Violencia - Siria

Decenas de muertos dejan enfrentamientos entre tropas sirias y grupos opositores

Archivo: Esta foto tomada el nueve de mayo de 2019 muestra un combatiente sirio de la facción Hamza y a sus compañeros de combate en la provincia de Alepo, en Siria.
Archivo: Esta foto tomada el nueve de mayo de 2019 muestra un combatiente sirio de la facción Hamza y a sus compañeros de combate en la provincia de Alepo, en Siria. Nazeer Al-khatib / AFP

El Ejército sirio y sus aliados han intensificado desde finales de abril su campaña en el norte de la provincia de Hama y el sur de Idlib, donde todavía tienen presencia los grupos armados opositores.

Anuncios

Las provincias de Hama e Idlib volvieron a ser escenario de violentos choques entre tropas gubernamentales sirias y combatientes opositores este viernes 28 de junio, que dejan al menos un centenar de muertos, de acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Se trata de por lo menos 55 efectivos de las tropas gubernamentales sirias y milicianos aliados y 45 combatientes opositores, víctimas del más reciente de los ataques que se han venido presentando de forma intermitente, en un intento del Ejército sirio por recuperar el control de dos aldeas que perdieron desde principios de junio.

Según la ONG, los soldados y milicianos leales al Gobierno sirio perecieron en los combates por el impacto de cohetes lanzados por sus enemigos, que incluso consiguieron alcanzar un avión del Ejército sirio con un proyectil antiaéreo.

Mientras tanto, en las filas opositoras se produjeron víctimas mortales que incluyen alrededor de 29 combatientes yihadistas, en medio de choques y ataques aéreos y de artillería del Ejército sirio y su principal aliado, Rusia.

La agencia estatal de noticias siria 'Sana' confirmó que se llevaron a cabo "intensos ataques con cohetes y artillería" en posiciones insurgentes de las provincias de Hama e Idlib, el último bastión rebelde importante en la guerra civil de Siria, que cursa su noveno año.

'Sana' dijo que el objetivo del bombardeo es destruir las fortificaciones construidas por los insurgentes, muchos de ellos miembros de Hayat Tahrir al-Sham, o HTS, vinculado a Al Qaeda. Y agregó que los enfrentamientos tuvieron lugar en su mayoría cerca de las aldeas de Jubayn y Tel Milh.

El fracaso del cese al fuego recrudeció los enfrentamientos

Las fuerzas del Gobierno sirio lanzaron una ofensiva contra el territorio controlado por los rebeldes a finales de abril, lo que llevó al colapso de un cese al fuego negociado por Turquía y Rusia el año pasado.

Este brote de violencia ha obligado a unas 330.000 personas a huir de sus hogares desde ese entonces, avanzando hacia la frontera con Turquía, según Naciones Unidas.

En tanto, más de 2.000 personas, incluidos 532 civiles, han sido asesinadas en ambos bandos desde que comenzó la ofensiva el 30 de abril, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La provincia de Idlib (noroeste) está controlada en gran parte por la exfilial siria de Al Qaeda y otros grupos islamistas opositores a Damasco.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24