Saltar al contenido principal

El 'street-pooling', una práctica peligrosa que se generaliza por el calor en Francia

Toda persona que desarme una boca de incendio se expone en teoría a una multa de 75.000 euros.
Toda persona que desarme una boca de incendio se expone en teoría a una multa de 75.000 euros. Laurent Emmanuel / AFP

Con las altas temperaturas que azotan a Francia, una práctica venida de Estados Unidos se ha vuelto casi un ritual. Se trata del 'street-pooling', que consiste en desarmar bocas de incendio para que las calles se vuelvan una piscina.

Anuncios

En una sola noche, del miércoles al jueves de esta semana, 27 bocas de incendio fueron desarmadas en París y su periferia, según informa el diario 'Le Parisien'. La práctica del 'street-pooling', que viene de Estados Unidos, surgió en Francia en 2015. La idea es refrescarse con el agua que brota de las bocas de incendio que están en las calles.

Con la canícula que vive el país desde hace unos días, este fenómeno que parece anodino se está generalizando a toda Francia y puede llegar a tener consecuencias peligrosas, destacan las autoridades y los bomberos. Este jueves, un niño fue hospitalizado por sufrir un paro cardíaco después de que el "géiser" de una boca de incendio lo proyectara a varios metros de distancia.

¿Por qué es un peligro?

"El peligro más inmediato es para los jóvenes y el entorno", explica en 'Le Parisien' Christophe Perrod, director general de los servicios técnicos del Sindicato de Aguas de Île-de-France (SEDIF). "Con una presión mínima de 1 bar en la salida, existe un riesgo muy alto de lesiones", añade.

Sobre todo porque la persona que abre la boca de incendios sólo tiene herramientas improvisadas", comparte el capitán Florian Lointier, de la brigada de bomberos de París. En 2015, en Bobigny, ciudad de la periferia parisina, un niño de ocho años sufrió graves lesiones en la cabeza.

También existe un riesgo de inundación. Puede provocar accidentes de autos o hacer que peatones se resbalen, o, debido a que muchas veces las instalaciones eléctricas están en los sótanos, aumentar los riesgos de electrización.

Bomberos: "puede poner vidas en peligro si necesitamos intervenir"

Los bomberos insisten en los riesgos que el 'street-pooling' conlleva en caso de incendio, puesto que el flujo y las reservas de agua estarán necesariamente afectados por esta práctica. "Representa un gran peligro para la población y puede poner vidas en peligro si necesitamos intervenir", lamenta el capitán Lointier. Además, mucha gente llama a los bomberos para denunciar estos actos de vandalismo, lo cual pone en segundo plano llamados más urgentes.

Pero el abastecimiento en agua potable también puede verse afectado, porque esta práctica "puede ocasionar una disminución de la presión, o incluso una ausencia de agua, en los apartamentos que se encuentran en los pisos más altos de los edificios", indica Christophe Perrod.

Esta pérdida de agua también tiene un costo económico alto, y un costo ecológico: en junio de 2017, 600.000 m³ de agua fueron desperdiciados solo en la región Île-de-France. El equivalente a unas 200 piscinas olímpicas.

Por ahora, nada dice que se llegará al récord de 2017. Como medidas preventivas, algunas bocas de incendio tienen sistemas de cierre reforzados, y varias alcaldías han multiplicado las "zonas de frescura" con la instalación de pulverizadores de agua. Toda persona que desarme una boca de incendio se expone en teoría a una multa de 75.000 euros.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.