Saltar al contenido principal

Tras meses de negociación, Bachelet viajará a Venezuela y se reunirá con Maduro y Guaidó

La alta comisionada para los DD. HH. de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se dirige a un simposio titulado "AHD al-Aman" en la capital tunecina, Túnez, el 13 de junio de 2019.
La alta comisionada para los DD. HH. de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se dirige a un simposio titulado "AHD al-Aman" en la capital tunecina, Túnez, el 13 de junio de 2019. Fethi Belaid / AFP

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU estará en el país del 19 al 21 de junio. Una visita que ha tardado en concretarse por su interés en ser neutral y que la llevará a reunirse con casi todos los implicados del devenir venezolano.

Anuncios

Para algunos, la crisis en Venezuela es culpa del Gobierno oficialista. Para otros, la situación se debe a un complot económico y político, orquestado desde fuera. Mientras que, en el medio, la sociedad lidia con una carencia sanitaria, una falta de alimentos y una billetera que día tras día pierde su valor. Es en este contexto que Michelle Bachelet pisará, entre el 19 y el 21 de junio, suelo venezolano.

Naciones Unidas confirmó que su alta comisionada para los Derechos Humanos visitará entre esos días el país, con una agenda que busca ser lo más neutral posible. Bachelet no solo se verá con el presidente Nicolás Maduro y parte de la Asamblea Nacional Constituyente, sino también, por separado, con representantes de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó y hasta con líderes religiosos, sectores de la sociedad civil y delegados de sindicatos y universidades.

Y es que, el titular con las palabras 'ONU' y 'Venezuela', resulta jugoso para todas las partes. Si Bachelet ha demorado meses esta misión es en parte por eso, y porque su oficina ha tenido que negociar con las autoridades venezolanas los términos de sus encuentros y sus acciones. Es así como además tratará a víctimas y familiares de abusos y violaciones de derechos humanos; al presidente de la Corte Suprema, Maikel Moreno; al fiscal general Tarek William Saab; y al defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz.

Bachelet: "Nuestro rol es ser independientes"

Desde 2018, Naciones Unidas ha tenido sobre la mesa una invitación del presidente Maduro y de su Gobierno. El viaje se hace en el marco de esta propuesta y de la solicitud de la oficina de Bachelet para visitar el país. Solo que, en pro de no condicionar una postura política, la expresidenta de Chile se ha tomado el tiempo de planificar que ni el oficialismo, ni la oposición, u otro actor político, use su visita para fines propios. Porque incluso la oposición envió en noviembre pasado una carta pidiendo a Bachelet verificar las "violaciones de derechos humanos y torturas del régimen".

"Nuestro rol es ser independientes, imparciales, objetivos y no selectivos. Tenemos que ir con esa neutralidad a conversar con todas las partes. Eso es lo que yo quiero realmente cuidar: la objetividad, la neutralidad, no ser parte de ningún otro tipo de estrategia, de nadie", llegó a decir Bachelet en abril, cuando adelantó que la visita tendría lugar en un plazo "relativamente corto".

No obstante, que Bachelet haya aceptado la invitación de Maduro hoy podría verse como una pérdida de objetividad, aunque en 2018 la alta comisionada defendía así su mirada: "Lo que puedo garantizar es que tengo un cargo con un mandato muy claro. Vaya o no vaya a Venezuela, el trabajo de monitoreo y reporte se va a hacer de todas maneras".

En esa línea, en marzo de este año, Michel Bachelet denunció desde Ginebra "torturas, asesinatos y una crisis social" no reconocida en Venezuela. Lo hizo luego de que una misión de avanzada estuviera en el país para comprobar que se daban las condiciones de su viaje. Entonces Bachelet no dudó en hablar sobre los apagones y cortes de luz, agua y gas, sobre los que aseguró que "simbolizan los problemas de infraestructura que afronta el país (…) una profunda crisis de derechos humanos (en la que) más de tres millones de personas han huido en busca de alimentos, atención médica, trabajo y protección".

Sin embargo, en la otra cara de la moneda, Bachelet garantizó que su oficina de la ONU no es una oficina de asistencia humanitaria y rechazó que la solución para el país fuera una "salida de fuerza", sino una solución desde los "propios venezolanos".

Última llamada a los venezolanos que quieran entrar a Perú

Por ahora, está previsto que Bachelet haga en Caracas una declaración final sobre su visita, que ya cuenta con una manifestación programada. Guaidó, que ha tildado su presencia como un "logro de la protesta", convocó a los venezolanos a salir a la calles para "visibilizar la emergencia y que el régimen no pueda ocultar la tragedia".

Una emergencia que ignora los usos políticos y que para Naciones Unidas es visible dentro y fuera del país, con el flujo migratorio de venezolanos en Latinoamérica. Ellos, este viernes 14 de junio, volvieron a escenificar una vez más la problemática.

Los venezolanos hacen fila frente a la oficina de inmigración, antes de la fecha límite del 15 de junio para que todos los inmigrantes venezolanos tengan visas y pasaportes válidos, en Tumbes, Perú, el 14 de junio de 2019.
Los venezolanos hacen fila frente a la oficina de inmigración, antes de la fecha límite del 15 de junio para que todos los inmigrantes venezolanos tengan visas y pasaportes válidos, en Tumbes, Perú, el 14 de junio de 2019. Guadalupe Pardo / Reuters

Miles están en la frontera con Perú, en el último intento de ingreso, antes de que el Gobierno andino endurezca los requisitos de entrada. Y es que, a partir de este sábado 15 de junio, todo venezolano que quiera migrar al país tendrá que tener un visado y un pasaporte válidos, solicitados en sus consulados, y que en Venezuela alcanzan el precio de entre 200 y 500 dólares.

Una dura medida con la que el Gobierno peruano pretende controlar la llegada de venezolanos, de los cuales 800.000 ya han convertido a Perú en el segundo país de acogida de Latinoamérica, por detrás de Colombia. "Nuestro país ha abierto sus brazos a más de 800.000 venezolanos. Creo que es completamente lógico y justificado pedirles que traigan visas para garantizar un mejor control de quien ingresa", ha justificado el presidente Martín Vizcarra.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.