Saltar al contenido principal

El equipo que investiga el derribo del MH17 señala a tres sospechosos rusos y un ucraniano

El Equipo de Investigación Conjunta internacional desvela los últimos avances en la investigación del accidente del MH17 en 2014, el 19 de junio en Nieuwegein, Países Bajos.
El Equipo de Investigación Conjunta internacional desvela los últimos avances en la investigación del accidente del MH17 en 2014, el 19 de junio en Nieuwegein, Países Bajos. Robin van Lonkhuijsen / ANP / AFP

Un equipo de investigadores acusó de "asesinato" a tres rusos y un ucraniano por su implicación en el lanzamiento del misil que en 2014 mató a 298 pasajeros. Según el grupo internacional, Rusia habría proporcionado el lanzamisiles.

Anuncios

Cinco años después, el caso del derribo del avión de Malaysia Airlines, que cumplía con el vuelo MH17, tendrá su juicio. El Equipo de Investigación Conjunta (JIT), responsable de esclarecer lo ocurrido y atribuir cargas penales, fijó para el 9 de marzo de 2020 el día en el que sus hallazgos llegarán por primera vez a un tribunal. Y estos no benefician en nada a Rusia.

Este 19 de junio, el grupo internacional dio un adelanto y responsabilizó a tres funcionarios rusos y a un ucraniano del "asesinato" de los 298 pasajeros que iban a bordo (turistas y tripulantes), y que el 17 de julio de 2014 murieron por un misil en el este de Ucrania, zona de conflicto entre el Ejército y los separatistas prorrusos.

Un miembro del Ministerio de Emergencias camina en el sitio del accidente aéreo de Malaysia Airlines Boeing 777 cerca del asentamiento de Grabovo (Hrabove) en la región de Donetsk, Ucrania, el 17 de julio de 2014.
Un miembro del Ministerio de Emergencias camina en el sitio del accidente aéreo de Malaysia Airlines Boeing 777 cerca del asentamiento de Grabovo (Hrabove) en la región de Donetsk, Ucrania, el 17 de julio de 2014. Maxim Zmeyev / Archivo / Reuters

Según el JIT, estos cuatro sospechosos tuvieron un rol activo al transportar y permitir lanzar dicho misil, pero lo más problemático de su anuncio es que disponen de "pruebas suficientes" para demostrar que "Rusia proporcionó el lanzamisiles".

"Se considera que estos sospechosos han desempeñado un papel importante en la muerte de 298 civiles inocentes (…) Aunque puede que ellos mismos no presionaran el botón, sospechamos que cooperaron estrechamente para el lanzamisiles estuviera donde estaba, con el objetivo de derribar un avión", dijo desde la ciudad de Nieuwegein el fiscal jefe, el neerlandés Fred Westerbeke.

El Equipo de Investigación solicitó el arresto de los sospechosos

Es en Países Bajos donde en 2020 tendrían que comparecer lo rusos Sergey Dubinsky, Oleg Pulatov e Igor Girkin, además del ucraniano Leonid Kharchenko, nombres que han sido informados a las familias de las víctimas. Para cada uno, el Equipo de Investigación ha emitido una orden de arresto internacional, para que en marzo se enfrenten a los cargos de "asesinato". Si la anterior oración está en condicional es porque Rusia desconfía del proceso y ya ha rechazado entregar a cualquiera de sus ciudadanos.

El equipo JIT, formado por australianos, belgas, malasios, ucranianos y neerlandeses, ya lo intuía. En su rueda de prensa explicó que Rusia no ha cooperado con la pesquisa y que es probable que los sospechosos deban ser juzgados en ausencia. De hecho, el ministro neerlandés de Justicia, Ferdinand Grapperhaus, asegura que el país ha tomado "medidas diplomáticas" no específicas contra Moscú por no cumplir con los requisitos legales o proporcionar información incorrecta durante estos últimos cinco años.

No obstante, el grupo avanzó que por más que pidan al país interrogar a sus tres sospechosos como asistencia legal al proceso, la extradición no será posible "porque la Constitución, tanto de Rusia como de Ucrania, prohíben entregar a sus nacionales (a otros países)".

Por la parte rusa, el ministro de Asuntos Extranjeros, Serguéi Lavrov, lamentó estas afirmaciones y afirmó que su país no volverá a ofrecer su cooperación en la investigación del MH17. En su opinión, los cargos de asesinato son infundados. "Una vez más, se están realizando acusaciones absolutamente infundadas contra Rusia, destinadas a desacreditar a la Federación ante la comunidad internacional", ha afirmado el Ministerio de Exteriores.

Reino Unido pide a Rusia "cooperar"

El Gobierno británico fue uno de los primeros en pronunciarse y en pedir a Rusia "cooperar" y sobre todo proporcionar cualquier asistencia "de acuerdo con la Resolución 2166 del Consejo de Seguridad". Diez de las 298 víctimas eran británicos, por lo que el secretario de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, destacó que "los cargos presentados contra estas personas muestran que la comunidad internacional está unida contra la impunidad de los responsables del asesinato despreciable de inocentes".

En ese sentido, Ucrania se ha desmarcado de Rusia e intentará detener al sospechoso Kharchenko, el cual creen que está en su territorio. El presidente Volodímir Zelenski saludó el avance en las investigaciones y en un comunicado dijo esperar que los "culpables de este crimen de niños, mujeres y hombres inocentes sean juzgados".

El arresto y la "verdad" es lo que piden los familiares de las víctimas que, entre las diez nacionalidades en el avión, en su mayoría eran neerlandeses, que fallecieron en la provincia de Donetsk.

Desde 2014 esa ha sido la tarea de los investigadores internacionales: recolectar pruebas, descubrir a los involucrados y atribuir responsabilidades. En 2016, el Consejo Neerlandés para la Seguridad atribuía el hecho a un “misil del modelo 9N314M de fabricación rusa”. Mientras que Países Bajos y Australia responsabilizan a Rusia porque una brigada rusa habría facilitado el sistema que lanzó el misil.

Con EFE, AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.