Saltar al contenido principal

El Sea Watch desafía a Salvini al entrar a aguas italianas con 42 migrantes a bordo

Imagen de archivo. Migrantes descansan a bordo del barco Sea Watch frente a las costas de Siracusa, Italia, el 27 de enero de 2019.
Imagen de archivo. Migrantes descansan a bordo del barco Sea Watch frente a las costas de Siracusa, Italia, el 27 de enero de 2019. Guglielmo Mangiapane / Reuters

El Sea Watch, capitaneado por la alemana Carola Rackete, se adentró en aguas italianas ignorando las advertencias de las autoridades de ese país, que amenazan con sancionar a la activista, así como con imponer multas a la ONG y decomisar el barco.

ANUNCIOS

A la capitana Carola Rackete no le importa desatar la ira de Matteo Salvini si a pesar de ello consigue dejar en tierra firme a los 42 migrantes que viajan en la embarcación alemana Sea Watch desde hace 14 días y que, a órdenes del propio ministro del Interior, tienen prohibida la entrada a aguas italianas.

Fue justamente esa prohibición la que se saltó Rackete este 26 de junio al entrar a las aguas del país: "Decidí ingresar al puerto de Lampedusa. Sé lo que me arriesgo, pero los 42 náufragos a bordo están agotados. Los llevo a un lugar seguro", dijo la capitana en la cuenta de Twitter de la ONG.

Su osadía podría costarle a la embarcación multas de hasta 50.000 euros o ser incautada. Pero además, Rackete podría enfrentar cargos ante la Justicia. Otros cooperantes están siendo investigados en Italia por las autoridades al considerar que sus actos incurren en el delito de favorecer la inmigración ilegal.

Es por ello que la ONG alemana invitó a sus simpatizantes a hacer donaciones para el fondo de la organización, en aras de "ayudar a Carola a defender los derechos humanos", ya que si la capitana "lleva a los migrantes rescatados a un puerto seguro, como prevé la ley del mar, afrontará penas severas en Italia".

Por mi se pueden quedar en el mar hasta Navidad o Año Nuevo, a Italia no llegan":

Matteo Salvini

En una entrevista al diario 'La Repubblica' la activista alemana, de 31 años, dijo que no tenía "otra opción que llevarlos" a Lampedusa, a la vez que explicó las lamentables condiciones en las que se encuentran los 42 pasajeros rescatados: "Italia me obliga a tenerles hacinados en cubierta con menos de tres metros cuadrados por persona", denunció.

La respuesta de Salvini fue tan estricta como podía esperarse: "Por mí se pueden quedar en el mar hasta Navidad o hasta Año Nuevo, a Italia no llegan". En su cuenta de Twitter, el líder italiano aseguró que "la inmigración no puede ser gestionada por barcos prohibidos. "Estamos listos para bloquear cualquier tipo de ilegalidad", dijo y se quejó también de la falta de políticas europeas para afrontar en bloque la inmigración: "¿Europa? Ausente, como siempre"

Poco después de que el barco ingresara a las aguas italianas sin autorización, guardacostas locales salieron desde Lampedusa para cerrarle el paso. Según un decreto aprobado en junio de este año, el Ministerio del Interior tiene la facultad de denegar el acceso a aguas territoriales a los barcos que considere un riesgo para la seguridad o el orden público y de multarlos.

El Tribunal Europeo de DD. HH. descartó pedir a Italia la aceptación de los migrantes

Rackete buscó apoyo el pasado 21 de junio en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el posible desembarco, pero este rechazó obligar a Italia a permitir que los migrantes atracaran en su territorio al asegurar que cuenta "con que las autoridades italianas continúen ofreciendo toda la asistencia necesaria" a las personas vulnerables.

Tras la respuesta del tribunal europeo, los abogados del Sea Watch expresaron en una nota "su total desconcierto" por su decisión e insistieron en la necesidad del desembarco para "proteger los derechos fundamentales" de las personas.

La embarcación socorrió el 12 de junio a 53 migrantes -9 mujeres, 39 hombres, 2 niños pequeños y 3 menores no acompañados-, tres días después la Guardia Costera italiana realizó una inspección sanitaria a bordo y decidió la evacuación de diez personas por motivos médicos. Otra más fue trasladada a tierra el pasado 22 de junio.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.