Saltar al contenido principal

Aumenta la presión contra Arabia Saudita por el asesinato de Jamal Khashoggi

Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, entrega su reporte sobre el asesinato del periodista saudita, Jamal Khashoggi ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, el 26 de junio de 2019.
Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, entrega su reporte sobre el asesinato del periodista saudita, Jamal Khashoggi ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, el 26 de junio de 2019. Denis Balibouse / Reuters

Este 26 de junio, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la investigadora Agnes Callamard pidió una investigación criminal al apuntar al príncipe de la corona, Mohamed Bin Salmán, como el posible máximo responsable de la muerte del reportero.

Anuncios

Jamal Khashoggi fue víctima de una "ejecución premeditada y deliberada, un asesinato extrajudicial del cual es responsable el Estado de Arabia Saudita". Así lo afirmó la relatora especial de la ONU sobre los asesinatos selectivos y ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, tras una investigación preliminar que ella dirigió por varios meses sobre la muerte del periodista Jamal Khashoggi, ocurrida en octubre de 2018.

Para Callamard, su investigación muestra pruebas suficientes sobre los presuntos vínculos del príncipe heredero de la corona saudita, Mohamed Bin Salmán y otros altos cargos, por lo que aseguró que es necesario proseguir ahora con una investigación mayor de índole criminal.

"Fue una investigación de derechos humanos, no una investigación criminal. Sin embargo, ha encontrado evidencia creíble que justifica una investigación más profunda de la responsabilidad individual de los funcionarios sauditas de alto nivel, incluido el príncipe heredero y su asesor clave, Saud Al-Qahtani", dijo Callamard.

La investigación de Arabia saudita "no aborda la cadena de mando"

Para Callamard, las indagaciones sobre este caso efectuadas por Arabia Saudita son fallidas, porque pasan por alto un aspecto trascendental: deja por fuera de la investigación a los altos mandos del país y a los posibles autores intelectuales del crimen de forma directa e indirecta.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salmán, durante un encuentro con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en el Palacio Al Salam en Jeddah, Arabia Saudita, el 24 de junio de 2019.
El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salmán, durante un encuentro con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en el Palacio Al Salam en Jeddah, Arabia Saudita, el 24 de junio de 2019. Archivo: Jacquelyn Martin / Reuters

"La investigación llevada a cabo por las autoridades saudíes no ha abordado la implicación de la cadena de mando. No se trata solo de quién ordenó el asesinato. La responsabilidad penal puede derivarse de la incitación directa o indirecta o de la falta de prevención y protección", agregó Callamard.

Reino Unido volvió a presionar para hallar a los responsables de la muerte de Khashoggi

"Queremos ver responsabilidad por este horrible asesinato… He destacado la importancia de que los responsables sean llevados ante la Justicia, de que se siga el debido proceso. Esperamos que Arabia Saudita tome las medidas necesarias para garantizar que tales violaciones de las leyes internacionales y nacionales no puedan volver a ocurrir", dijo la primera ministra de Reino Unido, Theresa May.

La líder agregó que "la forma correcta de tomar esto es a través de un proceso judicial. Esperamos que proceda de acuerdo con los estándares legales reconocidos internacionalmente".

El periodista Jamal Khashoggi, durante una rueda de prensa en Bahrein, el 15 de diciembre de 2014.
El periodista Jamal Khashoggi, durante una rueda de prensa en Bahrein, el 15 de diciembre de 2014. Mohamed Al-Shaik / AFP

Las declaraciones del Gobierno británico se dan luego de que Callamard publicara sus hallazgos en un reporte de 101 páginas, publicado la semana pasada, y que incluye un relato detallado de lo que habría ocurrido en los últimos momentos de vida del columnista crítico de la corona saudita.

"El asesinato fue el resultado de una misión elaborada que involucró una amplia coordinación y recursos humanos y financieros significativos. Fue supervisada, planificada y respaldada por funcionarios de alto nivel y fue premeditada", agregó.
Por su parte, las autoridades sauditas desestimaron el informe, que señalan que está basado en "prejuicios e ideas prefabricadas".

Aún no está definido si se procederá a una investigación criminal como pide la relatora especial de la ONU.

De ser hallados culpables de manera formal, tampoco está claro si los altos mandos de Arabia Saudita rendirían cuentas por el crimen que conmovió al mundo del periodismo, debido a la violencia con que fue ejecutado el excolaborador de 'The Washington Post', quien con sus columnas críticas a la corona saudita resultó incómodo para algunos poderosos.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.