Saltar al contenido principal
Reporteros

Ido pero no olvidado: Kazajistán después de Nursultán Nazarbayev

Nursultán Nazarbayev, el primer y único presidente que ha conocido Kazajistán desde 1991 tras la disolución de la Unión Soviética, anunció su retiro de la vida política del país para dar paso a un nuevo sucesor una situación que era inimaginable hasta hace poco. A pesar de ello, muchos aseguran que 'Elbassy' o líder de la nación, no perderá el control del país a pesar de su salida.

ANUNCIOS

Kazajistán es un país ubicado en Asia central que tomó su independencia en el año 1991 después de la disolución de la Unión Soviética. Desde ese entonces solamente ha conocido a una persona como gobernante: Nursultán Nazarbayev, un hombre formado en las filas soviéticas y que estableció una manera distinta de dirigir la nación.

Ese país vivió un proceso electoral inédito el 9 de junio de 2019, donde por primera vez en tres décadas se elegiría a un presidente sin que Nazarbayev estuviese entre los aspirantes.

El líder sorprendió a su país en marzo de 2019, durante un discurso televisado donde expresó que le pondría fin a su mandato. Muchas son las interrogantes que rodean la decisión pero lo que sí es cierto es que deja una imagen de líder y ejemplo a emular, según una parte de la población.

El líder y su culto a la personalidad

A pesar de las dudas que surgieron tras la decisión, la medida no es del todo nueva para el ahora exmandatario. Nazarbayev, junto a su equipo de trabajo, preparó su retiro desde el año 2010. En aquel entonces una ley le otorgó el título de 'Primer Presidente' en la Constitución al tiempo que recibió inmunidad de por vida, secreto bancario y otros privilegios.

Asimismo se estableció que se le debe consultar sobre decisiones importantes, de hecho una carretera comunica el palacio presidencial con su nueva oficina, un lugar vanguardista diseñado para ejemplificar la visión futurista que el expresidente tiene de la capital kazaja.

Del proceso electoral resultó electo Kassym-Jomart Tokayev, una figura cercana al exmandatario y quien había tomado previamente su testigo como presidente interino de la nación. Su primera decisión al frente del ejecutivo fue cambiar el nombre de la capital, la cual pasó de llamarse Astaná a Nur-Sultan, en honor al presidente dimitido.

Apodado ‘Elbassy’ o líder de la nación, presentó un mandato sustentado en una importante apertura política tanto para Occidente como para el resto de Asia. En sus años al frente logró fundar la Unión de Naciones Euroasiáticas, en la cual participa Rusia, y fue clave para lograr la paz en Siria.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.