Saltar al contenido principal

En las calles de Praga, miles de checos pidieron la dimisión del primer ministro

Un manifestante con la bandera de la República Checa en Praga. 24 de junio de 2019.
Un manifestante con la bandera de la República Checa en Praga. 24 de junio de 2019. Milan Kammermayer / Reuters

La marcha del domingo 23 de junio en la capital checa fue multitudinaria. Más de 250.000 personas piden la renuncia del primer ministro, Andrej Babis, contra quien cargan acusaciones por fraude y abusos con fondos europeos.

ANUNCIOS

Desde hace 30 años no se registraba en la República Checa una marcha que convocara a tanta gente. La última de esta magnitud fue en 1989, cuando se puso fin al régimen comunista prosoviético con la llamada 'Revolución de Terciopelo'.

Los checos están cansados de los escándalos que han dañado la imagen de su primer ministro, Andrej Babis, relacionados con el recibo de montos millonarios de forma injustificada, por medio del consorcio agroalimenticio Agrofert, propiedad de Babis.

El descontento ciudadano se ha manifestado en las calles de Praga en varias ocasiones este año, gracias a las convocatorias del movimiento llamado 'Un millón de momentos para la democracia'. Las huelgas piden además el cese de la ministra de Justicia, Marie Benesova, a la que sus críticos acusan de querer proteger al primer ministro de posibles acciones legales en su contra.

Manifestantes reunidos en el centro de Praga.
Manifestantes reunidos en el centro de Praga. Milan Kammermaye / Reuters

Babis, el excomunista que ahora es el segundo hombre más rico de la República Checa

Andrej Babis es acusado del uso fraudulento de los subsidios que recibe por parte de la Unión Europea. Según una investigación, citada por EFE, el consorcio agroalimenticio Agrofert ha recibido ayudas económicas millonarias de forma injustificada, incluso siendo Babis jefe de Gobierno.

"No queremos colza, queremos mariposas", era uno de los mensajes de las pancartas exhibidas durante la gran manifestación en Praga, en alusión a los subsidios al biodiesel que recibe Agrofert, que extendió el cultivo de la colza a muchas zonas del país y que con sus pesticidas ha reducido las poblaciones locales de dichos animales.

"No me gustan los beneficios del primer ministro ni sus mentiras. Cada semana cambia de opinión y así es todo el tiempo. No me gustan los agentes de la policía secreta ni los comunistas, no me gusta ver todo esto de nuevo", replicó uno de los manifestantes en Praga.

Por su parte, Babis se ha negado a dimitir y rechaza a toda costa la investigación en su contra, así como el borrador del informe de la Unión Europea que le exige la devolución del dinero de los subsidios recibidos.

Actualmente, Babis está bajo investigación y tiene pendiente un juicio. El 26 de junio está previsto un voto de no confianza en el Parlamento checo, sin embargo, muchos aseguran que este intento fracasará, ya que el primer ministro cuenta con suficiente respaldo. Llegó al poder en 2017 y es un excomunista al frente del populista partido Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO).

Con Reuters, DAFP y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.