Saltar al contenido principal

Francia rompe su récord de temperatura más alta por encima de los 45 °C

El 25 de junio de 2019, la gente se refresca en las fuentes de Trocadero frente a la Torre Eiffel en París cuando una ola de calor afecta a gran parte del país.
El 25 de junio de 2019, la gente se refresca en las fuentes de Trocadero frente a la Torre Eiffel en París cuando una ola de calor afecta a gran parte del país. Charles Platiau / Reuters

La alerta roja fue declarada en cuatro departamentos y el llamado de las autoridades francesas es a estar "vigilantes" frente al calor extremo, mientras que unas 4.000 escuelas tuvieron que cerrar sus puertas o modificar sus horarios.

Anuncios

El termómetro en la ciudad de Villevieille, en la sureña localidad francesa de Provenza, subió hasta un nivel sin precedentes en ese país: 45,1 grados Celsius. Se convirtió en el máximo histórico reportado por los servicios meteorológicos y encendió las alarmas ante las posibles consecuencias de un fenómeno que en el pasado cobró la vida de 15.000 personas en apenas dos semanas.

El récord fue detectado por la agencia meteorológica Méteo France a las 14:59 hora local, apenas una hora después de haber reportado un máximo histórico previo de 44,3 grados en la ciudad de Carpentras, también en el sur.

Para la Organización Meteorológica Mundial, sin embargo, no es descabellado pensar en que la temperatura seguirá subiendo. "Hoy las temperaturas son muy altas en Francia y lo seguirán siendo mañana", advirtió en su cuenta de Twitter.

Un calor de tal intensidad no se vivía en Francia desde el 12 de agosto de 2003, fecha en la que en el departamento meridional de Gard llegó a los 44,1 grados, en el marco de la mortal ola de calor de hace 16 años.

Es por eso que este nuevo episodio es considerado por las autoridades "excepcional", debido a su intensidad y a su precocidad para el mes de junio, cuando el verano debería estar apenas en su inicio.

Alerta roja y colegios cerrados como medidas de prevención

Los servicios meteorológicos franceses habían anunciado el jueves 27 de junio la activación por primera vez en el país de una alerta roja por calor en los departamentos del sureste Gard, Vaucluse, Hérault y Bouches du Rhône.

Asimismo, la ola de calor llevó este viernes 28 de junio a que 4.000 escuelas cerraran o variaran su funcionamiento para una acogida de los alumnos "adaptada o de urgencia", según indicó el primer ministro, Édouard Philippe. El funcionario agregó que "se están activando los servicios de atención a las personas sin hogar expuestas a los bruscos cambios de temperatura".

El calor y las altas presiones han provocado igualmente que la contaminación haya alcanzado niveles elevados en muchas ciudades francesas, ante los cuales han entrado en vigor medidas de restricción circulatoria en París, Lyon, Marsella, Estrasburgo, Grenoble y Annecy.

La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, hizo un llamado para que toda la población, no solo los colectivos más vulnerables, extremen las precauciones, aunque recordó que, respecto a 2003, el país está "extremadamente bien preparado" para afrontar las altas temperaturas.

También se aconsejó a las familias francesas con familiares ancianos que estén enfermos o que vivan solos, que los llamaran o los visitaran dos veces al día y los llevaran a lugares frescos, mientras que el operador ferroviario estatal SNCF ofreció cancelaciones o intercambios gratuitos en viajes de larga distancia.

La región más grande de París, Ile de France, ya había prohibido más de la mitad de los autos en sus carreteras debido a que el calor sofocante empeoraba la contaminación del aire. Las ciudades de Lyon, Estrasburgo y Marsella también han restringido el tráfico.

El verano intenso ya cobra dos vidas en Europa

La ola de calor en España deja hasta el momento dos víctimas mortales. Por un lado, en la ciudad de Valladolid, un hombre de 93 años se derrumbó y murió debido al calor, dijo la Policía.

Además, en un pequeño pueblo en las afueras de Córdoba, un joven de 17 años murió por efectos relacionados con el calor después de saltar a una piscina para refrescarse tras un día de trabajo en el campo, dijo la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Entre tanto, un trabajador del campo de 45 años lucha por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Murcia, en estado grave, con síntomas provocados por las altas temperaturas.

Desde 1975, España ha registrado nueve olas de calor en junio. Cinco de ellas, sin embargo, han sido en la última década, según la oficina meteorológica nacional.

En Cataluña, en el noreste del país, se produjeron incendios forestales en 60 kilómetros cuadrados de tierra, pero los bomberos dijeron que el área podría cuadruplicarse. Se pidió a los agricultores que suspendieran todo el trabajo en la región durante 48 horas.

Verano extremo, la cara del calentamiento global

La Organización Meteorológica Mundial dijo que 2019 estaba en camino de estar entre los años más calurosos de la historia y que 2015-2019 sería el período de cinco años con más altas temperaturas registradas.

Agregó que la ola de calor europea es "absolutamente consistente" con los extremos que se desprenden de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Se prevé que las temperaturas inusualmente altas duren hasta principios de la próxima semana.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.