Saltar al contenido principal

Carrie Lam, "la marioneta de Beijing", en la mira de los manifestantes en Hong Kong

Un manifestante agita un retrato de Carrie Lam en los colores de China durante la manifestación del domingo 9 de junio en Hong Kong.
Un manifestante agita un retrato de Carrie Lam en los colores de China durante la manifestación del domingo 9 de junio en Hong Kong. Dale De La Rey / AFP

Al defender el proyecto de ley de extradición hacia China, Carrie Lam, quien hasta ahora se presentaba como la garante del principio "un país, dos sistemas", apreciada en Hong Kong, se convirtió en la oveja negra para los manifestantes.

Anuncios

"La única responsable de este movimiento es Carrie Lam. Todos nosotros estamos aquí a causa de ella y solo ella puede dispersar la multitud enterrando el proyecto de ley". Jimmy Sham Tsz-kit, uno de los líderes de la protesta en Hong Kong, anunció así el miércoles 12 de junio al personaje clave que agrupa a todos los opositores al proyecto de ley cuyo objetivo es autorizar las extradiciones hacia China continental.

Carrie Lam, de 62 años, jefe ejecutiva del territorio semi-autónomo de Hong Kong desde hace dos años, no se inmutó tras la monstruosa manifestación que reunió cientos de miles de personas el pasado domingo: rechazando cualquier posibilidad de retirar el proyecto de ley o de retrasar su examen, también previno a la oposición contra toda "acción radical". La mujer que constantemente debe defenderse de ser "la marioneta de Beijing" sin embargo aseguró no haber recibido "ninguna instrucción ni ninguna orden de Bejing para llevar a cabo este proyecto de ley".

Pero parece que sus declaraciones no convencieron ni disuadieron la presencia de manifestantes en las calles: el miércoles fueron miles los que desfilaban nuevamente. En la mañana los manifestantes se tomaron brevemente la avenida Tim Wa… a dos pasos de las oficinas de Carrie Lam. Ante la numerosa multitud, el LegCo, Parlamento local, dominado por los diputados pro-Beijing, anunció el aplazamiento a una "fecha posterior" los debates en torno al proyecto de ley. Pero los manifestantes exigen la suspensión pura y dura del proyecto de ley que facilitaría las extradiciones hacia China.

Carrie Lam, de "niñera" a "dama de hierro"

Ante esta protesta de una magnitud inédita desde el Movimiento de los Paraguas de 2014, todas las miradas se volcaron hacia la mujer conocida como la "dama de hierro" y "la combatiente".

Tras una larga carrera en la función pública, la doctora en topología algebraica, de pelo corto y look austero, se labró un lugar en la escena política en el seno del gobierno de Leung Chun-ying, donde su lealtad y su eficacia para acabar con el desorden le valieron ser considerada como "la niñera".

Esta fidelidad hizo que se convirtiera en 2017 en la primera mujer en dirigir el gobierno de Hong Kong. Pero su popularidad nunca estuvo en la orden del día. Nombrada por un colega miembro de los grandes electores de Beijing (entre los cuales obtuvo apenas 777 votos entre 1.200), la mujer que prestó juramento en presencia del presidente chino Xi Jinping nunca fue considerada como una figura legítima por los defensores de los derechos cívicos.

Tras esta nominación, Carrie Lam mantuvo un perfil bajo, demostrando que se consideraba como "un puente" entre Hong Kong y Beijing y que haría respetar el principio "un país, dos sistemas" inscrito en La Declaración común sino-británica de 1984… que establece principalmente una justicia independiente para la "región administrativa especial" hasta 2047.

Con su proyecto de ley cuyo objetivo es autorizar las extradiciones hacia China, Carrie Lam demuestra que frente a las aspiraciones liberales de Hong Kong ella antepone, según los manifestantes, la política autoritaria de Beijing.

Hong Kong: ¿por qué los manifestantes quieren tumbar la ley de extradición?

El miércoles en la tarde, la "dama de hierro" jugó la carta de la emoción en un discurso transmitido por televisión pro-gubernamental. "Las personas dicen que traicioné a Hong Kong. ¿Cómo habría podido traicionar a Hong Kong? Nací y fui educada aquí. Crecí con las personas de Hong Kong. Hice muchos sacrificios personales por este lugar", declaró con lágrimas en los ojos destacando que en calidad de madre ella no cedía cuando sus hijos le pedían alguna cosa.

¿Cederán Carrie Lam y, mayoritariamente, China? El lunes en France 24 el economista Jean Paul Tchang estimó: "El contexto internacional del enfrentamiento sino-estadounidense permite pensar que Beijing no va a ceder. En un clima general de guerra fría, Hong Kong es considerado por Beijing como un peón suplementario susceptible de ser utilizado por Occidente al igual que Tíbet, Taiwán o Xinjiang. Según este punto de vista, no hay posibilidad de marcha atrás".

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.