Saltar al contenido principal

El Gobierno francés detiene un megaproyecto de minería en la Amazonía

Se estima que el 96% del territorio de Guayana francesa está cubierto por selva. Foto tomada en el sector de Dorlin, en el sur del departamento, el 1 de diciembre de 2012.
Se estima que el 96% del territorio de Guayana francesa está cubierto por selva. Foto tomada en el sector de Dorlin, en el sur del departamento, el 1 de diciembre de 2012. Jody Amiet / AFP

Las autoridades desestimaron la polémica ‘Montaña de Oro’, que ha tenido en vilo a la Guayana francesa. Pero los promotores de este proyecto, que choca con las metas ambientalistas del Ejecutivo, aún no se rindieron y denuncian posturas políticas.

ANUNCIOS

“El proyecto actual de la ‘Montaña de Oro’ es incompatible con las exigencias de protección del medio ambiente”. Así se pronunció el ‘Consejo de Defensa ecológica’, una entidad creada bajo los auspicios del Gobierno francés para “responder a la emergencia climática”.

Una declaración que podría acabar con las intenciones del consorcio ruso-canadiense, que buscaba cavar una fosa de 250 metros de profundidad por 400 metros de ancho en cercanías de una reserva natural, con el fin de extraer unas 85 toneladas de oro.

Un proyecto que despertó la ira de los ambientalistas y diversas organizaciones de la sociedad civil local, que conformaron un colectivo que luchó con todas sus fuerzas contra las multinacionales y a favor de una inflexión del Gobierno. En una entrevista con France 24, uno de los portavoces de ‘Or de question’ detalló los temores suscitados por esta posible explotación.

Un gigantesco proyecto minero que choca con las posturas ambientales del propio Gobierno

En pleno auge de los partidos verdes en las elecciones europeas y en medio de la búsqueda de resultados concretos en materia ambiental, el Estado francés prefirió dar la espalda a una ‘Montaña de Oro’ que inicialmente no rechazaba. El propio Emmanuel Macron había defendido esta mina cuando fue ministro de Economía, en 2015 pero finalmente dio marcha atrás en su postura.

“No hay absolutamente ninguna base legal para decir que el proyecto no se dará”, respondió en una tribuna el presidente de la Compañía minera Montagne d'Or (montaña de oro), Pierre Paris, quien denunció una “cascada de información a menudo errónea, a veces falsificada a propósito”. El empresario resaltó que la cancelación de la mina a cielo abierto sería una oportunidad perdida para el departamento suramericano, que seguirá sufriendo en paralelo de la explotación ilegal del precioso metal.

Mismo desconcierto en el gremio de patrones, el MEDEF. “Es inaceptable que el futuro de Guyana dependa de los lobbies ambientales desconectados de nuestro entorno y que, de hecho, dejen nuestro territorio en manos de contaminadores ilegales que escapan a cualquier control”, aseveró la organización, que representa la opinión de buena parte de la elite política y económica local, que veía con buenos ojos los 750 empleos directos y los 3.000 indirectos que fueron prometidos.

De hecho, los defensores del proyecto no se declaran derrotados todavía. “Aún se requiere un largo trabajo de estudio para que nuestra compañía lo presente a la administración para su autorización”, precisó Pierre Paris.

El departamento suramericano sigue buscando la manera de afianzar su desarrollo

Ya que ninguna solicitud formal de explotación ha sido presentada, el Gobierno no puede simplemente rechazar la mina. Un vacío legal que hace temer a los opositores que la ‘Montaña de Oro’ no se haya esfumado del todo y que, con arreglos, sus impulsores logren darle nueva vida al proyecto.

El colectivo ‘Or de Question’ “se inquieta que estas declaraciones dejen la posibilidad a la compañía minera, al ver la puerta cerrada, de regresar por la ventana con modificaciones de su proyecto”, según se resaltó en un comunicado.

Mina o no, se plantea nuevamente la cuestión del desarrollo de la Guayana francesa, un territorio plagado por el desempleo y la falta de inversión. Ante la confusión y las dudas pendientes, el ministro de la transición ecológica, François de Rugis, canceló a último momento su visita prevista al departamento.

Algo que no es visto con buenos ojos por los habitantes, en particular tras lo pactado con los guayaneses hace dos años, después de que se tomaron masivamente las calles para denunciar el olvido de París.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.