Saltar al contenido principal
Copa América

Preocupación por la baja asistencia de público a los estadios de la Copa América

Pocos aficionados en una tribuna durante el partido Uruguay vs. Ecuador del Grupo C de la Copa América, en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, el 16 de junio de 2019.
Pocos aficionados en una tribuna durante el partido Uruguay vs. Ecuador del Grupo C de la Copa América, en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, el 16 de junio de 2019. Paulo Fonseca / EFE

La imagen de los estadios con poco público ha sido una constante en los primeros días de la Copa América Brasil 2019, algo anormal para el país con mayor cantidad de títulos mundiales. El alto costo de las boletas podría ser una de las causas.

Anuncios

El fútbol es una fiesta y si bien los jugadores son los actores encargados de poner el espectáculo, los aficionados son el alma y los animadores en cada partido. Mas aún en los grandes torneos.

Por eso ha sorprendido que en los primeros días de la Copa América 2019 ese colorido y ambiente festivo no haya sido masivo en los estadios de Brasil, país que alberga por tercera vez en seis años un evento magno tras el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Brasil es un país que vive y respira por el fútbol y su selección es la que cuenta con mayor cantidad de títulos en Mundiales (5) y el tercero en el historial de la Copa América con ocho títulos, el último de ellos en la edición del año 2007 celebrada en Venezuela.

En la actual edición, el promedio de espectadores en los cinco primeros partidos de la Copa América ha sido de 25.801, casi menos de la mitad que hace tres años, en la edición especial del centenario celebrada en Estados Unidos, donde se registró un récord de asistencia. Los números se asemejan más a la edición de 2015 en Chile, cuyo promedio fue de 25.223 espectadores por partido.

Pero hay una diferencia sustancial en la comparación, pues los estadios en Chile tenían en su mayoría entre 15.000 y 30.000 asientos, mientras que los de Brasil doblan esa cifra. El estadio más pequeño tiene capacidad de 47.000 espectadores en el Arena do Corinthians, en Sao Paulo.

Los precios de las boletas, una de las principales causas de la baja asistencia

Más allá de que pareciera que a muchos aficionados no les genera entusiasmo la Copa América y por eso muchos no han asistido a los estadios en Brasil, una tesis que podría explicar el fenómeno es el de los altos precios de las localidades.

Algunos asientos para la inauguración valían 590 reales (151 dólares), mientras que hay boletas para la final cuyo valor alcanza los 890 reales (228 dólares), apenas por debajo del salario mínimo nacional que equivale a 998 reales por mes en el país más grande de América Latina.

Las boletas más económicas están en 60 reales (unos 15 dólares) para los brasileños y en 120 reales (unos 30 dólares) para los extranjeros.

Panorámica del estadio Maracaná durante el partido Paraguay-Catar, que registró baja asistencia de público, en la Copa América, el 16 de junio de 2019, en Río de Janeiro, Brasil, el 16 de junio de 2019.
Panorámica del estadio Maracaná durante el partido Paraguay-Catar, que registró baja asistencia de público, en la Copa América, el 16 de junio de 2019, en Río de Janeiro, Brasil, el 16 de junio de 2019. Julio César Guimarães / EFE

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Alejandro Domínguez, admitió que está preocupado por la baja afluencia de público, pero respaldó a la organización.

“Preocupa, claro que preocupa (...) Aquí, en un país donde se vive el fútbol, sí quisiera que las personas participen. Hay partidos con mucha gente y otros que lamentablemente no tienen mucho”, sostuvo Domínguez el pasado domingo en diálogo con periodistas. “Uno quiere que la gente venga y vea a los mejores futbolistas del mundo”, agregó Domínguez, quien espera que para los próximos partidos aumente la presencia de público.

Sin embargo, la recaudación ha sido buena, pues los precios doblan los del campeonato local brasileño. De hecho, el Brasil-Bolivia que dio apertura al torneo es el que más dinero ha dejado en la historia del fútbol brasileño con 22,4 millones de reales (5,7 millones de dólares). Esto a pesar de que no se llenó el estadio Morumbi de Sao Paulo.

El partido entre Argentina y Colombia en el Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía tuvo a unos 35.000 asistentes, una asistencia aceptable, mientras que el debut de Uruguay y Ecuador contó con apenas 13.000 espectadores.

No se llenará tampoco, en principio, ese mismo estadio este martes 18 de junio para el partido en que Brasil enfrentará a Venezuela en Salvador, siendo esta una de las regiones del país con más seguidores de su selección. Así lo confirma la disponibilidad de boletas a falta de un día del partido.

Otro motivo de la baja afluencia de público puede ser la sequía de títulos de la ‘canarinha’, incluido el trauma que dejó el "Mineirazo" frente a Alenania en las semifinales del Mundial de 2014, donde el seleccionado perdió por 7-1.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.