Saltar al contenido principal

Sudán: el destituido presidente Omar al-Bashir comparecerá ante la justicia por corrupción

Foto de archivo del presidente sudanés, Omar al-Bashir, cuando se dirigió a la reunión del Comité de Diálogo Nacional en el Palacio Presidencial en Jartum, Sudán, el 5 de abril de 2019.
Foto de archivo del presidente sudanés, Omar al-Bashir, cuando se dirigió a la reunión del Comité de Diálogo Nacional en el Palacio Presidencial en Jartum, Sudán, el 5 de abril de 2019. Mohamed Nureldin Abdalla / Reuters

El expresidente Omar al-Bashir, depuesto por el Ejército después de una masiva ola de protestas, comparecerá ante un tribunal por cargos de corrupción la próxima semana. Así lo confirmó el fiscal general de Sudán, Al-Walid Sayyed Ahmed.

ANUNCIOS

Después de estar 30 años en el poder, al-Bashir se verá cara a cara con la justicia. Aunque Ahmed no especificó el día, aseguró que deberá responder a las acusaciones de corrupción y posesión ilegal de moneda extranjera. Según el fiscal, el exmandatario también tendrá que justificarse por las sospechas de lavado de dinero y "financiamiento del terrorismo".

El pasado 13 de junio, la Fiscalía General lo acusó formalmente de posesión ilegal de fondos después de que, al registrar su domicilio, encontraran cerca de seis millones de euros, unos 351.000 dólares en efectivo, así como 5 millones de libras sudanesas. "Esta decisión es el resultado de una investigación iniciada en abril pasado", explicó Elodie Cousin, corresponsal de France 24 en Jartum.

El juicio de al-Bashir será una prueba para determinar cuán serio será el Consejo Militar de transición del país para tratar de borrar su legado y emprender una salida hacia un gobierno de carácter civil. Ahmed aseguró que el proceso se iniciará después de que concluya el periodo de apelación, que dura una semana. al-Bashir quedó a merced de las autoridades luego de su destitución el pasado 11 de abril y su posterior arresto por parte del Ejército.

Aasesinatos de manifestantes, otro cargo que compromete a al-Bashir

Además del delito de corrupción, el presidente depuesto también está siendo procesado por el asesinatos de manifestantes durante la represión de las protestas en diciembre de 2018, luego de que el gobierno triplicara el precio del pan y que dio inicio a una masiva movilización producto del fuerte descontento social.

Una foto de archivo tomada el 1 de abril de 2019, en el que el presidente sudanés Omar al-Bashir se dirigió al parlamento en la capital, Jartum, en su primer discurso de este tipo desde que impuso el estado de emergencia en todo el país el 22 de febrero.
Una foto de archivo tomada el 1 de abril de 2019, en el que el presidente sudanés Omar al-Bashir se dirigió al parlamento en la capital, Jartum, en su primer discurso de este tipo desde que impuso el estado de emergencia en todo el país el 22 de febrero. Ashraf Shazly / AFP

La Fiscalía también informó que ha investigado 41 cargos contra antiguos "símbolos del régimen caído", la mayoría de ellos relacionados con delitos de "posesión de tierras". "Se han abierto 41 criminales contra los símbolos del régimen anterior y las medidas para capturar e investigar se completarán la próxima semana", agregó Ahmed en una conferencia de prensa en Jartum, sin dar más detalles.

"Para los sudaneses, los líderes actuales son los 'hijos de al-Bashir'", señaló Cousin. "Entonces, condenar a al-Bashir demostraría que hay una ruptura con el antiguo régimen, afirmación que los civiles reclaman desde el comienzo de la revuelta".

El fiscal pasó por alto la investigación paralela de la junta militar

Por separado, un comité establecido por el Consejo de transición militar para investigar una represión mortal en un campamento de protesta en el centro de Jartum, la capital del país, a principios de junio, encontró que varios oficiales eran responsables.

Durante sus declaraciones, sin embargo, el fiscal general no mencionó la investigación que está realizando el Consejo Militar sobre la violenta dispersión de las manifestaciones del 3 de junio lideradas por el Ejército frente al su cuartel general en Jartum, en la que según un comité de médicos cercanos a la protesta, habrían muerto unas 120. Las autoridades, por su parte registraron solo 61 muertos.

Los manifestantes utilizan neumáticos quemados para erigir una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar Transicional entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 3 de junio de 2019.
Los manifestantes utilizan neumáticos quemados para erigir una barricada en una calle, exigiendo que el Consejo Militar Transicional entregue el poder a los civiles, en Jartum, Sudán, el 3 de junio de 2019. Stringer / Reuters

El 13 de junio, el Consejo Militar, que reconoció por primera vez haber ordenado la dispersión de esta protesta, lamentando que "hayan ocurrido errores" y anunció una investigación.

Abderrahim Badreddine, portavoz de la comisión militar que lidera dicha pesquisa, dijo en televisión estatal que el informe no estaba finalizado, pero reveló hallazgos preliminares que dan cuenta de que “oficiales y soldados ingresaron al sitio de la manifestación sin órdenes de sus superiores". Ellos "no formaban parte de las tropas que debían realizar la operación, conocida localmente como Columbia".

Con EFE, Reuters y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.