COPA AMÉRICA

Defensa del VAR y la concurrencia a los estadios dominaron el primer balance de la Copa América

El árbitro argentino Néstor Pitana revisa una jugada en los monitores del VAR durante el partido Brasil-Bolivia en el estadio Morumbí de Sao Paulo, el 14 de junio de 2019.
El árbitro argentino Néstor Pitana revisa una jugada en los monitores del VAR durante el partido Brasil-Bolivia en el estadio Morumbí de Sao Paulo, el 14 de junio de 2019. Henry Romero / Reuters

La Conmebol y los organizadores del certamen en Brasil resaltaron la utilización del videoarbitraje en el torneo, pese a las quejas por las demoras en la toma de decisiones. Además, justificaron la baja asistencia de público a algunos partidos.

Anuncios

El primer día de descanso de la Copa América en Brasil dio lugar a un primer balance del torneo para los organizadores. Tanto los integrantes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) como los miembros del comité organizador del certamen hicieron menciones positivas a cuestiones que han despertado críticas como el uso del videoarbitraje o la baja asistencia de público a algunos partidos.

El VAR fue tema central de la conferencia de prensa que las autoridades brindaron en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. Pese a las críticas por el tiempo que ha consumido a los árbitros revisar las jugadas en video, los representantes de Conmebol destacaron su uso como una herramienta para evitar injusticias y reducir polémicas.

El presidente del Comité de Arbitraje de Conmebol, Wilson Luiz Seneme, destacó que el VAR fue utilizado 17 veces en la primera fase y que el promedio de tiempo de interrupción del juego se ubicó en 2 minutos y 26 segundos, con el pico en hasta 4 minutos y el piso en un minuto y 8 segundos.

Esa cifra representa casi el doble del tiempo empleado por los árbitros durante el Mundial de Rusia 2018. En este sentido, Seneme admitió que “hay puntos de mejora y, uno de ellos, es el tiempo que se puede trabajar”, pero remarcó que “no hay escándalos” por los fallos arbitrales y eso “genera seguridad”.

“Hemos estado trabajando en esto desde 2017 y los resultados positivos y negativos nos han permitido manejarlo bien en 2019. El árbitro sigue siendo el que decide, VAR está ahí para ayudar en las decisiones”, agregó Seneme.

Según datos entregados por la organización, las 17 intervenciones del VAR se repartieron en 12 de los 18 partidos de la primera ronda, 7 para revisar penales, 7 por dudas en la validez de un gol y 3 por tarjetas rojas. En 5 encuentros hubo 2 revisiones y en otros 7 sólo una. En total, 15 veces los árbitros cambiaron su decisión y 2 se mantuvieron sin modificaciones. Y de las 17 ocasiones, 11 conllevaron que el juez del partido se acercara a la pantalla a observar la jugada para tomar una decisión.

Sin embargo, la implementación del VAR no despertó unanimidad entre los protagonistas. Mientras el entrenador de Venezuela, Rafael Dudamel, fue uno de sus grandes defensores (la Vinotinto recibió 5 goles en el torneo que, tras ser revisados con el videoarbitraje, fueron anulados), el estratega de Colombia, Carlos Queiroz, se convirtió en uno de sus críticos más feroces luego de que el árbitro anulara un gol colombiano y evitara cobrar un penal a favor de los ‘cafeteros’ ante Paraguay tras repasar la jugada.

“Algo tiene que cambiar, porque los fanáticos se quedan confundidos y los jugadores y entrenadores también. Se suponía que el VAR debía hacer el fútbol más claro y objetivo, pero está haciendo lo contrario”, dijo tras el encuentro ante la ‘Albirroja’

Según los organizadores, el promedio de espectadores en 2019 subió un 35%

Otro de los focos de críticas a la Copa América 2019 ha sido la baja concurrencia de público a los estadios. Las imágenes de tribunas semi vacías despertaron cuestionamientos, pero desde la organización del torneo destacaron que las cifras de asistencia en 2019 subieron un 35% con respecto a la primera fase de Chile 2015.

En total, 530 mil espectadores asistieron a los 18 partidos de la primera fase y el encuentro con más concurrencia fue el triunfo de Uruguay 1-0 ante Chile en el estadio Maracaná de Río de Janeiro el lunes 24 de junio, que atrajo a 57.442 espectadores, mientras que el de menor aforo fue el 2-2 de Ecuador y Japón, disputado el mismo día en Belo Horizonte, que contó con 9.729 espectadores.

El gerente general del comité organizador del torneo, Thiago Jannuzzi, dijo que están “satisfechos” por la presencia de público y dijo que “el promedio va a aumentar ahora que comienzan las fases eliminatorias”.

Asimismo, el dirigente admitió que hay partidos que despiertan más interés que otros, aunque “en cualquier competición pasa lo mismo”, y defendió los precios de los tickets, pese a las críticas sobre su costo elevado en comparación con el salario mínimo de Brasil.

"Hay que tener en cuenta que también hay que resarcir el costo el evento, todo lo que se ofrece. Hay un balance entre lo que se puede cobrar, para ser más justos, y lo que es necesario cobrar, para cubrir los costos", afirmó.

En tanto, pese a que se había anunciado que algunos de los partidos de las fases eliminatorias ya tenían todas sus entradas vendidas, los organizadores explicaron que se pondrán a la venta tickets, incluso para la final, debido a que algunos compradores declinaron las reservas que habían contraído.

El estado de los campos de juego, otro eje de críticas

La tríada de críticas más resonantes en la primera fase de la Copa América fue el estado de los campos de juego. Figuras como Lionel Messi, de Argentina, o Edinson Cavani, de Uruguay, o entrenadores como el argentino Lionel Scaloni o el español de Qatar, Félix Sánchez, se quejaron por las malas condiciones de los terrenos en el torneo.

Frente a los cuestionamientos, el líder del comité organizador, Thiago Jannuzzi, remarcó que “consideramos las canchas buenas y aptas para los partidos” y relativizó las críticas porque no identifican un problema específico.

"La competición genera desafíos por el desgaste de la cancha con tantos partidos en poco tiempo, pero nuestros especialistas trabajan hora a hora, ni siquiera día a día, para dejarlo en la mejor calidad posible", subrayó.

Sin embargo, pese a las garantías de los organizadores, los estadios Arena do Gremio de Porto Alegre y Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía han recibido críticas generalizadas. Incluso el Maracaná fue cuestionado por los jugadores de Uruguay tras el encuentro ante Chile.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24