Saltar al contenido principal
Copa América

Con dos clásicos, Brasil vs. Argentina y Chile vs. Perú, se definirán los finalistas de la Copa América

Alexis Sánchez de la selección chilena anota el penalti definitivo para Chile ante Colombia en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, Brasil, el 28 de junio de 2019.
Alexis Sánchez de la selección chilena anota el penalti definitivo para Chile ante Colombia en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, Brasil, el 28 de junio de 2019. Ueslei Marcelino / Reuters

Tras unos cuartos de final muy parejos, las semifinales de la Copa América tendrán dos clásicos regionales como platos fuertes en busca de dos cupos a la gran final en el estadio Maracaná.

Anuncios

Mucho se especuló sobre favoritismos en cada una de las llaves de cuartos de final de la edición número 46 de la Copa América Brasil 2019. Sin embargo, al final de cuentas ocurrió lo que muchos declararon al culminar la fase de grupos: que el verdadero torneo apenas comenzaba y todo quedaba igualado.

Y así fue. Tres de los cuatro enfrentamientos terminaron empatados sin goles y tuvieron que definirse en tanda de penaltis. Chile y Perú, que tenían menos chapa de candidatos que Colombia y Uruguay, avanzaron de esta manera junto a Brasil, mientras que Argentina, tan criticado por la prensa deportiva, fue el único equipo que marcó goles en los 90 minutos reglamentarios y eliminó a Venezuela tras un 2-0 con goles de Lautaro Martínez y Giovani Lo Celso.

Ante este panorama, es evidente que no hay favoritos para las semifinales. No solo por lo parejos que han resultado los partidos en estas instancias, sino porque los dos cruces son clásicos regionales con mucha historia. Como detalle no menor, en esta ronda, a diferencia de los cuartos de final, sí habrá alargue de 30 minutos en caso de empate en los 90 reglamentarios, y tanda de penaltis si la igualdad persiste.

Brasil vs. Argentina – 2 de julio en Belo Horizonte

Para muchos, no hay mayor rivalidad a nivel de selecciones en el mundo que la que existe entre Brasil y Argentina. La que para muchos es una final soñada en un Mundial o en un torneo de la magnitud de la Copa América, se dio en semifinales de esta edición del torneo de selecciones más antiguo del mundo en las semifinales.

Ambos equipos llegan con confianza. Motivados por haber llegado al partido que da un cupo a la gran final y con el aliciente extra de tener que conseguirlo en un clásico ante el eterno rival. Mucho más Brasil que juega ante su afición.

El trascendental encuentro se jugará a las 21:30 (hora local) en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, donde Brasil vivió una de sus peores noches hace 5 años, cuando Alemania lo eliminó con un humillante 7-1 en las semifinales del Mundial del que fueron anfitriones.

Tite restó importancia a ese capítulo y recordó otros igualmente importantes. "Perdimos en el 1-7, ganamos a Alemania en la final de 2002, perdimos en 1950 en el Maracaná... En la historia uno escoge el capítulo que quiere. Ahora tenemos un gran clásico, dos grandes equipos, pero aquí es donde más cariño del aficionado tuvimos, más que en Porto Alegre, que es mi tierra", apuntó en rueda de prensa.

Gabriel Jesús abraza a Alisson luego de anotar el penalti con el que Brasil eliminó a Paraguay en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Arena do Gremio, en Porto Alegre, Brasil, el 27 de junio de 2019.
Gabriel Jesús abraza a Alisson luego de anotar el penalti con el que Brasil eliminó a Paraguay en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Arena do Gremio, en Porto Alegre, Brasil, el 27 de junio de 2019. Henry Romero / Reuters

El presente de Brasil es distinto. Con Tite como entrenador, la ‘canarinha’ ha jugado 40 partidos en los cuales ha sumado solo dos derrotas y encajado apenas diez goles. En esta Copa América tiene la valla invicta, y si bien el equipo es más sólido a nivel defensivo y en la zona ofensiva a veces le falta contundencia, ha ido mejorando con el paso de los partidos y hay un esquema definido con un 4-2-3-1, donde los laterales acompañan a los volantes ofensivos y al delantero, Firmino, y generan peligro con la filosofía del fútbol brasileño: el ataque es la mejor defensa.

El proceso de Tite tiene más andamiaje y recorrido que el de Lionel Scaloni con el seleccionado argentino. El joven entrenador ha tenido que lidiar con la presión que significa estar al mando del conjunto albiceleste, que no gana un título oficial desde hace 26 años y que cuenta con el que muchos consideran el mejor jugador del mundo: Lionel Messi.

En 16 partidos, Scaloni acumula nueve victorias, tres empates y cuatro derrotas. Pero la Copa América es su primer torneo oficial, donde acumula dos triunfos, un empate y una derrota. Los anteriores fueron partidos amistosos.

En la Copa América, su equipo ha ido de menos a más y con el pasar de los partidos, ha encontrado algo de solidez. El 4-3-1-2, con Marcos Acuña y Leandro Paredes de doble 5, y con Messi de enganche por detrás de Sergio ‘El Kun’ Agüero y Lautaro Martínez, ha dado mayor seguridad al equipo.

Ahora se medirá a un Brasil que por nómina es superior, pero Argentina llega lleno de confianza y con la certeza de que pueden dar la sorpresa. Como dijo el mediocampista Guido Rodríguez a France 24, durante la rueda de prensa previa al partido, “las victorias hacen todo más llevadero, es diferente tanto en el club como en la selección trabajar con la victoria, cuando se dan los resultados, pero el equipo siempre mantuvo la fe y ahora más que nunca”.

El de este martes 2 de julio será el enfrentamiento número 106 entre Brasil y Argentina y el número 32 por Copa América. Los brasileños suman 41 triunfos por 38 de los argentinos y 26 veces han empatado. Sin embargo, el último triunfo argentino en un partido oficial fue en 2005 en Buenos Aires.

El equipo argentino celebra tras el gol de Giovani Lo Celso, el segundo ante Venezuela en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Maracaná, en Rio de Janeiro, Brasil, el 28 de junio de 2019.
El equipo argentino celebra tras el gol de Giovani Lo Celso, el segundo ante Venezuela en los cuartos de final de la Copa América en el estadio Maracaná, en Rio de Janeiro, Brasil, el 28 de junio de 2019. Sergio Moraes / Reuters

Chile vs. Perú – 3 de julio en Porto Alegre

La segunda semifinal la protagonizarán los seleccionados de dos países enfrentados históricamente en la región costera del Océano Pacífico. Chile y Perú jugarán el partido número 81 del llamado clásico del Pacífico, que tiene un saldo favorable para la Roja con 44 triunfos por 22 de la blanquirroja y 14 empates.

Chile ha sido una grata sorpresa en esta Copa América Brasil 2019. En particular por haber vuelto a mostrar su buen juego, de transiciones rápidas y alto volumen ofensivo, que lo hizo ganador de la Copa América 2015 en su país y la edición centenario de 2016 en Estados Unidos.

Bajo el mando del entrenador colombiano Reinaldo Rueda, que tuvo dificultades para acoplarse al grupo liderado por Gary Medel, Arturo Vidal y Alexis Sánchez, entre otras figuras consagradas, el equipo ha demostrado sus credenciales y su deseo de preservar el título de campeón del continente sudamericano.

Vidal señaló en la antesala del encuentro que este equipo es distinto “porque en 2015 solo teníamos hambre, pero no teníamos experiencia ni títulos y ahora tenemos de todo. Ahora podemos controlar mucho mejor los partidos”.

Arturo Vidal celebra junto a Eduardo Vargas y Jean Beausejour tras la clasificación de Chile a semifinales a merced de Colombia en la Copa América, en el estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, el 28 de junio de 2019.
Arturo Vidal celebra junto a Eduardo Vargas y Jean Beausejour tras la clasificación de Chile a semifinales a merced de Colombia en la Copa América, en el estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, el 28 de junio de 2019. Ueslei Marcelino/ Reuters

La Roja llega en un óptimo nivel y enfrentará a un Perú que, luego de haber sufrido una apabullante derrota por 5-0 ante Brasil, resurgió de sus cenizas en cuartos de final ante uno de los candidatos, Uruguay, y logró su tiquete a semifinales en la tanda de penaltis. Ese resultado le devolvió la ilusión al equipo dirigido por el entrenador argentino, Ricardo Gareca, que no tiene nada que perder.

Miguel Trauco, lateral izquierdo de la blanquirroja, declaró que “Chile es favorito para ser campeón por el juego que viene mostrando, pero obviamente nosotros venimos de menos a más y hay que seguir sosteniendo ese ritmo y actitud mostrada contra Uruguay”

Perú tiene a hombres de experiencia como Advíncula, Yotún, Cueva y Guerrero, pero deberá mostrar más contundencia y atrevimiento para poder aspirar a jugar su primera final en el torneo en 44 años, tras la de 1975 donde derrotó a Colombia y obtuvo su segundo título continental.

El seleccionado de Perú abraza a Edison Flores y a Ricardo Gallese tras la clasificación por penaltis ante Uruguay en los cuartos de final de la Copa América, en el estadio Arena Fonte Nova, en Salvador de Bahía, el 29 de junio de 2019.
El seleccionado de Perú abraza a Edison Flores y a Ricardo Gallese tras la clasificación por penaltis ante Uruguay en los cuartos de final de la Copa América, en el estadio Arena Fonte Nova, en Salvador de Bahía, el 29 de junio de 2019. Ricardo Moraes / Reuters

“Nos agarra en una etapa de más madurez que hay que plasmar en la cancha. Creo que hay que sacar la rebeldía de cada jugador para afrontar estos momentos. Contra Uruguay sabíamos que iba a ser difícil, pero siempre con la actitud de querer ganar y hacer bien las cosas”, señaló Trauco.

Con EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.