Saltar al contenido principal

Italia: el pulso entre Salvini y la capitana del Sea Watch

La capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, posa a bordo de la nave el pasado 25 de junio.
La capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, posa a bordo de la nave el pasado 25 de junio. EFE/ Till M. Egen/Foto cedida por Sea-Watch

Un barco a kilómetros de una costa donde le es prohibido desembarcar a personas que rescató, un ministro que quiere arrestar a la tripulación y una capitana que lo desafía ante el mundo.

Anuncios

“Es una provocación y un acto hostil” declaró el ministro del Interior y vicepresidente del Consejo de Ministros de Italia, Matteo Salvini, ante la incursión del ‘Sea Watch 3’ en las aguas italianas.

Lejos del tono del líder ultraderechista, la capitana del buque humanitario, Carola Rackete, justificó su decisión en la necesidad de preservar la integridad de los migrantes a bordo, que fueron rescatados hace ya 15 días.

Rápidamente, guardias costeros y policías italianos ingresaron al Sea Watch para notificarle de la imposibilidad de desembarcar en el puerto de Lampedusa, la pequeña isla italiana símbolo del fracaso de las políticas migratorias de Europa, ubicada a apenas 300 kilómetros de Trípoli.

Rackete puso una cuestión clave en el centro de los debates: la de la dualidad entre el derecho local y las normas internacionales. Mientras el derecho marítimo obliga a las embarcaciones a rescatar a las personas en peligro en el mar y llevarlas al puerto seguro más cercano, Salvini restringe su atraco en territorio italiano.

En principio, la capitana y su tripulación se rehusaron en desembarcar de regreso en Libia a los rescatados, ya que Trípoli no tiene nada de “seguro”. Así que Rackete, de 31 años, prefirió desafiar a Salvini.

Recorrido de la joven capitana que reta a Salvini

La agencia EFE tuvo acceso a la hoja de vida de esta capitana que cobró repentinamente fama internacional. Es graduada en Ciencias Náuticas de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Jade, en Baja Sajonia (Alemania), cuenta con un máster en Conservación del Medioambiente de la Universidad de Edge Hill, en Reino Unido. Posee además certificado de primer oficial de cubierta de la Oficina Federal de Navegación e Hidrografía otorgado por su país.

A sus 23 años, embarcó en el Polo Norte en un rompehielos del Instituto Oceanográfico alemán Alfred Wegener y cuatro años más tarde participó en una expedición de Greenpeace en la región.

Desde 2016, colabora con la ONG Sea Watch, que recorre el Mar Mediterráneo en busca de embarcaciones en peligro. Considera como una “obligación moral ayudar a quienes no tienen las mismas oportunidades” que ella.

Una figura y una actitud en todo punto opuestas al nacionalismo de Matteo Salvini, quien anduvo en el mayor número de medios de comunicación que pudo para desatar su ira en contra de la joven.

Amenazó en poner presos a los miembros de la tripulación y deportar a los migrantes. De hecho, con las medidas incluidas en el “Decreto de Seguridad” del ministro del Interior, Rackete podría enfrentar varias condenas. Se embarcó rumbo a Lampedusa a sabiendas de eso, en nombre de su deber frente a los que rescató.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.