cummings había hecho la solicitud de dichos documentos el pasado mes de abril, pero fue rechazada por el secretario de Comercio, Wilbur Ross, cuya agencia depende la Oficina del Censo, y por el fiscal general, William Barr.

Un nuevo pulso entre Trump y los demócratas

Ante la insistencia de los demócratas, el presidente Trump decidió bloquear las intenciones de la oposición invocando el "privilegio ejecutivo", una doctrina que permite al líder de la Casa Blanca oponerse a la la difusión de materiales que utiliza la rama ejecutiva y así, vetar la entrega de dichos documentos al Comité de Supervisión de la Cámara Baja.

Tras la iniciativa de Trump, el Comité procedió a dar luz verde a una resolución de desacato en contra del secretario de Comercio, Wilbur Ross y del fiscal general de EE.UU., William Barr, por haberse negado a entregar la información solicitada. La moción contó con 24 votos a favor (incluyendo un republicano) y 15 en contra.

El siguiente paso es que dicha resolución pasará al pleno de la Cámara Baja y, de obtener el respaldo de la mayoría, permitiría que Cummings pida a un tribunal federal que obligue a esos funcionarios a entregar al Congreso los documentos sobre la pregunta de ciudadanía en el censo.

Mientras recibía a su homólogo polaco, el empresario defendió la utilidad de esta nueva pregunta y estimó "ridículo hacer un censo sin preguntar" a las personas "si son ciudadanos o no".

Actualmente el tema está en manos del Tribunal Supremo, que espera tomar una decisión pronto al respecto.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.