Saltar al contenido principal

Decenas de niños fueron retirados de 'inhumano' centro de detención fronterizo en Texas

Un autobús que transporta inmigrantes deja una instalación temporal en una estación de la Patrulla Fronteriza estadounidense en Clint, Texas, el 21 de junio de 2019.
Un autobús que transporta inmigrantes deja una instalación temporal en una estación de la Patrulla Fronteriza estadounidense en Clint, Texas, el 21 de junio de 2019. Paul Ratje / AFP

Un grupo de abogados emitió un informe en el que evidencian el crítico estado en el que estaban bebés y niños menores de ocho años en una estación de patrulla fronteriza en Texas.

Anuncios

Tras permanecer varias semanas en condiciones precarias e inseguras dentro de una estación de patrulla fronteriza en el estado de Texas, en Estados Unidos, unos 250 niños y bebés fueron retirados del lugar hacia otros centros de atención.

Este nuevo episodio de la crisis migratoria en Estados Unidos surge tras un informe elaborado por un grupo de abogados que tuvieron acceso al centro de detención en Clint, Texas, a unos 32 kilómetros del sureste de El Paso. El informe creado por los abogados fue difundido por el periódico 'The New York Times', que expuso detalles de las malas condiciones en las que estaban los menores. "Vieron niños de tan solo 8 años cuidando bebés, niños pequeños sin pañales, sin suficientes alimentos y malas condiciones higiénicas", informó el periódico neoyorkino.

Warren Binford, profesora de derecho de la Universidad de Willamette, dio su punto de vista ante el elevado número de niños migrantes que padecen las consecuencias de las leyes migratorias del Gobierno estadounidense. "Hemos visto las peores condiciones de los últimos tres años al realizar estas visitas", dio Binford.

"Estamos viendo niños enfermos, sucios, hambrientos", relató la experta, quien agregó que la mayoría de los menores habían sido separados de sus familiares cuando fueron detenidos por las autoridades de Estados Unidos.

Evelyn Stauffer, portavoz de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), explicó que la ley estadounidense demanda que todo niño que cruza la frontera sin un padre o tutor legal debería permanecer en las instalaciones de detención solo por un plazo de 72 horas, algo que actualmente no está pasando según las denuncias. "Los niños esperan demasiado tiempo en las instalaciones fronterizas, que no están diseñadas para cuidarlos", dijo Stauffer.

El portavoz de la Oficina de Reasentamiento dijo que el Departamento de Seguridad Nacional había remitido a cerca de 10.000 niños en mayo, una de las cifras más altas de la historia.

"Continuamos experimentando una crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur de los Estados Unidos y la situación se vuelve más grave cada día", agregó.
Según el 'Times', el Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Defensa y el Departamento de Justicia habrían solicitado $ 4.500 millones de dólares para ayudar a cuidar el creciente número de niños migrantes que está en albergues.

Donald Trump desvía la responsabilidad al gobierno Obama

En una entrevista para el canal 'NBC', el presidente Trump desvió la culpa sobre las denuncias de trato inhumano a niños en los centros de detención al expresidente Obama, diciendo que mucho de lo que hoy sucede es resultado de políticas del pasado gobierno que nunca culminaron.

Sin embargo, el Gobierno estadounidense actuó inmediatamente se conoció la crítica situación dentro de este lugar. Por lo que se ordenó sacar a la mayoría de niños de las instalaciones de Clint, sin informar el lugar a donde van a ser reorganizados.

Durante meses, las autoridades han afirmado que la afluencia masiva de migrantes de América central y del sur ha afectado estos sitios migratorios en la frontera entre Estados Unidos y México.

La noticia de estos migrantes menores de edad reafirma que la crisis migratoria en la frontera de México y Estados Unidos sigue más viva que nunca. El pasado 24 de junio, las autoridades de Texas dijeron que varios inmigrantes fueron encontrados muertos a lo largo de la frontera, entre ellos un niño y dos bebés. Un oficial de migración dijo que probablemente murieron de deshidratación y exposición al calor.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.