Saltar al contenido principal

Primer cara a cara de los precandidatos demócratas en EE. UU.

Los precandidatos demócratas la senadora estadounidense Elizabeth Warren, Cory Booker y Beto O'Rourke durante el primer debate demócrata de cara a las elecciones de 2020 en Miami, Florida, EE. UU., 26 de junio de 2019.
Los precandidatos demócratas la senadora estadounidense Elizabeth Warren, Cory Booker y Beto O'Rourke durante el primer debate demócrata de cara a las elecciones de 2020 en Miami, Florida, EE. UU., 26 de junio de 2019. Mike Segar / Reuters

La crisis migratoria y la mejora en la salud pública fueron los temas principales del primer debate entre los precandidatos demócratas que aspiran a la Presidencia de 2020.

Anuncios

Inició oficialmente la carrera por la Presidencia de Estados Unidos. Los precandidatos por el Partido Demócrata tuvieron su primer debate en el que cada uno expuso sus cartas y dejó en claro su postura política para hacer frente a las necesidades del país.

De los más de 20 precandidatos a la Presidencia, este primer encuentro llevado a cabo en Miami, Florida, contó con la participación de diez de ellos. Cada uno argumentó por qué debería ser el elegido del partido para competir contra el  presidente Donald Trump en las elecciones del 2020, en las que el actual inquilino de la Casa Blanca buscará la reelección.

Entre los participantes sobresalió la senadora Elizabeth Warren, quien puso sobre la mesa la necesidad de un cambio en la economía, acusando a Washington de carecer de “valentía” para enfrentar los monopolios. “Cuando tienes un Gobierno, una economía que funciona grandiosamente para aquellos que tienen dinero, pero no para todos los demás, eso es corrupción pura y simple, necesitamos denunciarlo”, dijo la senadora de 70 años que según las encuestas se sitúa en el tercer lugar.

La crisis migratoria en la frontera entre EE.UU. y México encendió el debate

El debate transcurrió sin ninguna disputa entre los precandidatos. Cada uno usó el evento para darse a conocer, así como para destacar sus propuestas. Sin embargo, todos demostraron interés por obtener el apoyo de la comunidad hispana que, según la Oficina del Censo de Estados Unidos, está alrededor de 31,7 millones de personas.

Por esta razón, el tema de la migración y la crisis actual que se vive en la frontera entre Estados Unidos y México fue sin duda protagonista en este primer encuentro. Muchos de los puntos de vista de los participantes contrastaron fuertemente con los de la Administración Trump.

Julián Castro, el único hispano en la lista demócrata y exsecretario de Gobierno de Barack Obama, defendió su idea de la no criminalización del cruce de indocumentados. Además abogó por la necesidad de "eliminar" la sección 1325 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que ha permitido que la Administración de Donald Trump implemente drásticamente en su política de "tolerancia cero" en la línea limítrofe.

"Mi plan de inmigración, el primero en el campo, despenalizaría la migración. No podemos criminalizar la desesperación como la de Óscar y Valeria, y los niños que están detenidos separados de sus padres", señaló Castro refiriéndose a la historia de un hombre y su hija de dos años que fueron encontrados muertos en la frontera. La fotografía de los cuerpos de padre e hija flotando a las orillas del río Bravo se ha convertido en todo un símbolo de la crisis migratoria.

La postura política de Castro se enfrentó con la de Beto O'Rourke, el excongresista que no está de acuerdo con que se elimine esa provisión ya que para él esto podría traer problemas como el tráfico de personas y de drogas.

 Julián Castro el único hispano en la lista demócrata y exsecretario de Gobierno de Barack Obama debate el tema de la crisis migratoria junto con el senador estadounidense Cory Booker.
Julián Castro el único hispano en la lista demócrata y exsecretario de Gobierno de Barack Obama debate el tema de la crisis migratoria junto con el senador estadounidense Cory Booker. Mike Segar / Reuters

Otros candidatos como Bill de Blasio, quien actualmente ocupa el cargo de alcalde de Nueva York, dijo que es momento de que todo estadounidense entienda que no se puede culpar a los inmigrantes por los problemas que enfrenta. “A los ciudadanos estadounidenses ahí afuera que sienten que el sueño americano no está funcionando para ellos, los migrantes no les hicieron eso. Las grandes corporaciones les hicieron eso", dijo.

Informe desde Washington: inició oficialmente la carrera por la Presidencia de Estados Unidos

Cambios en el sistema de salud, otro de los temas fuertes

Entre las preguntas que se formularon para el debate estuvo la de quienes quisieran abolir el sistema privado de salud y crear uno público. Los únicos que respondieron 'sí' fueron Elizabeth Warren y Bill de Blasio, quienes con una visión progresista presionaron para poner fin a ese tipo de seguros médicos.

"Las familias van a la quiebra por motivos de salud. Y no hablo de familias que no tienen seguro, sino precisamente de gente que tiene", dijo Warren, que propone como solución crear un sistema público. "La salud es un derecho humano básico", insitió.

Trump calificó el debate de "aburrido"

Aunque la primera noche de debate transcurrió en normalidad, una falla técnica en el sonido obligó a la cadena organizadora del evento a irse a una inesperada pausa comercial para solucionarlo. El presidente Donald Trump no desaprovechó la oportunidad para atacar a la cadena 'NBC' tachándola de poco profesional y, como es costumbre, de hacer "noticias falsas". Al concluir el debate, el mandatario quiso reducir el contenido del debate opositor con una sola palabra en su cuenta oficial de twitter: "Aburrido", sentenció Trump.

Este 27 de junio se dará el segundo debate de otros 10 precandidatos demócratas, entre los que estará el exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders, dos de los favoritos según las encuestas.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.