Saltar al contenido principal

Elecciones en Mauritania marcan una transición inédita

Una mujer deposita su voto en un centro de votación en Nuakchot, capital de Mauritania, el 22 de junio de 2019.
Una mujer deposita su voto en un centro de votación en Nuakchot, capital de Mauritania, el 22 de junio de 2019. Mohamed Messara / EFE

Tras la independencia de Francia en 1960, el país atravesó por largos periodos de gobiernos unipartidistas y sucesivos golpes de Estado. Estas presidenciales marcan la primera transición democrática en el país.

Anuncios

El actual presidente del país, Mohammed Ould Abdel Aziz, llegó al poder en 2008 tras un golpe de Estado, como lo habían hecho muchos de sus predecesores. Este sábado 22 de junio los mauritanos están llamados a elegir a su sucesor, lo que marcaría la primera transición democrática en el país desde su independencia de Francia en 1960.

Los colegios electorales de Mauritania abrieron sus puertas este sábado a partir de las 7.00 de la mañana (hora local y GMT) para los comicios presidenciales que permitirán la sucesión en la jefatura del Estado de Mohamed Ould Abdel Aziz tras once años en el poder. Un total de 1.544.132 electores están llamados a votar entre los seis candidatos: Mohamed uld Ghazouani (exgeneral y ministro de Defensa, quien parte como gran favorito), Sidi Mohamed Ould Boubacar, Biram Dah Abeid, Mohamed Ould Maouloud, Mohamed Lemine El Mourteji y Kane Hamidou Baba.

Los comicios se desarrollan en 3.862 puntos de votación diseminados por todo el territorio de este país, fundamentalmente desértico, y con la población concentrada en la costa del Atlántico y la ribera del río Senegal.

En Mauritania habrá transición, pero Mohamed Ould Abdel Aziz seguirá influyendo

En Nuakchot, la capital del país, más de 100 personas hicieron fila en el exclusivo barrio de Tevragh Zeina para votar en el patio de un colegio. “Agradezco a Alá que todo ha salido bien”, afirmó Abderrahime Sidi luego de votar. “Esperamos que los resultados sean consistentes con las expectativas de todos los mauritanos”.

Por norma constitucional, el actual presidente no se puede reelegir, pero Abdel Aziz, de 62 años, no ha descartado volver a aspirar al cargo en cinco años. Gilles Yabi, fundador del think tank de África occidental WATHI, afirma que el ministro de Defensa Ghazouani es el claro favorito para ganar la contienda y que seguramente continuaría la tendencia de Abdel Aziz. Aunque no descarta sorpresas. “Ghazouani es alguien muy discreto. Podría ocurrir que el cambio no sea meramente cosmético”, afirmó Yabi.

Mujeres caminan junto a un cartel electoral del candidato presidencial oficialista Mohamed Ould Ghazouani en una calle de Nuakchot, Mauritania, el viernes 21 de junio de 2019.
Mujeres caminan junto a un cartel electoral del candidato presidencial oficialista Mohamed Ould Ghazouani en una calle de Nuakchot, Mauritania, el viernes 21 de junio de 2019. Mohamed Messara / EFE

Entre los otros cinco candidatos, el ex primer ministro Sidi Mohamed Ould Boubacar, respaldado por el partido islamista más grande de Mauritania, logró reunir grandes multitudes en sus eventos de campaña previos a esta fecha.

A la jornada electoral han sido invitados observadores de la ONU, la Unión Africana, el Centro Cárter Internacional y embajadas occidentales, además de organizaciones locales de la sociedad civil, según la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) que supervisa el proceso.

Si ningún candidato consigue la mitad más uno de los votos, habrá segunda vuelta entre los dos más votados, y se celebrará el próximo 6 de julio.

Mauritania: un país en ascenso en el oeste de África

Ubicado en el extremo occidental del desierto del Sahara, la mayoría de los cinco millones de habitanes de Mauritania se ubican en las costas del mar Atlántico. Su actual presidente se ha posicionado como un aliado de occidente por su lucha contra los grupos yihadistas.

Con un foco central en la seguridad, el ministro de Defensa Mohamed Ould Ghazouani se ha servido de este frente, así como del crecimiento económico de los últimos años, para impulsar su campaña. Sus detractores, por otro lado, dicen que la esclavitud, aunque abolida hace menos de 40 años, sigue vigente.

Tanto Sidi Mohamed Ould Boubacar, como los otros cuatro opositores, han denunciado los riesgos de fraude en estas elecciones.

Con EFE, AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.