Saltar al contenido principal

Trama rusa: el exfiscal especial Robert Mueller testificará ante el Congreso el 17 de julio

El exfiscal especial de Estados Unidos, Robert Mueller, hace una declaración sobre su investigación de la llamada trama rusa en el Departamento de Justicia de Washington D. C., EE. UU., el 29 de mayo de 2019.
El exfiscal especial de Estados Unidos, Robert Mueller, hace una declaración sobre su investigación de la llamada trama rusa en el Departamento de Justicia de Washington D. C., EE. UU., el 29 de mayo de 2019. Jim Bourg / Reuters

El exfiscal especial, Robert Mueller, quien dirigió la investigación sobre la trama rusa, aceptó testificar en sesión abierta ante el Comité Judicial y de Inteligencia de la Cámara de Representantes el próximo 17 de julio.

Anuncios

Es la primera vez que Robert Mueller responderá ante la Cámara de Representantes luego de que se publicara un informe con sus hallazgos sobre la llamada trama rusa el pasado 18 de abril. El Fiscal general accedió a responder las preguntas de estos comités en dos audiencias consecutivas el 17 de julio sobre la investigación que condujo durante 22 meses.

El reporte parcial que publicó el Departamento de Estado sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, -que en realidad contenía 448 páginas no publicadas en su totalidad-, reveló que, aunque no se encontraron pruebas suficientes para establecer una conspiración criminal entre la campaña del presidente Donald Trump y Moscú, el mandatario podría haber obstruido la Justicia para impedir que el fiscal especial llevara a cabo sus pesquisas.

Mueller solo compareció una vez en público desde que estuvo encargado de la investigación. Lo hizo el pasado 29 de mayo en el Departamento de Estado para hablar brevemente sobre las conclusiones del informe. El abogado se ha negado a hablar abiertamente sobre este tema, en medio de la puja política entre demócratas y republicanos, ya que mientras los primeros han buscado una oportunidad para investigar más a fondo al mandatario y abrirle un juicio por este asunto, los segundos no dudan en protegerlo.

Ese 29 de mayo, Mueller dijo también que acusar públicamente a Trump "no era una opción que pudiésemos considerar", dado que la normativa gubernamental estipula que no se puede imputar al presidente por un delito federal mientras esté en el cargo. Pero enfatizó en una duda: su informe no exoneró al mandatario de una posible obstrucción a la Justicia durante la investigación sobre la trama rusa: "Si hubiéramos tenido la confianza de que el presidente claramente no cometió un delito, lo hubiéramos dicho", dijo Mueller. "Sin embargo, no determinamos si el presidente cometió un delito", remató.

Y aunque dijo que quisiera que esa fuera la última vez que hablara sobre el tema, finalmente, y tras las dos citas emitidas el 25 de junio, Mueller aceptó. Así lo anunció el representante Jerrold Nadler, presidente del panel judicial, en su cuenta de Twitter, en la que adjuntó una carta que firman él y el representante Adam Schiff, jefe del panel de inteligencia.

En el segundo párrafo, la misiva señala que "los estadounidenses han pedido escuchar directamente al fiscal para poder entender lo que él y su equipo examinaron, destaparon y determinaron sobre los ataques de Rusia a nuestra democracia", así como su relación con la campaña del presidente Donald Trump, apuntaron los comités en el comunicado.

Donald Trump: "Acoso presidencial"

La Casa Blanca no emitió ningún comentario frente a estas citaciones, pero el presidente sí se expresó, como de costumbre, en Twitter. Pero esta vez no dedicó varios tweets al tema, solo uno y breve: "Acoso presidencial".

Anteriormente, Trump había señalado que no tenía ningún problema con que el fiscal especial diera su testimonio, pero de cara a su reelección, la pregunta clave para el mandatario es cuánto está dispuesto Mueller a contar.

Según relató el diario estadounidense ‘The New York Times’, es probable que las audiencias se transmitan en vivo a través de Internet y en la televisión por cable.

Schiff dijo a un medio estadounidense, que las comisiones interrogarían a Mueller por separado el mismo día y que la que él preside, indagaría al personal de Mueller en sesión cerrada después de la audiencia pública para que puedan discutir las partes de contrainteligencia de la investigación. Testimonios que los demócratas esperan con ansias escuchar.

Desde que inició su investigación en 2017, la figura de este abogado de 74 años, quien fue el director del FBI de 2001 a 2013, ha generado reacciones encontradas en todo el país. Todo su trabajo frente a la trama rusa lo mantuvo en privado, pese a los constantes ataques que recibió del jefe de la Casa Blanca.

Y en su informe detalló extensamente las campañas de desinformación que adelantó Rusia en la época previa a las elecciones, la forma en que perjudicó la campaña de Hillary Clinton y aunque reveló, como publicó 'The New York Times' "más de 100 contactos entre algunas personas cercanas a Trump y varias figuras rusas", al final no encontró evidencia suficiente para acusar a nadie de conspiración.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.