Aniversario

Tailandia: un año después de la odisea de 12 niños y su entrenador atrapados en una cueva

Integrantes del equipo de fútbol ‘Jabalíes salvajes’ junto con el entrenados Ekkapol Chantawong posan en una conferencia de prensa sobre producción de Netflix que narrará su historia. Bangkok, Tailandia. 30 de abril de 2019.
Integrantes del equipo de fútbol ‘Jabalíes salvajes’ junto con el entrenados Ekkapol Chantawong posan en una conferencia de prensa sobre producción de Netflix que narrará su historia. Bangkok, Tailandia. 30 de abril de 2019. Jittrapon Kaicome / AFP

La odisea vivida por el equipo futbolístico infantil “Jabalíes Salvajes” y su entrenador, duró más dos semanas. El hecho atrajo la atención mundial y de voluntarios procedentes de distintos países como Australia, Finlandia y Reino Unido.

Anuncios

Este domingo más de 5.000 ciclistas y atletas tailandeses participaron en carreras de 6 km y 10 km y otras distintas actividades deportivas, un evento de caridad realizado en conmemoración del aniversario del día en el que 12 niños y su entrenador quedaron atrapados en la cueva de Tham Luang, durante más de 18 días. La actividad estuvo acompañada de los menores y su antiguo instructor; el rescatista británico Vern Unsworth y el comandante de la misión Narongsak Osotthanakorn, junto con otros funcionarios tailandeses, también hicieron presencia en el evento.

Los niños de entre 11 y 16 años y su entrenador de 25, fueron encontrados apiñados, hambrientos, asustados y con frío. El incidente se presentó mientras los 13 tailandeses exploraban el complejo de cuevas, luego de un entrenamiento de fútbol el 23 de junio de 2018 y de un fuerte aguacero que inundó los túneles dejándolos atrapados.

Lo menores tuvieron que lidiar con la oscuridad de la cueva, lo que le impidió tener noción del paso del tiempo y del enorme operativo de rescate que se preparaba afuera. El esfuerzo de su entrenador fue fundamental para mantenerlos en calma. Según testificó al ser rescatado, antes de dedicarse al fútbol era un monje budista, experiencia que aprovechó y compartió con los menores, enseñándoles meditación para ayudarlos a controlar el estrés.

Las victimas del incidente perdieron en promedio 2 kilogramos de peso y algunos desarrollaron neumonía. El agua que goteaba de las paredes de la cueva y la comida que habían dispuesto para la celebración del cumpleaños de Peerapat Sompiangjai, uno de los integrantes del equipo, les permitió sobrevivir a los días oscuros en la cueva.

Un rescate “milagroso”

Debido a las condiciones del lugar, el rescate de los “jabalíes salvajes” y de su entrenador, representó un gran reto para el gobierno local y el equipo de voluntarios de países que, desde Australia hasta Finlandia, acompañaron el operativo. Por las fuertes precipitaciones generadas durante la temporada de lluvias, el complejo de cuevas se encontraba parcialmente inundado y los deportistas no sabían nadar.

Dos buzos británicos fueron los primeros en tener contacto con el grupo, que fue hallado en una cámara llena de agua y de barro, cuatro kilómetros en el interior del complejo cuando completaban nueve días atrapados. Luego de que el grupo fue ubicado, se empezó a crear la estrategia de rescate que tomó varios días más y que contó con la participación de médicos, miembros de la marina tailandesa y una docena de buzos de distintas nacionalidades.

El operativo inició el domingo 15 de julio de 2018, cuatro primeros niños fueron trasladados a través de varios kilómetros de oscuros canales hasta la superficie y otros cuatro el 16 de julio. Los últimos cinco, fueron sacados de la cueva en camillas y llevados en helicóptero al hospital en que el resto del equipo permanecía internado. Se acordó que los niños y su entrenador fueran sedados al momento de la intrincada operación pues no sabían nadar y llevó alrededor de tres horas y media, recuperar a cada uno.

El rescate fue considerado “milagroso” por quienes participaron en él y por los espectadores que siguieron la transmisión por redes sociales y cable. “No estamos seguros de si es un milagro, ciencia, o qué… Los trece ‘Jabalíes Salvajes’ están ya fuera de la cueva”, dijo la unidad de élite de la Marina del país (SEAL) luego del operativo, añadiendo que todos estaban a salvo. Sin embargo, las celebraciones se vieron empañadas por la pérdida de un buzo de la Marina tailandesa que murió durante una misión de reabastecimiento dentro de la cueva.

La vida después de la cueva

Giras internacionales, entrevistas en importantes medios, cientos de miles de seguidores en redes sociales y hasta una película en Netflix, empezaron a hacer parte de la vida de los “Jabalíes salvajes” y su entrenador, luego de su cinematográfico rescate de la cueva en la que hace un año quedaron atrapados.

Los menores actualmente cursan sus estudios en el colegio, mientras el entrenador sigue relacionado con asuntos deportivos, pero ahora gozan un nuevo estatus: la fama. Incluso los padres de los menores crearon una empresa llamada ‘13 Tham Luang’ que se encarga de velar por sus derechos de imagen.

"Los niños están bien y felices ahora, van a la escuela con normalidad. Dicen que aprendieron mucho después de estar atrapados en la cueva", indicó a Efe Weerachon Sukhontapatipak, portavoz de la Oficina del Primer Ministro de Tailandia quien también vela por los intereses del grupo.

Actualmente, se encuentran trabajando en un filme que será emitido por Netflix. Dirigido por el director estadounidense Jon M. Chu y el tailandés Nattawut Poonpiriya, el proyecto cinematográfico ya genera grandes expectativas entre quienes han seguido el hecho desde hace un año.

Por su parte el entrenador, Eakapol Chanthawong, goza de una prestigiosa academia de futbol y ostenta cerca de 200 mil seguidores en redes sociales.

Con AFP y EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24