Saltar al contenido principal

Francia no está haciendo lo suficiente para reducir las emisiones de carbono: Consejo para el Clima

Foto de archivo de la Torre Eiffel rodeada por una neblina de partículas contaminantes sobre el horizonte en París, Francia, el 9 de diciembre de 2016.
Foto de archivo de la Torre Eiffel rodeada por una neblina de partículas contaminantes sobre el horizonte en París, Francia, el 9 de diciembre de 2016. Gonzalo Fuentes / Reuters

El Gobierno francés no está cumpliendo los ambiciosos objetivos climáticos que se planteó. Los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono son "insuficientes", según el Alto Consejo para el Clima.

ANUNCIOS

Francia se está quedando rezagada en la lucha contra el cambio climático. Sus ambiciosos proyectos de reducir las emisiones de carbono y liderar los cambios necesarios para revertir el calentamiento global, en un momento clave para el planeta, no se están haciendo realidad rápidamente. Al menos así lo consideró el Alto Consejo para el Clima, que lanzó una dura advertencia al Gobierno de Emmanuel Macron.

El grupo de expertos que integran este organismo independiente entregó el reporte al primer ministro francés, Édouard Philippe, instando a toda la administración del presidente a fortalecer sus políticas climáticas, especialmente en sectores como el transporte y la construcción para cumplir con los audaces compromisos que adquirió en el marco del Acuerdo de París de 2015.

France 24 en Español

El primer objetivo oficial del país, que abordaba el reto de bajar las emisiones de 2015 a 2018, no se cumplió. Durante este tiempo solo disminuyeron un 1,1% del 1,9% que se tenía previsto. Ahora, esta tasa de disminución debe triplicarse en cinco años para que Francia quede al día con sus metas, según el organismo internacional.

"Mientras la acción sobre el cambio climático permanezca en la periferia de las políticas públicas, Francia no logrará la neutralidad de carbono para 2050", dijo la climatóloga Corinne Le Quere, jefa del Alto Consejo para el Clima.

En el Parlamento se está tramitando un proyecto de ley de energía que apunta a bajar las emisiones netas a cero para el 2050, una meta muy alta que, para hacerse realidad, debe incluir el transporte internacional, desde la aviación hasta el transporte marítimo, y un plan concreto para disminuir la huella de carbono global del país. Pero los ambientalistas son más escépticos y señalan que el Gobierno no ha hecho lo suficiente para cambiar el comportamiento de los consumidores y de los sectores importantes.

El transporte, uno de los sectores que más contamina

En realidad, la piedra que se interpone entre Francia y sus objetivos climáticos no son los sectores más productivos de la sociedad, es, según los expertos, la falta de voluntad y compromiso del Gobierno para endurecer sus políticas en esta materia.

Macron ha contrarrestado la poca energía que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha invertido en el clima con su promesa de "hacer que nuestro planeta sea grande otra vez", pero el transporte es uno de los puntos que erosionan, precisamente, sus propias palabras.

El informe del Alto Consejo Para el Clima detalló que el hecho de que Francia no haya alcanzado los objetivos climáticos se debe principalmente a las emisiones del transporte, que no se han rebajado en los últimos 10 años, y a que las emisiones que se derivan de la construcción han disminuido tres veces más lentamente de lo planeado.

Una foto de archivo del 10 de marzo de 2017 muestra el humo que ondea en el gigante de acero ArcelorMittal en Fos-sur-Mer, al sur de Francia.
Una foto de archivo del 10 de marzo de 2017 muestra el humo que ondea en el gigante de acero ArcelorMittal en Fos-sur-Mer, al sur de Francia. Boris Horvart / AFP

De hecho, los esfuerzos que adelantó el Gobierno para frenar las emisiones del transporte a través de impuestos llevaron a fuertes estallidos de protestas en nombre del reciente movimiento de los 'Chalecos amarillos' que terminó en varias ocasiones en fuertes disturbios en todo el país.

"No basta con hablar sobre la emergencia climática, Emmanuel Macron y su Gobierno deben comenzar a abordar seriamente el problema", dijo el jefe de Greenpeace Francia, Jean-François Julliard.

¿Qué hacer, entonces, para que Francia sea contundente en su lucha contra el cambio climático?

Establecido en mayo, el rol de el Alto Consejo para el Clima, es asesorar al Gobierno sobre el cambio a una economía baja en carbono, basándose en el Comité Británico sobre Cambio Climático (CCC).

Y una de sus recomendaciones principales es "integrar el precio del carbono en la actividad económica de manera más audaz, eficiente, justa y transparente, incluso a través de una revisión fundamental del impuesto al carbono para hacer que evolucione", sostiene el documento. También aconseja que los objetivos de carbono del país no excluyan las emisiones importadas, para tener en cuenta las emisiones ocultas en los productos que se fabrican en otros países.

François de Rugy, ministro de medio ambiente de Macron, está buscando formas de cobrar impuestos a los camiones extranjeros que viajan a través de Francia y quiere que la nueva Comisión Europea reduzca las exenciones de impuestos en los viajes aéreos.

De momento todos son esbozos. El primer ministro Édouard Philippe dijo en una declaración que había recibido el informe del CHC y que el Gobierno formularía una primera respuesta a sus recomendaciones a principios de julio.

"El cambio climático es ahora, más que nunca, una prioridad del Gobierno", aseguró.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.