Estados Unidos - Irán

Irán, en camino a superar el límite de almacenamiento de uranio enriquecido

Fotografía publicada por el sitio web oficial del presidente iraní, Hassan Rouhani, que lo muestra visitando la sala de control de la central nuclear de Bushehr en la ciudad portuaria del Golfo de Bushehr en Irán, el 13 de enero de 2015.
Fotografía publicada por el sitio web oficial del presidente iraní, Hassan Rouhani, que lo muestra visitando la sala de control de la central nuclear de Bushehr en la ciudad portuaria del Golfo de Bushehr en Irán, el 13 de enero de 2015. Mohammad Berno / vía presidencia de Irán / AFP

Teherán advirtió que superaría este 27 de junio el límite de 300 kilos de uranio enriquecido que se estableció en el acuerdo nuclear de 2015, en respuesta a la inacción de Europa tras el retiro de EE.UU.

Anuncios

Este 27 de junio es un día clave en la agenda iraní. El presidente Hassan Rohani le advirtió a Europa que no tiene intenciones de cumplir con su parte del acuerdo si sus líderes no actúan para rescatarlo. Esto quiere decir que el país dejaría de exportar sus excedentes de uranio y de agua pesada cuando superen los 300 kilos y las 130 toneladas, respectivamente, que es lo que impide que Irán desarrolle armas nucleares.

Este anuncio lo hizo hace diez días el portavoz de la Agencia de Energía Atómica iraní (AEAI), Behruz Kamalvandí, pero los últimos datos recogidos por inspectores de la ONU sugieren que el país aún no había violado el acuerdo este 27 de junio: "no han llegado al límite (...) Es más probable que lo hagan el fin de semana, si realmente lo hacen", dijo un diplomático en la OIEA, la sede de la agencia nuclear de la ONU en Viena, bajo condición de anonimato.

Es un mecanismo de presión de Teherán a la comunidad internacional, en medio de la escalada de tensiones que la República Islámica sostiene con Estados Unidos desde que el presidente Donald Trump decidió retirarse hace un año del pacto, que también firmaron Rusia, Reino Unido, Alemania, China y la Unión Europea para frenar el enriquecimiento de uranio y controlar el programa atómico iraní.

Un inspector no identificado del Organismo Internacional de Energía Atómica (AIEA) desconecta las conexiones entre las cascadas gemelas para la producción de uranio al 20 por ciento en la central nuclear de Natanz, Irán,  el 20 de enero de 2014.
Un inspector no identificado del Organismo Internacional de Energía Atómica (AIEA) desconecta las conexiones entre las cascadas gemelas para la producción de uranio al 20 por ciento en la central nuclear de Natanz, Irán, el 20 de enero de 2014. Kazem Ghane / IRNA / AFP

Pero la posibilidad de que el acuerdo llegue a quebrarse alertó a los países europeos que participarán desde el 28 de junio en la cumbre del G20 en Osaka, Japón. Por eso, en este marco, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que para esta cita internacional tejió dos prioridades sobre las que quiere trabajar: reducir la tensión militar y evitar que Irán viole el acuerdo.

El mandatario aseguró que, para cumplirlos, le pediría al presidente Trump suspender algunas sanciones contra Teherán para apaciguar la crisis y continuar con las negociaciones. "Quiero convencer a Trump de que le interesa reabrir un proceso de negociación (y) recurrir a ciertas sanciones para dar una oportunidad a las negociaciones", dijo Macron en Japón, donde se reunirá con su homólogo estadounidense.

¿Qué pasaría si Irán llega a violar el acuerdo nuclear?

El viceministro iraní de Exteriores y negociador nuclear, Abas Araqchí, señaló desde Viena que la única manera de rebajar la actual marea de tensiones en Medio Oriente es que Washington elimine las sanciones económicas y diplomáticas impuestas contra su país.

"El acuerdo nuclear está realmente en peligro", aseguró Araqchí en un discurso durante un seminario sobre las "medidas coercitivas" de EE. UU. a países como Irán, Venezuela y Cuba.

Algunos analistas coinciden en que si Teherán rompiera el acuerdo que firmó con las potencias mundiales, transformaría el panorama diplomático y probablemente obligaría a los países europeos a involucrarse mucho más a fondo de lo que han hecho hasta ahora, sin dejar de lado la reacción de Estados Unidos, que ha exigido a los líderes del viejo continente que hagan cumplir sus compromisos a la República Islámica.

Sede de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Austria, el 20 de junio de 2019.
Sede de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Austria, el 20 de junio de 2019. Leonhard Foeger / Reuters

Pero Irán insiste en que no puede cumplir sus acuerdos en solitario y respondió con dureza ante las nuevas sanciones que Washington impuso hace tres días a su líder supremo, el ayatolá Ali Jameneí, su equipo y ocho altos mandos de la Guardia Revolucionaria. Tras conocerse la decisión, el presidente Rohani acusó a Estados Unidos de mentir al decir que quiere negociar con su país. El mandatario también aseguró que con estas acciones responsabiliza a la Casa Blanca de haber socavado "definitivamente" la vía diplomática.

En medio de la escalada retórica entre ambos países, los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU insistieron en la necesidad de que Teherán cumpla con los objetivos nucleares establecidos en el acuerdo.

"Lamentamos que EE. UU., además de retirarse del plan el 8 de mayo de 2018, impusiera nuevas sanciones y decidiera no ampliar las exenciones respecto al comercio de petróleo con Irán", firmaron en la declaración Polonia, Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania y Estonia, pero más allá de las intenciones de Macron de disuadir a Trump, no se conoce otra estrategia de parte de los europeos para que Estados Unidos también pueda ceder en estas circunstancias.

Informe desde Teherán: Irán prevé superar hoy los límites de uranio enriquecido

Una semana de tensiones entre Irán y EE. UU. que concentra la atención mundial

La semana pasada culminó como una de las más tensionantes entre ambos bandos, desde lo militar. Hace tres días, Trump decidió anular los ataques aéreos que esperaba perpetrar contra Irán, luego de que Teherán derribara un avión no tripulado estadounidense que, según dijo, estaba en su espacio aéreo, aunque la Casa Blanca asegurara que volaba en cielos internacionales.

Desde entonces no ha habido incidentes importantes, pero el discurso de ambos mandatarios se ha elevado aún más, abordando sus capacidades militares.

Por estos días, Trump amenazó con la "destrucción" de la República Islámica si atacaba los intereses de Estados Unidos, mientras que Rohani, que habitualmente usa un lenguaje más moderado, llamó a la política de la Casa Blanca "mentalmente retrasada".

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24