Saltar al contenido principal

Trump ofrece a Irán ser el “mejor amigo” con sanciones, renuncias y amenazas militares

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una reunión en la Casa Blanca. el 13 de junio de 2019.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una reunión en la Casa Blanca. el 13 de junio de 2019. Mandel Ngan / AFP

El presidente de EE. UU. anunció nuevas e "importantes" sanciones contra Irán, al mismo tiempo que se ofreció a ser "su mejor amigo" si Teherán renuncia a sus presuntas ambiciones nucleares. Trump no descartó la opción militar.

ANUNCIOS

En lo que respecta a Irán, el presidente de EE. UU., Donald Trump, es como un termómetro que pasa de frío a caliente en apenas segundos. Después de que el jueves los iraníes derribaran uno de sus aviones no tripulados, Trump ha optado por aplicar al país una estrategia intimidatoria y bipolar, que unas veces le lleva a querer negociar y otras a hacerle advertencias incendiarias.

La última la hizo en Twitter este 22 de junio, con el anuncio de sanciones adicionales “importantes” que podrían aplicarse desde este lunes 24. Si bien Trump, en su dualidad, expresó que espera “con ansias el día en el que las sanciones salgan de Irán y esta vuelva a ser una nación productiva y próspera, ¡cuánto antes mejor!”.

Y es que el jefe de la Casa Blanca, tal y como hizo con Corea del Norte, busca a toda costa sentar a Teherán en una mesa de negociaciones, para llegar a un acuerdo y reforzar su economía en un plan que ya ha denominado “Hacer a Irán grande de nuevo”. Un ‘Make America Great Again’ a lo iraní, que incluiría un proyecto de paz con inversiones de hasta 50.000 millones de dólares.

Eso sí, siempre que Irán renuncie a las armas nucleares. “No vamos a tener un arma nuclear en Irán, y cuando ellos estén de acuerdo con eso (…) van a ser muy felices, y yo seré el mejor amigo”, ofreció el presidente estadounidense.

Una tensa diplomacia que no descarta un ataque militar

Esa paz que comentaba Donald Trump no parecía estar en su agenda del viernes. Mientras asegura tomar “un camino diplomático para presionar a Teherán con sanciones”, en un intento de alcanzar un acuerdo rápido, a la vez no descarta una acción militar contra la República Islámica.

Tanto es así que, después del derribo del dron, se planteó iniciar un ataque militar como represalia, que una vez autorizado lo frenó diez minutos antes al saber que el ataque selectivo podría haber matado a 150 personas. Una decisión que, según el presidente estadounidense, no habría sido “proporcionada”.

"Teníamos todo listo para tomar represalias en tres lugares diferentes (de Irán y) cuando pregunté, ¿cuántos morirán? 150 personas, señor, fue la respuesta de un general. Diez minutos antes del ataque, lo detuve", explicó Trump.

En esa línea de retórica amical y provocadora, Trump tildó de “sabia” la decisión de Irán de no derribar un avión militar P8 estadounidense con personas a bordo, que se encontraba en la misma zona del dron: “Hubo un avión con 38 personas, ¿vieron eso? Creo que es una gran historia. Lo tenían a la vista y no lo derribaron. Creo que fueron muy sabios al no hacer eso”.

Tanto Estados Unidos como Irán han dicho en repetidas ocasiones no buscar la guerra, pero Washington no parece estar cerca de convencer a Irán, si la posibilidad de un ataque existe y otro ha sido anulado en el último momento. Una escalada de tensión en el Golfo que preocupa, sobre todo por la estabilidad de Medio Oriente.

“No permitiremos que se violen las fronteras de la República Islámica”

Irán por su parte ha insistido en que la aeronave estadounidense fue derribada porque se encontraba en su territorio; si el Cuerpo de Los Guardianes de la Revolución lanzó un misil tierra-aire es porque violó las normas internacionales al cruzar sus fronteras y entrar en sus aguas territoriales. Además de eso, el país aseguró que no permitirá ninguna otra violación de EE. UU., si este inicia otro eventual ataque.

“Independientemente de la decisión que ellos tomen, no permitiremos que se violen las fronteras de la República Islámica, y estamos preparados para enfrentar cualquier amenaza contra la integridad de la República Islámica de Irán”, expresó este sábado 22 de junio Abas Musaví, el portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, denunciando que otras “fuerzas extranjeras” como Emiratos Árabes den facilidades a EE. UU. “para cualquier ofensiva contra Irán”.

Para la República iraní, el derribo del avión no tripulado “era solo enviar un mensaje a las fuerzas terroristas estadounidenses en la región”. De ahí que el comandante de la Fuerza Aeroespacial, Amir Ali Hayizadeh, haya insistido en que podrían haber derribado el P8 porque volaba al lado del dron, pero no lo hicieron.
Este lunes 24 de junio está previsto que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna a puerta cerrada para hablar sobre Irán. La solicitud la hizo el viernes EE. UU., para hacer consultas sobre “Medio Oriente y otros asuntos”.

En esos otros asuntos es probable que esté el acuerdo nuclear iraní de 2015, centro de la tensión entre ambos países, luego de que EE. UU. se retirara del pacto. Desde entonces, Trump ha ejercido la misma retórica y la misma táctica que contra Corea del Norte, e incluso Venezuela: presión máxima mediante sanciones, para luego rebajar la disputa y proponer negociaciones.

La cuestión es si funcionará con Teherán y si este tono podría generar un conflicto en la región árabe. “El presidente Trump creía que movilizando las fuerzas estadounidenses en la región enviaría un mensaje fuerte de disuasión a los iraníes. Pero mucho me temo que estos interpreten la situación de otro modo (…) Los iraníes han empezado a tomar represalias contra la política de máxima presión porque las sanciones están ahogando su economía, y como el Gobierno de Trump no tiene la intención de aliviarlas, Teherán va a continuar en ese camino de acciones que EE. UU. percibe como provocaciones”, explica a France 24 Ali Vaez, investigador del centro de reflexión International Crisis Group.

Según Vaez, solo será posible una desescalada si “los dos se dan cuenta de que están en una situación crítica (…) para eso, el presidente estadounidense, que ya ha demostrado que podía moderarse, tendrá que poner de lado su política de presión máxima para comprometerse seriamente en una vía diplomática con los iraníes”.

Con EFE, Reuters y AP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.