Saltar al contenido principal

“Tengo miedo de ser acosada y burlada”: entre lágrimas, Amanda Knox narra su historia en Italia

Amanda Knox llora mientras habla en el Festival de Justicia Criminal de Módena, Italia, el 15 de junio de 2019.
Amanda Knox llora mientras habla en el Festival de Justicia Criminal de Módena, Italia, el 15 de junio de 2019. Guglielmo Mangiapane / Reuters

Los errores judiciales que llevaron a la estadounidense Amanda Knox a pasar años en una prisión italiana antes de ser declarada inocente fueron protagonistas en el foro sobre justicia criminal que se lleva a cabo este sábado 15 de junio en Módena.

ANUNCIOS

Volver a Italia no fue nada fácil para Amanda Knox y algunos creen que es una locura. Y no es para menos: la estadounidense pasó cuatro años en una prisión de ese país, acusada de un crimen que, aparentemente, no cometió.

Knox pagó prisión preventiva por la muerte en 2007 de su compañera de vivienda en Perugia (centro de Italia) Meredith Kercher, quien fue encontrada muerta en una habitación con 47 heridas de apuñalamiento y un corte en el cuello.

Después de un largo proceso judicial, del que finalmente fue absuelta, la comunicadora social aceptó la invitación al Festival de Justicia Criminal, que tuvo lugar este sábado 15 de junio en Módena. Fue la primera vez que Knox regresó a Italia desde que fue absuelta del asesinato de Kercher.

Amanda Knox participó en un panel el Festival de Justicia Criminal en Módena, Italia, el 15 de junio de 2019.
Amanda Knox participó en un panel el Festival de Justicia Criminal en Módena, Italia, el 15 de junio de 2019. Guglielmo Mangiapane / Reuters

Entre aplausos y lágrimas, contó en un desgarrador relato cómo una serie de errores judiciales cambió su vida.

"En la escena mundial, yo no era una acusada, inocente hasta que se probara su culpabilidad. Era una puta astuta, psicópata, sucia y drogada. Culpable hasta que se demostrara lo contrario", afirmó durante su panel "Juzgada por los medios".

"Mucha gente piensa que estoy loca por venir aquí. Me dijeron que no era seguro, que me atacarían en las calles, que me acusarán falsamente y que me enviarán de vuelta a la cárcel”, agregó.

Un conjunto de costosos errores judiciales

En un primer momento, Amanda Knox y su pareja del entonces, el italiano Raffaele Sollecito, fueron condenados en 2009 a 26 y 25 años de cárcel por la muerte de Kercher.

Knox y Sollecito fueron absueltos en primer lugar en 2011. Sin embargo, una corte de apelaciones los volvió a condenar en 2014 a 28 y 25 años, ya con Knox en suelo estadounidense. En 2015 fueron finalmente declarados inocentes por el Tribunal Supremo.

El único que hoy cumple condena es el marfileño Rudy Guede, acusado de haber estado en la escena del crimen y de haber sujetado a la víctima, como una represalia por haberse negado a participar en un juego sexual.

Knox solo acabó condenada a tres años de cárcel por calumnias contra Guede, convalidados por su tiempo en prisión preventiva, y tras su excarcelación en 2011 abandonó Italia y regresó a Estados Unidos para no volver… hasta ahora.

El de Amanda Knox es apenas uno de muchos casos

Durante el foro de justicia criminal, Knox y su novio Christopher Robinson lideraron la primera mesa redonda con el objetivo de crear conciencia sobre los errores judiciales y promocionar su libro.

“Orgulloso de esta mujer, mi heroína @amandaknox, y orgulloso de esta pieza de escritura: "Amanda Knox: tu contenido, mi vida”, escribió Robinson en su cuenta de Twitter a su llegada a Italia el pasado miércoles 12 de junio.

Durante el panel, de repente la estadounidense rompió en llanto al escuchar las dolorosas historias de los invitados.

Knox se acercó a Peter Pringle, un hombre irlandés que fue acusado en 1980 de asesinar a un policía y pasó varios años en la cárcel antes de que se revocara su condena.

La exalumna estadounidense de 31 años también habló con Angelo Massaro, un italiano que pasó 21 años en la cárcel tras la condena por un asesinato del que luego fue declarado inocente.

Al hablarles de su caso, aseguró que “tengo miedo hoy, ahora, miedo de ser acosada, miedo de ser burlada (…) y me temo que habrá nuevas acusaciones en mi contra solo porque vengo aquí para contar mi versión de los hechos”.

Y concluyó: "sé que mucha gente piensa que soy mala, que no pertenezco a este lugar. Algunos incluso han afirmado que solo por estar aquí, por mi presencia, estoy traumatizando de nuevo a la familia Kercher y profanando la memoria de Meredith. Están equivocados".

El pasado 24 de enero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Italia a indemnizar con 18.400 euros a la estadounidense Amanda Knox por diversas violaciones de sus derechos durante el proceso por el enigmático asesinato de Meredith Kercher.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.