Saltar al contenido principal

Los feminicidios aumentan en número y crueldad en Bolivia

Manifestación en contra del feminicidio de Abigail Quintana, una joven boliviana de 18 años.
Manifestación en contra del feminicidio de Abigail Quintana, una joven boliviana de 18 años. France 24

Tanto las cifras como la crueldad de los asesinatos de mujeres han aumentado en Bolivia desde 2018. Uno de ellos ocurrió hace tres semanas, la víctima fue una joven de 18 años.

Anuncios

Los feminicidios en Bolivia no solo han aumentado frente a las cifras del año pasado, sino que cada vez son más crueles y extremos, como el de la joven de 18 años Abigail Quintana, ultimada hace tres semanas brutalmente por su exnovio de apenas 16 años.

El asesinato de Abigail se produjo el 7 de junio en medio de una seguidilla de crímenes contra mujeres que ha causado una alarma generalizada porque los feminicidios han llegado a 66 en el primer semestre del año, cinco casos más que en el mismo periodo de 2018.

El adolescente, según las investigaciones policiales, llevó a Abigail cerca a su casa y la atacó con un puñal y una piedra, después dejó su cuerpo en un hueco en un terreno baldío donde fue hallado por los tíos de la víctima que llevaban dos días buscándola.

La familia de la joven está muy angustiada porque cree que no se hará justicia debido a que una jueza decidió que el adolescente sea internado en un centro juvenil de rehabilitación en lugar de una cárcel.

Madre de Abigail: "Una parte de mí se ha ido"

"Ahora que me la han quitado, siento como si me hubieran quitado la vida. Una parte de mí se ha ido", dijo la mamá de Abigail, Judith Quintana, entre sollozos, mientras recordaba los planes que tenía con su hija para cuando concluyera sus estudios universitarios.

Pese al dolor causado por la pérdida de su única hija, la mujer ha tenido que salir a las calles para manifestarse junto a sus amigas y vecinas para exigir a la Corte de Justicia de La Paz que rectifiquen y encarcelen al joven asesino.

"Que le den la pena máxima, que lo metan a la cárcel, que haya justicia, porque ha sido una vida y lo que le ha hecho a mi hija no tiene nombre", subrayó en declaraciones a France 24.

La defensa de la víctima ha insistido en el contraste entre la decisión del tribunal y la gravedad del crimen, tomando en cuenta que la ley dice que las personas de 16 años son imputables.

"No puede ser que la juez disponga mandar de vacaciones a un criminal", dijo la abogada de la familia Paola Barriga durante una reciente protesta por el caso.

La jurista achacó a una supuesta ignorancia de magistrados, fiscales y policías sobre los alcances de la denominada "Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia" el hecho de que no se pueda administrar justicia en estos casos.

Esa norma fija una pena máxima de 30 años para los feminicidas sin derecho a indulto y fue promulgada en 2013 tras el asesinato de una periodista a manos de su esposo policía y en medio de una ola de crímenes y agresiones sexuales contra las mujeres.

Mónica Novillo: "La violencia se usa como herramienta pedagógica"

La directora de la organización privada Coordinadora de la Mujer, Mónica Novillo, dijo a France 24 que las instituciones defensoras de las mujeres están muy sorprendidas no solo por el aumento del número de feminicidios, sino también por la saña con que se han presentado.

"La violencia es una forma de expresión de una sociedad machista y patriarcal, probablemente la más cruel y son los valores que sostienen a esa sociedad los que tenemos que transformar", señaló.

Según Novillo, los feminicidios son la forma extrema en la que se manifiesta el machismo, pero también están los casos de violencia sexual, que en Bolivia se cuentan por miles; los de la vida intrafamiliar y las agresiones producidas en las redes sociales.

La violencia "se usa como una herramienta pedagógica" contra las mujeres que construyen sus procesos de emancipación con el mensaje de que "todo debe volver hacia atrás, lo cual no es posible", dijo.

Varias organizaciones han cuestionado que, si bien Bolivia cuenta con una ley con valores pioneros para proteger a la mujer, el Estado no garantiza su aplicación ni con los recursos necesarios, ni la capacitación de los funcionarios, ni con nuevas instituciones.

Desde que se promulgó la ley de protección a las mujeres en 2013 se han registrado más de 620 feminicidios, según datos de la Fiscalía General.

Bolivia tiene la tasa más alta de feminicidios en Suramérica con un indicador de 2 por cada 100.000 mujeres, concluyó a fines del 2018 la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.