Saltar al contenido principal

Donald Trump y Kim Jong-un celebraron un histórico encuentro en la frontera intercoreana

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúne con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, el 30 de junio de 2019.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúne con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, el 30 de junio de 2019. REUTERS/Kevin Lamarque

Donald Trump cruzó la línea divisoria entre las dos Coreas, lo que lo convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en ejercicio que pisa suelo norcoreano.

ANUNCIOS

Se trató de un encuentro simbólico, para unos, pero una “farsa” para otros.
El mandatario estadounidense, Donald Trump, aprovechó su visita a Corea del Sur para extender una invitación al líder norcoreano, con el fin de reunirse en la zona desmilitarizada, establecida entre Seúl y Pyongyang en 1953.

Lo que fue inicialmente planteado por Trump como un saludo inesperado se convirtió en una reunión informal de 50 minutos, que reactivó el diálogo tras la cumbre de Vietnam del pasado febrero, considerada fallida por terminar sin ningún acuerdo sobre la desnuclearización de la península coreana.

En la capital vietnamita, Pyongyang abogó por una desnuclearización gradual junto a un levantamiento progresivo de las sanciones económicas, una propuesta que Washington consideró inaceptable. Indicó que no relajaría ninguna sanción hasta que el gobierno norcoreano elimine su programa nuclear, de misiles y de armas químicas y biológicas.

Desde entonces, Corea del Norte había endurecido el tono, reclamando a Estados Unidos retomar las negociaciones con una postura más flexible e incluso realizó dos pruebas de misiles.

Washington insistió en que las conversaciones con Corea del Norte continuarían, como quedó demostrado con el encuentro de este domingo 30 de junio, en el que además Trump invitó a Kim Jong-un a la Casa Blanca, algo que Kim agradeció y calificó de “valiente”.

“Se trata un momento histórico que pretende poner fin al conflicto en la península”, dijo Kim ante la prensa.

Para analistas políticos como Robert E Kelly, experto estadounidense sobre asuntos de la península coreana, lo ocurrido formaría parte de una posible estrategia del mandatario estadounidense, de cara a los comicios presidenciales de 2020, en los que aspira a la reelección.

“La oferta de Trump de reunirse con Kim Jong-un en la zona desmilitarizada es una señal emblemática de porqué el esfuerzo de Trump y Corea del Norte es una farsa: en el último minuto, se hace para la televisión e impulsado por la lujuria de Trump por el drama y la imagen, en lugar de la sustancia. Busca una foto para su campaña electoral de 2020. ¡Qué espectáculo de payasos! Es un puro show televisivo", escribió Kelly en su cuenta de Twitter.

Trump, ¿del discurso de “fuego y furia” contra Pyongyang a declaraciones condescendientes?

En agosto de 2017, Donald Trump dijo que respondería con “fuego y furia” contra Corea del Norte, si amenazaba a Estados Unidos con armas nucleares. "Será mejor que Corea del Norte no vuelva a amenazar a Estados Unidos o se encontrará con un fuego y una furia nunca antes vistas", aseguró Trump en ese momento.

Las declaraciones se produjeron luego de que Kim Jong-un amenazara con atacar territorios estadounidenses como Alaska y la isla de Guam, después de que Washington impulsara sanciones económicas contra Pyongyang en el Consejo de Seguridad de la ONU, por su programa nuclear.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, hablan ante la prensa, durante su tercer encuentro, el 30 de junio de 2019. Esta vez en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, hablan ante la prensa, durante su tercer encuentro, el 30 de junio de 2019. Esta vez en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas. REUTERS/Kevin Lamarque

Y aunque entonces las palabras causaron alarma, hoy parecen ser parte del pasado.

En el encuentro de este domingo 30 de junio, Trump ha restado importancia a las recientes pruebas de misiles de Pyongyang, al afirmar que fueron proyectiles de corto alcance que “cualquier país prueba con frecuencia”.

Trump anunció que su administración y Corea del Norte comenzarán nuevas reuniones de trabajo en “las próximas dos o tres semanas”.

Aún no está confirmada la fecha exacta ni los alcances que pueda tener una posible cuarta reunión entre los dos gobernantes.

Para los republicanos estos acercamientos demuestran la capacidad del mandatario de negociar con los líderes de cualquier nación con la que su país haya tenido tensiones, pero los demócratas señalan que Trump no ha demostrado avances sustanciales sobre la desnuclearización, en sus encuentros con Kim.

France 24 con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.