Saltar al contenido principal

Las manifestaciones en Mali piden el fin de la ola de violencia étnica

Manifestantes en el centro de Bamako exigen el fin de la violencia en Malí. 21 de junio de 2019.
Manifestantes en el centro de Bamako exigen el fin de la violencia en Malí. 21 de junio de 2019. Malick Konate / Reuters

Manifestantes en Bamako exigieron el fin de las masacres que tienen a Mali en estado de alerta. Las tensiones étnicas en el norte y centro del país han aumentado desde 2015, debido al incremento de ataques de grupos yihadistas.

ANUNCIOS

El viernes 21 de junio se registró una serie de manifestaciones en la capital de Mali, para pedir el fin de la violencia y los ataques de grupos yihadistas en el norte y centro del país que han dejado decenas de muertos.

La ONU y Médicos Sin Fronteras han intentado ayudar en esta situación, sin embargo, ambos organismos coinciden en que se ha esablecido un clima de violencia en la vida cotidiana de los habitantes. A esto se suma la temporada de lluvias que se aproxima y podría afectar la llegada de la ayuda humanitaria.

El Consejero de Seguridad de la ONU en Mali, Jean-Pierre Lacroix, quien visitó el país africano este viernes, dijo en un comunicado que "la situación ha alcanzado un nivel de alerta ante las terribles masacres de las últimas semanas y días".

Las manifestaciones del viernes fueron organizadas por una asociación de jóvenes que exigía que las milicias estuvieran desarmadas y que la gente "dijera no al odio" independientemente de su etnia.

Manifestantes en Bamako, Mali.
Manifestantes en Bamako, Mali. Malick Konate / Reuters

Una ola de violencia que empezó hace siete años

En los últimos cuatro años, varias regiones de Mali han sido escenario de un recrudecimiento de violencia interétnica entre la comunidad de los dogon y los nómadas peuls por el control de las tierras.

Pero, la inestabilidad que afecta al país empezó antes del surgimiento de grupos extremistas en 2015. En 2012, el golpe de Estado por parte de grupos tuareg rebeldes y organizaciones yihadistas los puso en el poder en el norte del país durante casi un año.

Más tarde, en 2013, los yihadistas fueron expulsados casi en su totalidad debido a una intervención militar internacional encabezada por Francia. Sin embargo, hoy en día varias regiones en el norte y centro de Mali siguen estando fuera del control del Estado.

Esta semana, una nueva ola de violencia étnica estalló, causando la muerte de 41 personas en las aldeas étnicas de los dogon: Gangafani y Yoro. Esta última vive en un ciclo de enfrentamientos de ajustes de cuentas entre las comunidades.

Con AFP y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.