Saltar al contenido principal

Tensión entre Italia y Alemania por la detención de la capitana del barco de Sea Watch

La capitana alemana del barco humanitario Sea-Watch 3, Carola Rackete, sale en un automóvil de la policía italiana después de comparecer ante una corte en Sicilia, el 1 de julio de 2019.
La capitana alemana del barco humanitario Sea-Watch 3, Carola Rackete, sale en un automóvil de la policía italiana después de comparecer ante una corte en Sicilia, el 1 de julio de 2019. Giovanni Isolino / AFP

Alemania exigió a Italia la liberación de Carola Rackete, la joven detenida tras ingresar ilegalmente al puerto de Lampedusa (Italia) con 40 migrantes a bordo del barco 'Sea Watch'. La Justicia pospuso la decisión sobre el futuro de la capitana.

Anuncios

El Gobierno de Alemania exigió a Italia la liberación de Carola Rackete, la capitana del barco de la ONG Sea Watch, detenida en la madrugada del 29 de junio por haber atracado ilegalmente -según las autoridades italianas- en el puerto de Lampedusa con 40 migrantes a bordo.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo que Italia debe liberar cuanto antes a Carola. Según el jefe de la diplomacia alemana, “salvar vidas no puede ser un crimen". "Es un acto humanitario y debe ser tratado como tal. No debe ser criminalizado”, subrayó.

A través de la red social Twitter, Maas agregó que "desde nuestro punto de vista, el procedimiento judicial sólo puede concluir con la liberación de Carola Rackete" y agregó que "nos oponemos a la criminalización del rescate marítimo".

Rackete -quien podría enfrentar hasta diez años de prisión si es declarada culpable de las acusaciones de resistencia o violencia contra nave de guerra e intento de naufragio al haber chocado contra un bote patrulla de la Guardia italiana mientras intentaba tocar tierra- compareció ante un tribunal de Sicilia este 1 de junio.

La capitana alemana de 31 años participó en un interrogatorio ordenado por el fiscal Luigi Patronaggio, quien dio una rueda de prensa en la que dijo que la navegante está colaborando con el caso.

Además, mencionó que Rackete explicó que el choque con la lancha de la guardia italiana fue un acto sin intención. El juez a cargo de la causa pospuso un día más la decisión sobre la posible liberación de la capitana.

Las políticas migratorias continúan dividiendo al Gobierno de Italia

Mientras se llevaba a cabo el interrogatorio a Carola Rackete, el ministro del Interior, Matteo Salvini -quien acusa a la capitana de realizar un “acto de guerra”, según él, al intentar deliberadamente hundir el bote patrullero de la policía- advirtió una vez más a todos los barcos humanitarios que intenten llegar a los puertos del país que pueden tener penas severas si violan la ley.

En su cuenta oficial de Twitter, Salvini envió un mensaje al Gobierno alemán: “Le pedimos al presidente alemán que se ocupe de lo que está sucediendo en Alemania y, si es posible, que invite a sus ciudadanos a evitar la infracción de las leyes italianas, arriesgándose a matar a los oficiales de la ley italianos”.

Salvini siempre ha defendido drásticas políticas migratorias para, según él, proteger las necesidades y derechos de los ciudadanos italianos. De acuerdo al ministro del Interior, Italia alberga más de su justa porción de migrantes y más de 600 migrantes han llegado a la isla en menos de un mes, razón por la que exige que otros países europeos intervengan y ayuden a la masiva entrada de migrantes provenientes del mar Mediterráneo.

El caso particular de Rackete también ha evidenciado las divisiones en la política italiana acerca de la crisis migratoria. Mientras Salvini llama "pirata" o "contrabandista" a la capitana del barco de la ONG Sea Watch, los referentes de izquierda la consideran una heroína antipopulista.

La ONG Sea Watch destacó que Rackete "se sacrificó para llevar a estas personas a la orilla"

La decisión de la capitana de entrar por la fuerza a costas italianas fue tomada después de haber permanecido dos semanas esperando respuesta de las autoridades de Italia. Según la navegante alemana, la vida de los 40 migrantes que rescató frente a la costa de Libia estaba en juego.

En un video en redes sociales difundido el 28 de junio, Rackete describió que muchos de los migrantes estaban sufriendo de problemas mentales y mal estado de salud, al estar en alta mar durante 17 días.

La vocera de la ONG Sea Watch, Giorgina Linardi, dijo que la organización humanitaria siempre respaldará la forma de actuar de Rackete. “Carola se sacrificó para llevar a estas personas a la orilla. Incluso cuando la arrestaron, ella preguntaba '¿Han desembarcado las personas? ¿Están en tierra?'. Esto era lo único que le importaba”, explicó Linardi.

El padre de Rackete dio una entrevista al diario italiano ‘Corriere della Sera' y dijo que su hija mostró su sensibilidad social desde muy joven, cuando recorrió toda Sudamérica en un viaje como mochilera, en el que pudo evidenciar la injusticia y las desigualdades que viven muchas personas en esa región.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.